sábado, 31 de julio de 2010

San Ignacio de Loyola

Publicado 2010/07/31
Autor : Catholic.net


Fundador de la Compañía de Jesús, Julio 31

Martirologio Romano: Memoria de san Ignacio de Loyola, presbítero, quien, nacido en el País Vasco, en España, pasó la primera parte de su vida en la corte como paje del contador mayor hasta que, herido gravemente, se convirtió. Completó los estudios teológicos en París y conquistó sus primeros compañeros, con los que más tarde fundaría en Roma la Compañía de Jesús, ciudad en la que ejerció un fructuoso ministerio escribiendo varias obras y formando a sus discípulos, todo para mayor gloria de Dios (1556).

San Ignacio de Loyola supo transmitir a los demás su entusiasmo y amor por defender la causa de Cristo.

Un poco de historia

Nació y fue bautizado como Iñigo en 1491, en el Castillo de Loyola, España. De padres nobles, era el más chico de ocho hijos. Quedó huérfano y fue educado en la Corte de la nobleza española, donde le instruyeron en los buenos modales y en la fortaleza de espíritu.

Quiso ser militar. Sin embargo, a los 31 años en una batalla, cayó herido de ambas piernas por una bala de cañón. Fue trasladado a Loyola para su curación y soportó valientemente las operaciones y el dolor. Estuvo a punto de morir y terminó perdiendo una pierna, por lo que quedó cojo para el resto de su vida.
Durante su recuperación, quiso leer novelas de caballería, que le gustaban mucho. Pero en el castillo, los únicos dos libros que habían eran: Vida de Cristo y Vidas de los Santos. Sin mucho interés, comenzó a leer y le gustaron tanto que pasaba días enteros leyéndolos sin parar. Se encendió en deseos de imitar las hazañas de los Santos y de estar al servicio de Cristo. Pensaba: “Si esos hombres estaban hechos del mismo barro que yo, también yo puedo hacer lo que ellos hicieron”.

Una noche, Ignacio tuvo una visión que lo consoló mucho: la Madre de Dios, rodeada de luz, llevando en los brazos a su Hijo, Jesús.
Iñigo pasó por una etapa de dudas acerca de su vocación. Con el tiempo se dio cuenta que los pensamientos que procedían de Dios lo dejaban lleno de consuelo, paz y tranquilidad. En cambio, los pensamientos del mundo le daban cierto deleite, pero lo dejaban vacío. Decidió seguir el ejemplo de los santos y empezó a hacer penitencia por sus pecados para entregarse a Dios.
A los 32 años, salió de Loyola con el propósito de ir peregrinando hasta Jerusalén. Se detuvo en el Santuario de Montserrat, en España. Ahí decidió llevar vida de oración y de penitencia después de hacer una confesión general. Vivió durante casi un año retirado en una cueva de los alrededores, orando.

Tuvo un período de aridez y empezó a escribir sus primeras experiencias espirituales. Éstas le sirvieron para su famoso libro sobre “Ejercicios Espirituales”. Finalmente, salió de esta sequedad espiritual y pasó al profundo goce espiritual, siendo un gran místico.
Logró llegar a Tierra Santa a los 33 años y a su regreso a España, comenzó a estudiar. Se dio cuenta que, para ayudar a las almas, eran necesarios los estudios.

Convirtió a muchos pecadores. Fue encarcelado dos veces por predicar, pero en ambas ocasiones recuperó su libertad. Él consideraba la prisión y el sufrimiento como pruebas que Dios le mandaba para purificarse y santificarse.

A los 38 años se trasladó a Francia, donde siguió estudiando siete años más. Pedía limosna a los comerciantes españoles para poder mantener sus estudios, así como a sus amigos. Ahí animó a muchos de sus compañeros universitarios a practicar con mayor fervor la vida cristiana. En esta época, 1534, se unieron a Ignacio 6 estudiantes de teología. Motivados por lo que decía San Ignacio, hicieron con él voto de castidad, pobreza y vida apostólica, en una sencilla ceremonia.
San Ignacio mantuvo la fe de sus seguidores a través de conversaciones personales y con el cumplimiento de unas sencillas reglas de vida. Poco después, tuvo que interrumpir sus estudios por motivos de salud y regresó a España, pero sin hospedarse en el Castillo de Loyola.

Dos años más tarde, se reunió con sus compañeros que se encontraban en Venecia y se trasladaron a Roma para ofrecer sus servicios al Papa. Decidieron llamar a su asociación la Compañía de Jesús, porque estaban decididos a luchar contra el vicio y el error bajo el estandarte de Cristo. Paulo II convirtió a dos de ellos profesores de la Universidad. A Ignacio, le pidió predicar los Ejercicios Espirituales y catequizar al pueblo. Los demás compañeros trabajaban con ellos.

Ignacio de Loyola, de acuerdo con sus compañeros, resolvió formar una congregación religiosa que fue aprobada por el Papa en 1540. Añadieron a los votos de castidad y pobreza, el de la obediencia, con el que se comprometían a obedecer a un superior general, quien a su vez, estaría sujeto al Papa.

La Compañía de Jesús tuvo un papel muy importante en contrarrestar los efectos de la Reforma religiosa encabezada por el protestante Martín Lutero y con su esfuerzo y predicación, volvió a ganar muchas almas para la única y verdadera Iglesia de Cristo.
Ignacio pasó el resto de su vida en Roma, dirigiendo la congregación y dedicado a la educación de la juventud y del clero, fundando colegios y universidades de muy alta calidad académica.

Para San Ignacio, toda su felicidad consistía en trabajar por Dios y sufrir por su causa. El espíritu “militar” de Ignacio y de la Compañía de Jesús se refleja en su voto de obediencia al Papa, máximo jefe de los jesuítas.

Su libro de “Ejercicios Espirituales” se sigue utilizando en la actualidad por diferentes agrupaciones religiosas.
San Ignacio murió repentinamente, el 31 de julio de 1556. Fue beatificado el 27 de julio de 1609 por Pablo V, y canonizado en 1622 por Gregorio XV.

¿Qué nos enseña su vida?


? A ser fuertes ante los problemas de la vida.

? A saber desprendernos de las riquezas.

? A amar a Dios sobre todas las cosas.

? A saber transmitir a los demás el entusiasmo por seguir a Cristo.

? A vivir la virtud de la caridad ya que él siempre se preocupaba por los demás.

? A perseverar en nuestro amor a Dios.

? A ser siempre fieles y obedientes al Papa, representante de Cristo en la Tierra.

Oración

Virgen María, ayúdanos a demostrar en nuestra vida de católicos convencidos, una profunda obediencia a la Iglesia y al Papa, tal como San Ignacio nos lo enseñó con su vida de servicio a los demás.
Amén.

Frase del día

Si deseáis paz en vuestros corazones y en vuestros hogares, rezad diariamente el Santo Rosario.

viernes, 30 de julio de 2010

Las palabras convencen, los ejemplos arrastran

Publicado 2010/07/29
Autor: Gaudium Press
Sección: Espiritualidad


Redacción (Jueves, 28-07-2010, Gaudium Press) Algunos dicen que cuanto mayor es la penitencia aplicada al pecador arrepentido, mayor será su arrepentimiento y su deseo de enmienda. Y estas mismas personas, acostumbran fundamentar sus opiniones diciendo que en ciertas épocas la severidad de la disciplina eclesiástica era tal, que los confesores imponían penitencias rigurosísimas las cuales, a veces, exigían años para ser cumplidas, conforme la mayor o menor gravedad del delito. Pero ¿serían los santos partidarios de este modo de actuar? Veamos...

Durante el viaje de San Francisco Xavier a la India (1542), se encontraba un soldado portugués que hacía dieciocho años no se confesaba, ni buscaba remedio para su alma, pues había perdido todas las esperanzas de salvación.

Intentó el santo embarcar con él en el mismo barco, y, poco a poco, sin revelar su intento, entabló amistad con él. Ganándose la simpatía, vino un día a preguntar, en tono de intimidad, cuánto tiempo hacía que se confesara.
Respondió él, sin asustarse, que dieciocho años ya habían pasado desde que él se arrodillara por última vez a los pies del sacerdote.

- Causa debéis tener, pues los otros fieles no acostumbran demorar tanto - dijo el Santo.

- La causa - dijo el soldado - fue porque mi padre vicario no me quiso absolver, y yo, como vi que no podía enmendarme, creí inútil buscar la confesión.

Continuó entonces el Santo, con gran serenidad de ánimo y semblante:

- Deja conmigo. El vicario hizo a su modo, pero, si tú quisieras, hagamos esto a mi modo. Haced un examen de conciencia y yo te ayudaré a recordar los pecados olvidados. En seguida, los absolveré.

Así lo hizo el soldado, con muchas lágrimas y suspiros, que mostraban la verdad de su arrepentimiento. Y San Francisco le impuso, de penitencia, apenas un Padre Nuestro y una Ave María. El penitente quedó estupefacto. Pero el Santo le dijo que lo ayudaría a expiar sus pecados. Y luego, entrando al espeso bosque vecino - pues ya estaba en tierra firme, cuando oyó la confesión - se entregó a la oración y la penitencia.

Con tal escena quedó el soldado tan impresionado y arrepentido, que de allí en adelante voluntariamente se entregó a una vida penitente y reformada.

Por Anderson Carlos de Oliveira

Santo del día

San Pedro Crisólogo

Publicado 2010/07/30
Autor : Catholic.net


Doctor de la Iglesia, Julio 30

Martirologio Romano: San Pedro, “Crisólogo” de sobrenombre, obispo de Ravena y doctor de la Iglesia, que, habiendo recibido el nombre del santo apóstol, desempeñó su oficio tan perfectamente que consiguió capturar a multitudes en la red de su celestial doctrina, saciándolas con la dulzura de su palabra. Su tránsito tuvo lugar el día treinta y uno de este mes en Imola, en la región de la Emilia Romagna (c. 450).

San Pedro, quien fue uno de los oradores más famosos de la Iglesia Católica, nació en Imola, Italia y fue formado por el Obispo de esa ciudad Cornelio, por el cual conservó siempre una gran veneración. El Obispo Cornelio convenció a San Pedro de que en el dominio de las propias pasiones y en el rechazar los malos deseos reside la verdadera grandeza, y que este es un medio seguro para conseguir las bendiciones de Dios.

San Pedro gozó de la amistad del emperador Valentiniano y de la madre de éste, Plácida, y por recomendación de los dos, fue nombrado Arzobispo de Ravena. También gozó de la amistad del Papa San León Magno.

Cuando empezó a ser arzobispo de Ravena, había en esta ciudad un gran número de paganos. Y trabajó con tanto entusiasmo por convertirlos, que cuando él murió ya eran poquísimos los paganos o no creyentes en este lugar.

A la gente le agradaba mucho sus sermones, y por eso le pusieron el sobrenombre de crisólogo, que quiere decir, el que habla muy bien. Su modo de hablar era conciso, sencillo y práctico. La gente se admiraba de que en predicaciones bastante breves, era capaz de resumir las verdades más importantes de la fe. Se conservan de él, 176 sermones, muy bien preparados y cuidadosamente redactados. Por su gran sabiduría al predicar y escribir, fue nombrado Doctor de la Iglesia, por el Papa Benedicto XIII.

Recomendaba mucho la comunión frecuente y exhortaba a sus oyentes a convertir la Sagrada Eucaristía en su alimento de todas las semanas.

Murió el 30 de julio del año 451.

Evangelio del día

2010-07-30 - Evangelio según San Mateo 13, 54-58

Publicado 2010/07/30
Autor : Sagrada Biblia

Jesús les dijo: "Sólo en su tierra y en su casa desprecian a un profeta". Y no hizo allí muchos milagros, porque les faltaba fe.

Libro del profeta Jeremías 26, 1-9

Al comienzo del reinado de Joaquín, hijo de Josías, rey de Judá, vino esta palabra del Señor a Jeremías: Así dice el Señor: Ponte en el atrio del templo y di a todos los ciudadanos de Judá que entran en el templo para adorar, las palabras que yo te mande decirles; no dejes ni una sola.

A ver si escuchan y se convierte cada cual de su mala conducta, y me arrepiento del mal que medito hacerles a causa de sus malas acciones. Les dirás: "Así dice el Señor: Si no me obedecéis, cumpliendo la ley que os di en vuestra presencia, y escuchando las palabras de mis siervos, los profetas, que os enviaba sin cesar (y vosotros no escuchabais), entonces trataré a este templo como al de Silo, a esta ciudad la haré fórmula de maldición para todos los pueblos de la tierra.""
Los profetas, los sacerdotes y el pueblo oyeron a Jeremías decir estas palabras, en el templo del Señor.

Y, cuando terminó Jeremías de decir cuanto el Señor le había mandado decir al pueblo, lo agarraron los sacerdotes y los profetas y el pueblo, diciendo: Eres reo de muerte. ¿Por qué profetizas en nombre del Señor que este templo será como el de Silo, y esta ciudad quedará en ruinas, deshabitada?"
Y el pueblo se juntó contra Jeremías en el templo del Señor.

Salmo 68

Más que los pelos de mi cabeza son los que me odian sin razón; más duros que mis huesos, los que me atacan injustamente. ¿Es que voy a devolver lo que no he robado?

Por ti he aguantado afrentas, la vergüenza cubrió mi rostro. Soy un extraño para mis hermanos, un extranjero para los hijos de mi madre; porque me devora el celo de tu templo, y las afrentas con que te afrentan caen sobre mí.
Pero mi oración se dirige a ti, Dios mío, el día de tu favor; que me escuche tu gran bondad, que tu fidelidad me ayude.

Evangelio según San Mateo 13, 54-58

En aquel tiempo fue Jesús a su ciudad y se puso a enseñar en la sinagoga. La gente decía admirada: "¿De dónde saca éste esa sabiduría y esos milagros? ¿No es el hijo del carpintero? ¿No es su madre María, y sus hermanos, Santiago, José, Simón y Judas? ¿No viven aquí todas sus hermanas? Entonces, ¿de dónde saca todo eso?".Y aquello les resultaba escandaloso.

Jesús les dijo: "Sólo en su tierra y en su casa desprecian a un profeta". Y no hizo allí muchos milagros, porque les faltaba fe.

Frase del día

Si quieres ir al cielo, no te olvides que María es la puerta.

Benedicto XVI se encontrará con millares de acólitos europeos

Publicado 2010/07/29
Autor: Gaudium Press
Sección: Europa


Ciudad del Vaticano (Jueves, 29-07-2010, Gaudium Press) El próximo martes y miércoles, el Papa Benedicto XVI se encontrará con millares de acólitos europeos en la Plaza de San Pedro, para una ocasión especial.

Según la Radio Vaticana, los monaguillos de doce países del continente van a Roma por la décima edición de la peregrinación europea promovida por el "Coetus internationalis ministrantium" (CIM), cuyo tema este año es: "Beber de la verdadera fuente".

El día 3, martes, los más de 50 mil acólitos asistirán, en la Plaza de San Pedro, a un acto musical con entrevistas e invitados, que culminará con el rezo de las Vísperas y con un discurso del Santo Padre. Al final del encuentro, los participantes deberán intercambiar entre sí los pañuelos con los colores de las banderas de sus países.

El miércoles 4 de agosto, el gran grupo de jóvenes asistirá a la Audiencia General con el Papa. Después de la audiencia general, el presidente del CIM y Obispo Auxiliar de Basilea, Suiza, Mons. Martin Gächter, entregará al Papa un pañuelo blanco, símbolo de la peregrinación. En seguida, los monaguillos cantarán para Benedicto XVI acompañados de los músicos de la Orquesta de Hamburgo.

Vídeo de san Josemaría: “Estoy roto, pero sigo sirviendo”

video

jueves, 29 de julio de 2010

Película sobre los cinco años de papado de Benedicto XVI será exhibida hoy en Castel Gandolfo

Publicado 2010/07/29
Autor : Gaudium Press

“Cinco años Papa Benedicto XVI" es una producción de un canal de televisión de Baviera, Alemania

Ciudad del Vaticano (Jueves, 29-07-2010, Gaudium Press) Hoy de noche será presentada al Papa la película "Cinco años Papa Benedicto XVI", una producción dedicada a su pontificado y realizada por la Bayerische Rundfunk (BR), un canal de televisión de la región de Baviera, Alemania. La proyección será en la Sala de los Suizos en el Palacio Apostólico de Castel Gandolfo, informó la Sala de Prensa de la Santa Sede.

La producción alemana presenta "impresiones en Roma y los viajes, selección de momentos incisivos del Pontificado del Santo Padre desde su elección hasta hoy". La película destaca, entre otras cosas, las excelente cualidades de teólogo de Benedicto XVI. El autor y director es Michael Mandlik.

La proyección de hoy, que será en la noche, es el primer evento "público", además de los encuentros con los fieles en el Ángelus, de las vacaciones del Papa. Benedicto XVI pasa sus vacaciones reposando tranquilamente, rezando y preparando la tercera parte de su obra "Jesús de Nazaret". Conforme el padre Federico Lombardi, portavoz del Vaticano, "fue una justa decisión permanecer en Castel Gandolfo", porque "se ve que el Papa recupera sus fuerzas rápidamente".

Esta semana termina el período más tranquilo de la estadía del Santo Padre en Castel Gandolfo. A partir de la próxima semana el Pontífice iniciará de nuevo su período de trabajo. El Santo Padre irá al Vaticano para la audiencia general del día 4 de agosto, la primera después de su ida a Gandolfo. Para la ocasión, son esperadas 53 mil personas provenientes de 17 países.

Después, a fines de agosto, Benedicto XVI encontrará a sus ex-alumnos en el tradicional 'Schuelerkreis'. En septiembre, irá a Inglaterra.

Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael

Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael

Publicado 2010/09/29
Autor : Catholic.net


Arcángeles, los únicos cuyos nombres constan en la Biblia, Septiembre 29

Martirologio Romano: Fiesta de los santos arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael. En el día de la dedicación de la basílica bajo el título de San Miguel, en la vía Salaria, a seis miliarios de Roma, se celebran juntamente los tres arcángeles, de quienes la Sagrada Escritura revela misiones singulares y que, sirviendo a Dios día y noche, y contemplando su rostro, a él glorifican sin cesarSon los nombres con que se presentan en la Sagrada Escritura estos tres príncipes de la corte celestial.

Miguel aparece en defensa de los intereses divinos ante la rebelión de los ángeles malos; Gabriel, enviado por el Señor a diferentes misiones, anunció a la Virgen Maria el misterio de la Encarnación del Hijo de Dios y su maternidad divina; Rafael acompañó al joven Tobías cuando cumplia un difícil encargo y se ocupó de solucionar difíciles asuntos de su esposa.

Actualmente, se habla mucho de los ángeles: se encuentran libros de todo tipo que tratan este tema; se venden "angelitos" de oro, plata o cuarzo; las personas se los cuelgan al cuello y comentan su importancia y sus nombres.

Hay que tener cuidado, pues se puede caer en dar a los ángeles atribuciones que no les corresponden y elevarlos a un lugar de semidioses, convertirlos en "amuletos" que hacen caer en la idolatría, o crear confusiones entre lo que son las inspiraciones del Espíritu Santo y los consejos de los ángeles.

Es verdad que los ángeles son muy importantes en la Iglesia y en la vida de todo católico, pero son criaturas de Dios, por lo que no se les puede igualar a Dios ni adorarlos como si fueran dioses.

A pesar de que están de moda, por otro lado, es muy fácil que nos olvidemos de su existencia, por el ajetreo de la vida y principalmente, porque no los vemos.

Este olvido puede hacernos desaprovechar muchas gracias que Dios ha destinado para nosotros a través de los ángeles.

Por esta razón, la Iglesia ha fijado dos festividades para que, al menos dos días del año, nos acordemos de los ángeles y los arcángeles, nos alegremos y agradezcamos a Dios el que nos haya asignado un ángel custodio y aprovechemos estos días para pedir su ayuda.

Misión de los ángeles

Los ángeles son seres espirituales creados por Dios por una libre decisión de su Voluntad divina. Son seres inmortales, dotados de inteligencia y voluntad.

Debido a su naturaleza espiritual, los ángeles no pueden ser vistos ni captados por los sentidos.

En algunas ocasiones muy especiales, con la intervención de Dios, se han visto y oído materialmente. La reacción de las personas al verlos u oírlos ha sido de asombro y de respeto. Por ejemplo, los profetas Daniel y Zacarías.

En el siglo IV, el arte religioso representó a los ángeles con forma de figura humana. En el siglo V, se le añadieron las alas, como símbolo de su prontitud en realizar la Voluntad divina y en trasladarse de un lugar a otro sin la menor dificultad.

En la Biblia encontramos algunos motivos para que los ángeles sean representados como seres brillantes, de aspecto humano y alados. Por ejemplo, el profeta Daniel escribe que un "ser que parecía varón" -se refería al arcángel Gabriel- volando rápidamente, vino a él (Daniel 8, 15-16; 9,21). Y, en el libro del Apocalipsis, son frecuente las apariciones de ángeles que claman, tocan las trompetas, llevan mensajes o son portadores de copas e incensarios; otros que suben, bajan o vuelan; otros que están de pie en cada uno de los cuatro puntos cardinales de la tierra o junto al trono del Cordero, Cristo.

La misión de los ángeles es amar, servir y dar gloria a Dios, ser mensajeros y cuidar y ayudar a los hombres. Ellos están constantemente en la presencia de Dios, atentos a sus órdenes, orando, adorando, vigilando, cantando y alabando a Dios y pregonando sus perfecciones. Se puede decir que son mediadores, custodios, guardianes, protectores y ministros de la justicia divina.

La presencia y la acción de los ángeles aparece a lo largo del Antiguo Testamento, en muchos de sus libros sagrados. Aparece frecuentemente, también, en la vida y enseñanzas de Nuestro Señor, Jesucristo, en la Carta de san Pablo, en los Hechos de los Apóstoles y, principalmente, en el Apocalipsis.

Con la lectura de estos textos, podemos descubrir algo más acerca de los ángeles:

nos protegen, nos defienden físicamente y nos fortalecen al combatir las fuerzas del mal.
luchan con todo su poder por y con nosotros.

Como ejemplo, está la milagrosa liberación de San Pedro que pudo huir de la prisión ayudado por un ángel (Hechos 12, 7 y siguientes). También, aparece un ángel deteniendo el brazo de Abraham, para que no sacrificara a su hijo, Isaac.

Los ángeles nos comunican mensajes importantes del Señor en determinadas circunstancias de la vida. En momentos de dificultad, se les puede pedir luz para tomar una decisión, para solucionar un problema, actuar acertadamente y para descubrir la verdad.

Por ejemplo, tenemos las apariciones a la Virgen María, a San José y a Zacarías. Todos ellos recibieron mensajes de los ángeles.

Los ángeles cumplen, también, las sentencias de castigo del Señor, como el castigo a Herodes Agripa (Hechos de los Apóstoles) y la muerte de los primogénitos egipcios (Exódo 12, 29).

Los ángeles presentan nuestras oraciones al Señor y nos conducen a Él. Nos acompañan a lo largo de nuestra vida y nos conducirán, con toda bondad, después de nuestra muerte, hasta el trono de Dios para nuestro encuentro definitivo con Él. Este será el último servicio que nos presten pero el más importante. El arcángel Rafael dice a Tobías: "Cuando ustedes oraban, yo presentaba sus oraciones al Señor", (Tob 12, 12 - 16).

Ellos nos animan a ser buenos pues ven continuamente el rostro de Dios y también ven el nuestro. Debemos tener presentes las inspiraciones de los ángeles para saber obrar correctamente en todas las circunstancias de la vida. "Los ángeles se regocijan cuando un pecador se arrepiente", (Lucas 15, 10).

Jerarquía de los ángeles

Se suelen enumerar nueve coros u órdenes angélicos. Esta jerarquía se basa en los distintos nombres que se encuentran en la Biblia para referirse a ellos. Dentro de esta jerarquía, los superiores hacen participar a los inferiores de sus conocimientos.
Cada tres coros de ángeles constituyen una jerarquía y todos ellos forman la corte celestial.

Jerarquía Suprema:
serafines
querubines
tronos
Jerarquía Media:
dominaciones
virtudes
potestades
Jerarquía Inferior:
principados
arcángeles
ángeles

Serafines: Son los "alabadores" de Dios. Serafín significa "amor ardiente". Los serafines alaban constantemente al Señor y proclaman su santidad.
(Isaías 6, 17)

Querubines: Son los "guardianes" de las cosas de Dios. Aparecen como encargados de guardar el arca de la alianza y el camino que lleva al árbol de la vida. Entre dos querubines comunica Yahvé sus revelaciones. "Se sienta sobre querubines".
(Génesis, Éxodo, en la visión de Ezequiel, 1, 4 y Carta a los Hebreos, 9,5).

Potestades, Virtudes, Tronos, Principados y Dominaciones:

En la Biblia encontramos estos diversos nombres cuando se habla del mundo angélico. Hay quien interpreta los nombres de los ángeles como correspondientes a su grado de perfección. Para San Gregorio, los nombres de los ángeles se refieren a su ministerio:

los principados son los encargados de la repartición de los bienes espirituales
las virtudes son los encargados de hacer los milagros
las potestades son los que luchan contra las fuerzas adversas
las dominaciones son los que participarán en el gobierno de las sociedades
los tronos son los que están atentos a las razones del obrar divino.

Existe, también, una jerarquía basada en los distintos nombres que se encuentran en la Biblia para referirse a ellos. A los arcángeles les podríamos llamar los "asistentes de Dios". Son ángeles que están al servicio directo del Señor para cumplir misiones especiales.

Arcángel San Miguel: es el que arrojó del Cielo a Lucifer y a los ángeles que le seguían y quien mantiene la batalla contra Satanás y demás demonios para destruir su poder y ayudar a la Iglesia militante a obtener la victoria final. El nombre de Miguel significa "quien como Dios". Su conducta y fidelidad nos debe invitar a reconocer siempre el señoría e Jesús y buscar en todo momento la gloria de Dios.
Arcángel San Gabriel: en hebreo significa "Dios es fuerte", "Fortaleza de Dios". Aparece siempre como el mensajero de Yahvé para cumplir misiones especiales y como portador de buenas noticias. Anunció a Zacarías el nacimiento de Juan, el Bautista y a la Virgen María, la Encarnación del Hijo de Dios.
Arcángel San Rafael: su nombre quiere decir "medicina de Dios". Tiene un papel muy importante en la vida del profeta Tobías, al mostrarle el camino a seguir y lo que tenía que hacer. Tobías obedeció en todo al arcángel San Rafael, sin saber que era un mensajero de Dios. Él se encargó de presentar sus oraciones y obras buenas a Dios, dejándole como mensaje bendecir y alabar al Señor, hacer siempre el bien y no dejar de orar. Se le considera patrono de los viajeros por haber guiado a Tobías en sus viajes. Es patrono, también, de los médicos (de cuerpo y alma) por las curaciones que realizó en Tobit y Sara, el padre y la esposa de Tobías.

Los ángeles custodios

Dios ha asignado a cada hombre un ángel para protegerle y facilitarle el camino de la salvación mientras está en este mundo. Afirma sobre este tema San Jerónimo: "Grande es la dignidad de las almas, cuando cada una de ellas, desde el momento de nacer, tiene un ángel destinado para su custodia".

En el Antiguo Testamento se puede observar como Dios se sirve de sus mensajeros para proteger a los hombres de la acción del demonio, para ayudar al justo o librarlo del peligro, como cuando a Elías lo alimentó un ángel, (1 Reyes, 19, 5).

En el Nuevo Testamento también se pueden observar muchos sucesos y ejemplos en los que aparecen estos seres: el mensaje a San José para que huyera a Egipto y los ángeles que sirvieron a Jesús, después de las Tentaciones en el desierto, entre otros ejemplos.

Se puede decir que los ángeles custodios son compañeros de viaje, que siempre estarán al lado de cada uno de nosotros, en las buenas y en las malas, sin separarse ni un solo momento. Está a nuestro lado mientras trabajamos, descansamos, cuando nos divertimos y cuando rezamos, cuando le pedimos ayuda y cuando le olvidamos. Y, lo más importante, es que no se aparta de nosotros ni siquiera cuando perdemos la gracia de Dios por el pecado. Nos presta auxilio para enfrentar de mejor ánimo las dificultades y tentaciones de la vida diaria.

Muchas veces se piensa en el ángel de la guarda como si fuera algo infantil. Pero, si pensamos que al crecer la persona se enfrentará a una vida con mayores tentaciones y dificultades, el ángel custodio será de gran ayuda.

Para que la relación de la persona con el ángel custodio sea eficaz, necesita hablar con él, llamarle, tratarlo como el amigo que es. Así podrá convertirse en un fiel y poderoso aliado nuestro.

Debemos confiar en nuestro ángel de la guarda y pedirle ayuda, pues además de que él nos guía y nos protege, está muy cerca de Dios y le puede decir directamente lo que queremos o necesitamos.

Recordemos que los ángeles no pueden conocer nuestros pensamientos ni deseos íntimos si nosotros no se los hacemos saber de alguna manera, ya que sólo Dios sabe lo que hay dentro de nuestro corazón. Ellos, en cambio, sólo pueden conocer lo que queremos intuyéndolo por nuestras obras, palabras, gestos, etc.

También podemos pedirle favores especiales a los ángeles de la guarda de otras personas para que las protejan de determinados peligros o las guíen en situaciones difíciles.

¿Qué nos enseñan los ángeles?

Nos enseñan a:

glorificar al Señor, proclamar su santidad y rendirle sus homenajes de adoración, de amor y de ininterrumpida alabanza.
cumplir con exactitud y prontamente todas las órdenes que recibimos del señor y a cumplir su Voluntad sin discutir sus mandatos ni aplazando el cumplimiento de éstas.
servir al prójimo, pues ellos están preocupados por nosotros y quieren ayudarnos en las diversas circunstancias que se nos presentan en la vida. Esto nos anima a compartir con nuestros hermanos penas y alegrías.

¿Quiénes son los ángeles caídos?

Dios creó a los ángeles como espíritus puros, todos se encontraban en estado de gracia. Pero algunos, encabezados por Luzbel, el más bello de los ángeles, por su malicia y soberbia se negaron a adorar a Jesucristo, Dios hecho hombre, por sentirse seres superiores. Así, rechazaron eternamente a Dios con un acto inteligente y libre de su parte.
A Luzbel -también denominado Lucifer, Diablo o Satán- junto con los ángeles rebeldes que le siguieron -convertidos en demonios- fueron arrojados del Cielo al infierno. Quedaron confinados a un estado eterno de tormento en donde nunca más podrán ver a Dios.

No cambiaron su naturaleza, siguen siendo seres espirituales y reales.
Lucifer es el enemigo de Dios. Jesús le llama “el engañador”, “el padre de la mentira”. Su constante actividad en el mundo busca apartar a los hombres de Dios mediante engaños e invitaciones al mal. Quiere evitar que lo conozcan, que lo amen y que alcancen la felicidad eterna. Es un enemigo con el que se tiene que luchar para poder llegar al Cielo.

Los demonios se encuentran organizados en jerarquías, tal y como fueron creados en un principio, subordinados los inferiores a los superiores.
Satanás y sus demonios comenzaron sus maléficas acciones con Adán y Eva y no se dan por vencidos en su labor. Aprovechan la inclinación del hombre hacia el mal por su naturaleza que quedó dañada después del pecado original. Son muy astutos, disfrazan el mal de bien. Su acción ordinaria en el hombre es la tentación. Por ello rezamos en el Padrenuestro: “...no nos dejes caer en tentación y líbranos del mal.”

¿Por qué creer en los ángeles?

Toda la Sagrada Escritura está llena de versículos y capítulos completos que hablan de los ángeles. Si creemos en la Sagrada Escritura, no podemos negar la existencia y la acción de los ángeles.

Además del testimonio de la Revelación, tenemos el de los Santos Padres de la Iglesia quienes nos dejaron bellas y sugestivas descripciones de los ángeles que fueron retomadas por Santo Tomás no sólo en el aspecto teológico sino en un dinamismo cristiano. La Iglesia ha definido dogma de fe la existencia de los ángeles.

El culto a los ángeles de la guarda comenzó en la península Ibérica y después se propagó a otros países. Existe un libro acerca de esta devoción en Barcelona con fecha de 1494.

El Concilio IV de Letrán, en 1215, se señaló que Dios es creador de todas las cosas, de las visibles y de las invisibles, de las criaturas espirituales y las corporales. Se señaló que a unas y a otras, las creó de la nada.

En 1870, debido al materialismo y racionalismo que imperante en esa época, el Concilio Vaticano I afirmó de nuevo la existencia de los ángeles.

Pablo VI volvió a poner de manifiesto la existencia de los ángeles en 1968, al formular el Credo.

En la reforma litúrgica de la Iglesia de 1969, quedó establecido el día 29 de septiembre para dar culto a los arcángeles San Miguel, San Rafael y San Gabriel y el día 2 de Octubre, para rendir culto a los ángeles custodios.

Oración a San Miguel Arcángel

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla.
Ayúdanos a luchar contra el mal.
Que Dios oiga tu voz y tú, como jefe del ejército del Cielo,
combate y vence a Satanás
y a todos los espíritus malos que andan por el mundo
deseando la ruina de las almas.
Amén.

Oración al Ángel de la Guarda

Ángel del Señor, que eres mi custodio,
Puesto que la Providencia soberana me encomendó a ti,
Ilumíname, guárdame, rígeme y gobiérname
en este día.
Amén.

Ángel de la Guarda, dulce compañía
No me desampares, ni de noche ni de día,
hasta que me encuentre en los brazos de Jesús y de María.

miércoles, 28 de julio de 2010

Pasiones: ¿Enemigas o aliadas del hombre?

 Santo Tomás de Aquino - Iglesia Ntra. Sra. del RosarioPublicado 2010/07/27
Autor: Gaudium Press
Sección: Opinión


Bogotá (Martes, 27-07-2010, Gaudium Press) "Las pasiones son actos, movimientos del apetito sensitivo" recuerda el docto P. Teófilo Urdanoz O.P., en la Introducción a la cuestión 59 de la Suma Teológica (B.A.C., 1954) sobre la relación de las virtudes morales con las pasiones, en el Tratado de los Hábitos y Virtudes. Son ellas como ‘impulsos' que surgen en el hombre, de amor o desamor hacia un objeto determinado, y que tienen base en su condición fisiológica, que es donde radica el apetito sensitivo. Los ángeles, carentes de cuerpo, no tienen esta inclinación sensible, sino sólo el apetito racional o voluntad, y por tanto carecen de pasiones.

Las pasiones, "en sí mismas no son ni buenas ni malas", continúa el dominico. Entretanto, como los objetos o fines de las pasiones siempre caen bajo la regla de la razón (que establece si se está o no en el camino del beneficio integral del hombre), y como además -cuando efectivas- ellas no escapan del control de la voluntad, en la práctica son siempre ‘buenas' o ‘malas'.

¿El desamor es bueno o es malo? Simplificando un tanto la cuestión, diremos que es bueno si se dirige a un objeto malo y es malo si se dirige a un objeto bueno. Es bueno si se dirige al vicio, a la injusticia, a la mentira (Incluso, según buena parte de los espiritualistas, el inicio de cualquier camino de conversión inicia por la manifestación, creciente en fuerza -y mejor si consciente- de un desamor, de un desafecto, de un rechazo hacia el defecto o vicio que se quiere extirpar). Por el contrario, si el desamor se dirige -por ejemplo- al ejercicio recto de la autoridad de alguien constituido en legitimidad, ese desamor es evidentemente malo. Es en este último sentido que se usa de forma peyorativa el término ‘pasiones', cuando se execra de ellas en tratados de vida espiritual.

Entretanto, el aspecto positivo de las pasiones es a veces poco puesto en foco, no obstante siendo que él encuentra su fundamento en Aristóteles y Santo Tomás. Fuertes pasiones, son fuertes ‘motores': ellas pueden llevarnos al cielo o al abismo. "Las pasiones no son malas sino cuando son perturbadoras y contrarias al orden de la razón; las pasiones moderadas y sometidas a la razón son buenas. Por lo tanto, pueden darse en el [hombre] virtuoso, por lo que la vida virtuosa, aun la más perfecta, no excluye las pasiones, sino las inmoderadas. La virtud no es impasibilidad y apatía, sino humanización y moralización de los afectos, no dejándose conmover y arrastrar por ellas ‘en lo que no conviene y cuando no conviene, etc.' ", expresa el Padre Urdanoz.

"Pasiones moderadas": He ahí la expresión clave. Pasiones moderadas no significa pasiones débiles o flojas. Según explica el teólogo dominico replicando al Aquinate, no sólo la pasión se debe dirigir hacia un buen fin, sino que "debe partir su impulso de la razón, debe estar ordenado y movido por la razón". "Es decir, deben dirigirse al bien y de modo debido, o con subordinación a la razón. Por lo tanto, si procede por sólo impulso del apetito sensible, aunque sea de objeto bueno, lleva algo de desorden, por no producirse de un modo moderado y racional", continúa explicando.
Poco para añadir a explicación tan clara: Lejos de una fuerza loca y sin control, la pasión del virtuoso -fuerte o débil- debe estar bajo el control de la razón, debe ser ‘moderada' por el entendimiento. El apetito sensible puede iniciar su impulso, pero la razón prontamente debe asumir el comando.

Es más, la pasión en su perfección mayor, es aquella ‘consecuente', es decir, la que es suscitada por la recta razón. El entendimiento iluminado por la fe señala el objetivo a alcanzar y a su vez ocasiona la ‘vibración' afectiva que termina finalmente movilizando toda la psicología humana, pues la pasión comúnmente arrastra al hombre por entero. Al contrario, las ‘antecedentes', que son en el decir de Santo Tomás las que ‘previenen el juicio de la razón', "llevan en sí algo de desordenado, ya que son tumultuosas y perturbadoras, y disminuyen el acto voluntario. Si son respecto del mal, constituyen el acto vicioso o pecado completo cuando dominan la razón y arrastran la voluntad al consentimiento".

"Las afecciones sensibles nunca deben adelantarse a la razón, y la virtud perfecta irá gradualmente produciendo la plena sumisión de los movimientos pasionales al control superior y vigilancia de la razón", expresa el P. Urdanoz: Todo un programa de vida. Casi diríamos, el programa de vida.

Repetimos, entretanto, que ésta sumisión de las pasiones no es sinónimo de debilitamiento. La dirección de la voluntad guiada por la razón sobre las pasiones, indicará que algunas deben ser tenues, otras medias, y otras fuertes. Las fuertes tienen cabida también. Muy claro lo afirma Santo Tomás en De Veritate, que Jesucristo pudo ser conmovido por vehemente ira o inmensa tristeza, pues estas pasiones, aun produciendo fuerte alteración psicosomática, no contradecirían la virtud ‘si la voluntad las ha escogido'. (q.26, a.7.8)

Sobre todo un fuerte amor al bien propio, a la excelencia del alma, al bien del prójimo, a todo lo bueno, a los nobles ideales, es el impulso sin el cual, según el parecer de muchos, no se vence en la lucha de esta vida.

"Ninguna de las grandes empresas humanas se ha hecho sin grandes recurso de sensibilidad, de energía pasional."

Por Saúl Castiblanco

Señal de la Cruz, el Dístico del Cristiano


Publicado 2010/07/27
Autor: Gaudium Press
Sección: Espiritualidad

Redacción (Martes, 27-07-2010, Gaudium Press) Una vez, en Besra en Idumea, ocupaba el trono Episcopal San Julián. Este santo tenía un alma llena de celo y piedad, no medía esfuerzos para traer al redil de Nuestro Señor Jesucristo a las ovejas perdidas de aquel rebaño.

Entretanto, algunos influyentes habitantes de esta ciudad, descontentos con el progreso de la fe, tomaron la resolución de envenenar a este santo hombre de Dios. Para esto, sobornaron al propio criado del Obispo. El infeliz aceptó y recibió de ellos la bebida envenenada. Divinamente de todo avisado, el Santo dice al criado:

"-Ve, y de mi parte, invita a mi cena de hoy a los principales habitantes de la ciudad".

San Julián bien sabía que entre ellos estarían los culpables. Todos accedieron a la invitación. En un dado momento, el santo Obispo sin acusar a nadie, les dice con dulzura evangélica:

"-Visto que quieren envenenar al humilde Julián, he aquí que delante de ustedes paso a beber el veneno." Hizo entonces tres veces la Señal de la Cruz sobre la copa, diciendo: "-Yo te bebo en nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo." En seguida, bebió el veneno hasta la última gota y, ¡oh milagro Divino!, San Julián no sintió el menor mal. Sus enemigos, delante de tal prodigio, cayeron de rodillas a sus pies y le pidieron perdón.

¿De dónde viene la fuerza de este simple gesto? ¿Cuál es su origen? ¿En qué momentos debemos hacerla?


Para leer el artículo completo haz click aquí

El niño que revirtió la Historia

Publicado 2011/07/27
Autor: Gaudium Press
Sección: Espiritualidad

Redacción (Miércoles, 27-07-2011, Gaudium Press) Entremos en una cierta gruta y allí veremos un Niño adorado por su Madre Santísima y San José, reunidos en familia, ofreciendo más gloria a Dios que toda la humanidad idólatra, e incluso más que los propios ángeles del Cielo en su totalidad. Ya en su nacimiento, en un simple pesebre, aquel Divino Infante reparaba los delirios de gloria egoísta ansiosamente buscada por los pecadores. Él se encarnaba para hacer la voluntad del Padre y, así, darnos el perfectísimo ejemplo de vida.

Ningún pensamiento, deseo, palabra o acción surgida de su alma divinamente santa tendrá otro fin que no sea el de glorificar al Padre, a quien todo consagró desde el primer instante.

No tardarán muchos siglos, después de aquella navidad, para que los altares de los falsos dioses sean arrasados, los ídolos quebrados, los templos paganos destruidos -o convertidos en santuarios- y que se callen los propios demonios. Sí, aquel Niño nacido en una gruta invertirá el trabajo realizado por Satanás durante milenios, y la Roma pagana será la sede del Cristianismo; transformada en la Ciudad Eterna, dentro de sus murallas, sobre una piedra inmóvil, se establecerá hasta el fin de los tiempos una infalible cátedra de la moral y la verdad.

Pero, por otro lado, ¿dónde encontrarían los ángeles, hombres dignos de ser invitados a adorar al Niño? En la propia Belén, la cuna de Isaías (1 Sm 16, 1) y su hijo David, el humilde y joven pastor "rubio y de hermosos ojos" (1 Sm 16, 12). En los campos de aquellas regiones, eligieron los ángeles los destinatarios del gran anuncio, personas pertenecientes a la misma condición social del Rey y Profeta: los pastores de ovejas. Así, dos cortesanos de la más noble sangre -María y José-, junto con los pastores de condición humilde y la propia Corte Celestial constituirían los adoradores del Niño-Dios recién nacido. Del Templo, ningún representante.

Los escribas y fariseos despreciaban aquella clase de hombres que, día y noche, en verano o invierno, guardaban los rebaños en aquellos pastos de Belén. Por su nivel de vida, los pastores no se encuadraban en las minuciosas prácticas y abluciones religiosas de los ceremoniales farisaicos.

Los terrenos por ellos ocupados no eran suficientemente irrigados y, por eso, no les asistía un escrupuloso aseo. Además, la instrucción era por ellos recogida directamente en la propia naturaleza que no les enseñaba el uso de vasijas, la elección de los alimentos puros, etc. Formaban ellos una comunidad al margen de la sociedad, que vivía del pasto y en el pasto, por tanto un pueblo de la tierra, totalmente despreciado por los fariseos. También, eran excluidos del normal procedimiento de los tribunales, siendo considerados inválidos sus testimonios en juicio. Paradójicamente, los excluidos de los pleitos farisaicos son ahora invitados, por los ángeles del Supremo Juez, a penetrar en la corte de un príncipe heredero del trono de David.

Cuando los ángeles se retiraron hacia el Cielo, los pastores decían entre sí: ‘Vamos hasta Belén y veamos qué es lo que allá sucedió y qué es lo que el Señor nos manifestó'. La flexibilidad del alma de aquellos pastores era plena, sumisa y toda hecha de disposición. El ángel les dijo que no temieran (cf. Lc 2, 10) y no consta en este relato de Lucas que hayan sido espantados al contacto con aquellos puros espíritus. Ahora, sabemos por la Historia cuánto los judíos se asustaban con las apariciones angélicas, juzgando con certeza que la muerte les seguiría (cf. Jz 6, 22-23; Jz 13, 20-22; Tb 12, 16-17). Pero estos pastores, a pesar de hombres de poquísimo conocimiento, intuyeron rápidamente que, por fin, había nacido el Mesías.

"Encontrareis un Niño envuelto en sábanas y puesto en el Pesebre"

Sin conocer las amplias y profundas explicaciones doctrinarias de los fariseos, ellos como todo y cualquier judío, sabían de la promesa hecha por Dios y anunciada por los profetas a los antiguos sobre el futuro aparecimiento de un Salvador. ¿No sería quizá este el tema de sus conversaciones durante las noches de pastoreo? Nos restó apenas una síntesis de las palabras que les dirigió el ángel. Entretanto no será exagerado creer que él les haya aclarado cuál debería ser el lugar y el camino de acceso a la gruta, tanto más que les indicó las señales distintivas: "Encontrareis un Niño envuelto en sábanas y puesto en el Pesebre" (Lc 2, 12).

Las grutas de la región les debían ser muy familiares, pues eran los lugares de refugio donde buscaban protección contra las intemperies. Tampoco se puede descartar la hipótesis de antecedentes de partos ocurridos en circunstancias análogas a las de la Navidad. Lo cierto es que en ningún momento les pasa por el alma la menor duda y, por eso, comentan entre sí, en medio de mucha alegría, el hecho narrado por el ángel, y convictamente concluyen y deciden emprender la caminata rumbo a lo "que el Señor nos manifestó" (v. 15).

"Fueron de prisa, y encontraron a María, José y al Niño acostado en el pesebre"

El amor no admite lentitud. La prisa de los pastores comprueba el gran fervor con que recibieron la buena nueva. Como no conocían el enmarañado conceptual de los fariseos, no se levantó en sus almas la menor objeción sobre la realidad del Mesías que se les manifestaba delante de todos y cada uno. Treinta y pocos años más tarde, la ciega doctrina de los escribas y fariseos se uniría a los conceptos de los saduceos y herodianos - sin excluir los del propio Sinedrio - para oponerse al sentido común y sobrenatural de los humildes de espíritu y así, con entrañado odio, emplear todos los recursos con vistas a la condenación del "Salvador, que es Cristo y Señor, [nacido] en la ciudad de David" (v. 11).

Allí en la gruta, en aquel momento, estaban presentes el Padre Eterno y el Divino Espíritu Santo, que veían en aquel tierno, delicado y al mismo tiempo grandioso Niño, la realización de un plan idealizado desde siempre: "Tu eres mi hijo muy amado, en quien coloco todas mis complacencias" (cf. Lc 4, 22 e Mc 1, 11). Como también María Santísima, que a través de sus altísimos dones, de manera inigualable penetraba los misterios de aquel Nacimiento. José la acompañaba muy de cerca. Abismados ambos por la inconmensurable humildad de Dios en hacerse hombre -a diferencia de la soberbia de los demonios-, se concentraban para adorar al Divino Infante.

Allá llegan ahora también los pastores, en simplicidad y pobreza, atraídos y amados por Dios debido a su espíritu de obediencia, y por ser contemplativos. No era la pobreza material que los tornaba dilectos de Dios, pues pobres los había en situación aún más deficiente y en mayor número. Además, no podemos olvidarnos que esta no era la condición social de los Reyes Magos, que paralelamente estaban poniéndose en camino para adorar al Divino Infante. Por otro lado, sería otro error querer atribuir al portentoso milagro de la aparición de los ángeles, durante la noche, el factor decisivo para la creencia de aquellos hombres toscos y tal vez analfabetos.

¡Cuán mayores e incontables serían los milagros obrados por aquel Niño en su vida pública! Entretanto, muchos judíos no creyeron. El factor decisivo fue un especial don de fe que les fue concedido a los pastores. La Teología nos enseña que hay una fe que se podría denominar puramente intelectual: la persona cree en Dios, pero llega a odiarlo y temerlo como hacen los demonios y los precitos. Hay, también, los que creen, pero no traducen en obras su fe.

Los hechos, como nos son narrados por Lucas, nos hacen concluir que los pastores poseían una fe flexible y obediente, colocando en práctica todo aquello en que creen. Sin pérdida de tiempo, sometieron todo su entendimiento y voluntad al que les anunció lo sobrenatural. Es en aquella noche que, delante del Pesebre, encontramos a los primeros cristianos adorando a Cristo, el Absoluto abnegado, desprovisto de las manifestaciones de gloria que le es debida. Los pastores, al ser capaces de adorarlo en el pesebre, no tendrían dificultad de hacerlo en el Calvario, tal como María lo hizo de modo tan sublime.

Nosotros también, en los días actuales, tenemos nuestro pesebre. El mismo Unigénito Hijo de Dios, reclinado sobre las pajas en el interior de la gruta en Belén, está presente debajo de las Especies Eucarísticas. ¿Será que igualmente nos movemos "apresuradamente" en busca del Salvador, como lo hicieron los pastores?

Por Mons. João Clá Dias, EP

Lumen Veritatis 16 - El Juicio final - parte 1


En Lumen Veritatis de esta semana, Mons. João S. Clá Dias comenta sobre el Juicio Final, el día en que todos resucitaremos y seremos juzgados ante el trono de Dios.

Para ver el video haz click aquí

Evangelio del día

2010-07-28 - Evangelio según San Mateo 13, 44-46

Publicado 2010/07/28
Autor : Sagrada Biblia


Entonces respondió el Señor: "Si vuelves, te haré volver a mí, estarás en mi presencia; si separas lo precioso de la escoria, serás mi boca.

Libro del profeta Jeremías 15, 10. 16-21

¡Ay de mí, madre mía, que me engendraste hombre de pleitos y contiendas para todo el país! Ni he prestado ni me han prestado, y todos me maldicen.
Cuando encontraba palabras tuyas, las devoraba; tus palabras eran mi gozo y la alegría de mi corazón, porque tu nombre fue pronunciado sobre mí, Señor, Dios de los ejércitos.
No me senté a disfrutar con los que se divertían; forzado por tu mano, me senté solitario, porque me llenaste de ira. ¿Por qué se ha vuelto crónica mi llaga, y mi herida enconada e incurable? Te me has vuelto arroyo engañoso, de aguas inconstantes.
Entonces respondió el Señor: "Si vuelves, te haré volver a mí, estarás en mi presencia; si separas lo precioso de la escoria, serás mi boca.
Que ellos se conviertan a ti, no te conviertas tú a ellos. Frente a este pueblo te pondré como muralla de bronce inexpugnable; lucharán contra ti y no te podrán, porque yo estoy contigo para librarte y salvarte -oráculo del Señor-. Te libraré de manos de los perversos, te rescataré del puño de los opresores."

Salmo 58

Líbrame de mi enemigo, Dios mío; protégeme de mis agresores; líbrame de los malhechores, sálvame de los hombres sanguinarios. Mira que me están acechando, y me acosan los poderosos: sin que yo haya pecado ni faltado, Señor, sin culpa mía, avanzan para acometerme. Estoy velando contigo, fuerza mía, porque tú, oh Dios, eres mi alcázar; que tu favor se adelante, oh Dios, y me haga ver la derrota del enemigo. Pero yo cantaré tu fuerza, por la mañana aclamaré tu misericordia; porque has sido mi alcázar y mi refugio en el peligro. Y tañeré en tu honor, fuerza mía, porque tú, oh Dios, eres mi alcázar.

Evangelio según San Mateo 13, 44-46

En aquel tiempo dijo Jesús a la gente: "El reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en el campo: el que lo encuentra, lo vuelve a esconder, y, lleno de alegría, va a vender todo lo que tiene y compra el campo. El reino de los cielos se parece también a un comerciante en perlas finas, que, al encontrar una de gran valor, se va a vender todo lo que tiene y la compra."

Frase del día

Son inmensos los beneficios que recibe el pueblo cristiano por el Rosario.

lunes, 26 de julio de 2010

Santa Ana y San Joaquín: abuelos de Jesús y ejemplo de un matrimonio santo

Santa Ana enseña a leer a la Virgen,en lienzo de Bartolomé Esteban MurilloPublicado 2010/07/26
Autor: Gaudium Press
Sección: Espiritualidad


Bogotá (Lunes, 26-07-2010, Gaudium Press) Joaquín y Ana -los dos pertenecientes a la tribu de Judá- llevaban 20 años de matrimonio, pero no habían podido tener un hijo. Joaquín, con gran dolor en su corazón -puesto que la esterilidad era considerada para los hebreos un castigo del cielo-, decide retirarse al desierto y con ayuno, oración y penitencia le pide a Dios la bendición de la paternidad. Ana, por su parte, intensifica sus oraciones implorándole al dueño de la vida que le conceda un hijo. Dios no demora en escuchar sus ruegos y, aunque los esposos ya eran unos ancianos, bendice el matrimonio con una especial y única descendencia: la inmaculada Virgen María.

Hoy, la Iglesia conmemora a los abuelos de Jesús, como se llaman cariñosamente Santa Ana y San Joaquín. Aunque poco se sabe de ellos, una tradición antigua, que viene del siglo II, atribuye los nombres de Joaquín y Ana como los padres de María.

Entre esas tradiciones, está la que proviene del protovangelio de Santiago, un texto apócrifo -es decir, extracanónico- que fue escrito aproximadamente en el año 150, en el que se hace referencia a la concepción milagrosa de María -la escogida desde la eternidad para ser la Madre del Hijo de Dios-, de su infancia, y en el que se menciona a Joaquín y Ana como sus padres.

Otros textos apócrifos, que hacen referencia a los padres de la Santa Madre de Dios, son el Evangelio apócrifo de Mateo y el Evangelio de la Natividad de María, el cual data aproximadamente del siglo IX.

Sobre la devoción a Santa Ana, se afirma que ésta fue introducida en la Iglesia oriental durante el siglo VI, la cual pasó a la occidental durante el siglo X. De San Joaquín se dice que fue venerado antiguamente por los griegos. La fiesta de los abuelos de Jesús antes era celebrada por separado, pero con la reforma del Calendario Litúrgico, realizada tras el Concilio Vaticano II, la celebración de los padres de María quedó establecida para el 26 de Julio, catalogándolos como los patronos de los abuelos.

Mensaje del Santo Padre con Ocasión del Día de los Abuelos

Cada 26 de julio, en conmemoración a San Joaquín y Santa Ana -como padres ancianos que fueron y como abuelos de Jesús-, varios países en el mundo celebran el Día de los Abuelos. Esta fiesta se vive de manera especial en España. Con ocasión de la celebración en el país europeo, Benedicto XVI envió un mensaje a la Asociación "Edad Dorada" organismo que atiende en España a ancianos en estado de abandono y que, desde hace 12 años, promueve en España la festividad del Día de los Abuelos.

En el mensaje, que fue dado por intermedio de Mons. Renzo Fratini, Nuncio Apostólico en España, el Santo Padre manifiesta su aprecio por la riqueza religiosa, espiritual, humana y social de los abuelos y los anima a "preservar en la fe, dando sentido con la luz de Cristo el Señor, a todos los momentos de sus vidas".

Asimismo, pidió a Dios que los "asista con su providencia y misericordia" e, impartiendo su bendición apostólica, imploró la protección de los santos abuelos Joaquín y Ana, así como la de su Hija "la gloriosa Virgen María".

Breve preparación para la comunión

Señor, ardientemente deseo que visitéis mi alma y que aquí permanezcáis a fin de que yo no me separe nunca más de Vos, más quede siempre conmigo vuestra divina gracia.

Acto de Fe

Señor mío Jesucristo, creo firmemente que estáis real y verdaderamente presente en el Santísimo Sacramento con vuestro Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad.

Acto de Adoración

Señor, yo te adoro en este Augusto Sacramento y os reconozco por mi creador, Redentor y mi soberano Señor mío, único y sumo bien.

Acto de Esperanza

Señor, espero que, dándote a mí en este Divino Sacramento, usarais conmigo tu misericordia y concediereis todas las gracias que son necesarias para mi salvación.

Acto de Humildad

Señor, yo no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para salvarme.

Acto de Caridad

Señor, vos sois infinitamente amable, sois mi Padre, mi Redentor y mi Dios: y por eso os amo con todo mi corazón sobre todas las cosas, y por amor a vos, amo a mi prójimo como a mí mismo, y de buena voluntad perdono a los que me han ofendido.

Acto de Contrición

Señor, detesto todos mis pecados, porque ellos me tornan indigno de recibirte en mi corazón, y propongo, con vuestra gracia, nunca más cometerlos, evitar las ocasiones de pecado y hacer penitencia.

Acto de Deseo

Señor, ardientemente deseo que visitéis mi alma y que aquí permanezcáis a fin de que yo no me separe nunca más de Vos, más quede siempre conmigo vuestra divina gracia. AMÉN.

Yo Pecador

Yo pecador, me confieso ante Dios todopoderoso, a la bienaventurada Virgen Maria, al bienaventurado San Miguel Arcángel, al bienaventurado San Juan Bautista, a los santos apóstoles San Pedro y San Pablo y a todos ustedes, que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión ( Se dan tres golpes en el pecho), Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por eso rezo a la bienaventurada siempre Virgen María, al bienaventurado San Miguel Arcángel, al bienaventurado San Juan Bautista, a los santos apóstoles San Pedro y San Pablo, y a todos ustedes que intercedan por mí ante Dios Nuestro Señor.

Reliquias de la Madre Teresa de Calcuta están en América del Norte


Publicado 2010/07/26
Autor : Gaudium Press

Las reliquias de la Beata Madre Teresa de Calcuta participan de una peregrinación por ciudades de Estados Unidos y Canadá como parte de las conmemoraciones mundiales por el centenario de la fundadora de las Misioneras de la Caridad

San Pablo (Lunes, 26-07-2010, Gaudium Press) Las reliquias de la Beata Madre Teresa de Calcuta participan de una serie de peregrinaciones por ciudades de Estados Unidos y Canadá. El material sacro se encuentra actualmente realizando un recorrido por parroquias de ciudades del medio oeste americano.

Esta peregrinación, por América del Norte, forma parte de una serie de celebraciones mundiales por el centenario de nacimiento de la hermana albanesa, fundadora de las Misioneras de la Caridad en Calcuta, India, y quien recibió el premio Nobel de la Paz. El aniversario de nacimiento de la Madre Teresa es el 26 de agosto.

Las reliquias, que ya pasaron por ciudades americanas de los estados de Massachusetts, Maryland, Illinois, Indiana y Minnesota, incluye un crucifijo y un rosario que eran de la religiosa, sandalias y un medallón con muestras del cabello y la sangre de la beata.

Evangelio del día

Libro del profeta Jeremías 13, 1-11

Así me dijo el Señor: "Vete y cómprate un cinturón de lino, y rodéate con él la cintura; pero que no toque el agua." Me compré el cinturón, según me lo mandó el Señor, y me lo ceñí.

Me volvió a hablar el Señor: "Toma el cinturón que has comprado y llevas ceñido, levántate y ve al río Éufrates, y escóndelo allí, entre las hendiduras de las piedras." Fui y lo escondí en el Éufrates, según me había mandado el Señor. Pasados muchos días, me dijo el Señor: Levántate, vete al río Éufrates y recoge el cinturón que te mandé esconder allí."

Fui al Éufrates, cavé, y recogí el cinturón del sitio donde lo había escondido: estaba estropeado, no servía para nada.

Entonces me vino la siguiente palabra del Señor: Así dice el Señor: De este modo consumiré la soberbia de Judá, la gran soberbia de Jerusalén. Este pueblo malvado que se niega a escuchar mis palabras, que se comporta con corazón obstinado y sigue a dioses extranjeros, para rendirles culto y adoración, será como ese cinturón, que ya no sirve para nada.

Como se adhiere el cinturón a la cintura del hombre, así me adherí la casa de Judá y la casa de Israel -oráculo del Señor-, para que ellas fueran mi pueblo, mi fama, mi alabanza, mi ornamento; pero no me escucharon."

Interleccional: Deuteronomio 32

Despreciaste a la Roca que te engendró, y olvidaste al Dios que te dio a luz. Lo vio el Señor, e irritado rechazó a sus hijos e hijas. Pensando: "Les esconderé mi rostro y veré en qué acaban, porque son una generación depravada, unos hijos desleales." "Ellos me han dado celos con un dios ilusorio, me han irritado con ídolos vacíos; pues yo les daré celos con un pueblo ilusorio, los irritaré con una nación fatua."

Evangelio según San Mateo 13, 31-35

En aquel tiempo, Jesús propuso esta otra parábola a la gente: "El Reino de los cielos se parece a un grano de mostaza que uno siembra en su huerta; aunque es la más pequeña de las semillas, cuando crece es más alta que las hortalizas; se hace un arbusto más alto que las hortalizas, y vienen los pájaros a anidar en sus ramas".

Les dijo otra parábola: "El Reino de los cielos se parece a la levadura; una mujer la amasa con tres medidas de harina, y basta para que todo fermente". Jesús expuso todo esto a la gente en parábolas, y sin parábolas no les exponía nada. Así se cumplió el oráculo del profeta: "Abriré mi boca diciendo parábolas; anunciaré lo secreto desde la fundación del mundo".

Frase del día

Despojaos del hombre viejo, renovad vuestra mente y revestíos del Hombre Nuevo.

Arzobispo dominicano afirma que "matrimonio" homosexual atenta contra la familia

Mons. Ramón Benito de la Rosa y CarpioPublicado 2010/07/26
Autor: Gaudium Press
Sección: América


Santiago de los Caballeros (Lunes, 26-07-2010, Gaudium Press) El Arzobispo de Santiago de los Caballeros, Mons. Ramón Benito de la Rosa y Carpio, reiteró que la ley que ha sido aprobada en algunos países que permite el "matrimonio" homosexual es un retroceso y una desviación que atenta contra la vida y la familia.

En declaraciones a la prensa de Santiago de los Caballeros, el también Presidente de la Comisión de Medios de Comunicación de la Conferencia del Episcopado Dominicano, al tratar del caso de la aprobación de esta ley en Argentina, manifestó su confianza en que otros países de América Latina no imiten lo que ocurrió en el Cono Sur, e insistió en que leyes de esa naturaleza constituyen una inversión de valores que atenta contra la familia y la humanidad.

Al hablar del caso particular de la República Dominicana, el Prelado consideró que no sería posible establecer esa ley en el país, ya que la mayoría de los ciudadanos dominicanos se opondría. Sin embargo, admitió que hay un sector de la población que está de acuerdo con la aprobación de ese tipo de ley.

Recientemente Argentina se convirtió en el primer país latinoamericano en aprobar la ley del "matrimonio" homosexual y el décimo a nivel mundial.


Gaudium Press / Orlando Jorge Villegas

orlandosjv@gmail.com

viernes, 23 de julio de 2010

Santa María Magdalena, fiel discípula de Jesús y primer testigo de su resurrección

María Magdalena lava los pies de Jesús

Publicado 2010/07/22
Autor: Gaudium Press
Sección: Espiritualidad


Bogotá (Jueves, 22-07-2010, Gaudium Press) "El primer día de la semana, María Magdalena fue al sepulcro muy temprano, cuando todavía estaba oscuro y vio quitada la piedra que tapaba la entrada. Entonces se fue corriendo a donde estaban Simon Pedro y el otro discípulo, aquel a quien Jesús quería mucho, y les dijo: ¡Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos donde lo han puesto! (...) María se quedó a fuera, junto al sepulcro, llorando. Y llorando como estaba se agachó para mirar dentro, y vio dos ángeles vestidos de blanco, sentados donde había estado el cuerpo de Jesús (...) Los ángeles le preguntaron: Mujer, ¿por qué lloras? Ella les dijo: Porque se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto": así, el evangelista San Juan narra el momento en el cual María Magdalena, la fiel discípula de Jesús -cuya fiesta se celebra hoy en la Iglesia- se convierte en la primer testigo de la resurrección del Salvador.

María, que quiere decir "preferida por Dios", era oriunda de Magdala -de ahí su apelativo de Magdalena- una población ubicada en la costa occidental del lago Tiberíades en Galilea. Ella, además de ser la primera en presenciar que Jesús estaba vivo, tuvo el honor de ser la encargada -por el mismo Jesucristo- de comunicar la Buena Nueva de su resurrección.

Así lo detalla San Juan en su Evangelio: "(...) Jesús le preguntó: Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas? Ella, pensando que era el que cuidaba el huerto, le dijo: Señor, si usted se lo ha llevado, dígame dónde lo ha puesto, para que yo vaya a buscarlo. Jesús entonces le dijo: ¡María! Ella se volvió y le dijo en hebreo: ¡Rabuni! -que quiere decir "Maestro"-. Jesús le dijo: Suéltame, porque todavía no he ido a reunirme con mi Padre. Pero ve y di a mis hermanos que voy a reunirme con el que es mi Padre y Padre de ustedes, mi Dios y Dios de ustedes. Entonces María Magdalena fue y contó a los discípulos que había visto al Señor, y también les contó lo que él le había dicho".

Otros momentos de María Magdalena en el Evangelio

No es mucha la información que, sobre María de Magdala, figura en el Evangelio, pero -además de ser testigo de la resurrección y de ser la encargada de anunciar que Jesús había resucitado-, su nombre aparece en otros momentos significativos.

Uno de ellos -que relata San Lucas-, hace referencia a una mujer a quien Jesús expulsó 7 demonios: "Los doce apóstoles le acompañaban, como también algunas mujeres que él había curado de espíritus malignos y enfermedades. Entre ellas iba María, la llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios".

Por otra parte, San Juan, San Mateo y San Marcos cuentan que la Santa estuvo presente, junto con otras mujeres, en la crucifixión de Jesús. Mateo lo narra de la siguiente manera: "También habían algunas mujeres mirando de lejos; entre ellas estaban María Magdalena, María la madre de Santiago el menor y de José, y Salomé".

Asimismo, suele identificarse a la Magdalena con otros personajes que se citan en el Nuevo Testamento. Tal es el caso del Evangelio de San Juan que hace referencia a una mujer, sorprendida cometiendo adulterio, que fue salvada por Jesús de la lapidación, o de la mujer -que cita Marcos- que unge con perfume de gran valor los pies de Jesús, así como María, la hermana de Marta y Lázaro, quien es mencionada en el Evangelio de Juan: "Había un hombre enfermo que se llamaba Lázaro, natural de Betania, el pueblo de María y de su hermana Marta. Esta María, que era hermana de Lázaro, fue la que derramó perfume sobre los pies del Señor y los secó con sus cabellos".

Pero, en la actualidad, no existe un documento oficial o sustentado en el Evangelio, que inique que la mención de la mujer pecadora, de la mujer que unge con perfume a Jesús y de María hermana de Lázaro y Marta, sea María Magdalena. Razón por la cual la Iglesia, fiel a lo que cita el Evangelio, habla de María Magdalena como una fiel seguidora de Cristo.

Gaudium Press / Sonia Trujillo

No puedo vivir sin Jesús, sin María y sin el rosario

Muchas bendiciones para ustedes y esta hermosa labor.

Quiero manifestarle que la Santísima Virgen, ha sido mi aliada desde que he nacido y para ello me ha regalado un sin número de bendiciones y gracias, en virtud a su gloriosa intercesión ante su amado hijo Jesucristo.

Estuve a punto de quedar ciego y mi madre Bondadosa a quien mis padres le tiene mucho cariño y devoción me encomendaron y los caminos se abrieron.

Hoy tengo visión, no soy nada extraordinario pero lo poco que tengo se lo encomiendo a nuestro Señor a través de María Santísima y son escuchadas mis plegarias, no sé qué podría hacer sin Eucaristía, sin Rosario, creo que me sentiría muy solo y sin ningún respaldo en este mundo; lo único que a ustedes les pido es que me sigan encomendando en su Eucaristía y en sus rosarios diarios, no sólo por mi sino por mi hogar que está compuesto por mi hijo de 3 añitos y mi esposa con quien cumplí 10 años de matrimonio y de los cuales les participo, este pasado 19 de diciembre renovamos nuestros votos matrimoniales ante el señor.

Muchas bendiciones para ustedes y esta hermosa labor.

Cuenten siempre con mis oraciones, su hermano de la mano de María y Jesús,

Vinicio Pizarro
Cartagena - Colombia

En libro infantil, el Papa presentará los apóstoles a los niños


Publicado 2010/07/21
Autor : Gaudium Press


“Gli amici di Gesù” (“Los amigos de Jesús”) reúne trechos de las catequesis que el Papa dedicó en sus audiencias generales de los miércoles a los apóstoles y a San Pablo. El libro cuenta con ilustraciones y diseños para atraer la atención de los jóvenes


Ciudad del Vaticano (Miércoles, 21-07-2010, Gaudium Press) Siguiendo la propuesta de Jesús - "¡Venid a mí los niños pequeños! - el próximo libro a ser lanzado por el Papa Benedicto XVI será una obra sobre los apóstoles y San Pablo. Dirigida al público infantil.

Según la edición de ayer del Osservatore Romano, "Gli amici di Gesù" ("Los amigos de Jesús") será un compendio de pasajes de las catequesis del Papa de las audiencias generales de los miércoles en las cuales el Pontífice abordó los discípulos de Jesús.

El diario vaticano publicó inclusive la introducción de la obra, firmada por el presidente de la Fraternidad Comunión y Liberación, el sacerdote español Mons. Julián Carrión, titulada "Un encuentro que cambia la vida. Vengan a ver":
"Era una vez... un pequeño grupo de hombres que un día, hace dos mil años, encontró a un joven que caminaba por las calles de Galilea. Cada uno tenía su trabajo y su familia, pero en un instante sus vidas cambiaron (...)".

Según la introducción escrita por el sacerdote, "el Papa nos agarra de la mano y nos acompaña para descubrir quiénes eran los primeros compañeros de Cristo, cómo ellos lo encontraron y cómo fueron conquistados por Él hasta decidir no abandonarlo nunca más".

El libro tendrá 48 páginas y será "enriquecido" con ilustraciones del artista italiano Franco Vignazia. Aún no hay previsión para el lanzamiento de la obra.

Santo del día

Santa Brígida

Publicado 2010/07/23
Autor : Catholic.net


Fundadora, 23 de julio de 1373

Etimológicamente significa “fuerte y brillante”. Viene de la lengua celta.

Esta chica, hija de una familia rica de Suecia, nació en Upsala en 1303. Ya desde niña le encantaba escuchar de labios de su madre la vida de los santos.

En estas circunstancias le fue fácil llegar a tener revelaciones de la Virgen y llevar una vida conforme al Evangelio. Pero lo que realmente le cautivó del Evangelio y de su predicación fue la narración de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús.

Cuando alcanzó la edad joven, contrajo matrimonio con Ulf. Ambos vivieron felices durante 28 años y con sus ocho hijos. Tienen el honor de que una de sus hijas, Catalina, fuera más tarde santa.

Sin embargo, uno de sus hijos le hizo sufrir mucho a causa de la vida que llevaba.

Era consciente de que su trabajo en el palacio real no le satisfacía demasiado.

Veía que se gastaba demasiado dinero a costa de los impuestos a todo el mundo y sobre todo la precariedad de los pobres en pagarlo.

Tenía la delicadeza y la valentía necesarias como para llamarle la atención al mismo rey y reina. Por esta razón, al no verse feliz en su trabajo, marchó a Santiago de Compostela con su marido.

Ulf se puso enfermo pero se curó milagrosamente de sus males. Cuando vio que su vida podía ser más santa, entró en un convento. Brígida, a su vez, oyó una voz del cielo que le decía:" Yo en la vida sufrí pobreza, y tú tienes demasiados lujos y comodidades".

Estas palabras le hicieron recapacitar. Al poco tiempo y, de vuelta a Suecia, vendió sus vestidos elegantes para vivir como una verdadera pobre.

Contenta por haber ido a Santiago, emprendió otra peregrinación con su hija Catalina a Roma. Se quedó mucho tiempo ayudando a los pobres y enfermos.

Pero Dios la llamaba a su tierra natal para que fundara la Comunidad de san Salvador, convento que llegó a contar con 60 religiosas.

Y, al volver de la tercera peregrinación a Jerusalén, murió el 23 de julio de 1373.

Evangelio del día

2010-07-23 - Evangelio según San Mateo 13, 18-23

Publicado 2010/07/23
Autor : Sagrada Biblia

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: Vosotros oíd lo que significa la parábola del sembrador...


Libro del profeta Jeremías 3, 14-17

Volved, hijos apóstatas -oráculo del Señor-, que yo soy vuestro dueño; cogeré a uno de cada ciudad, a dos de cada tribu, y os traeré a Sión; os daré pastores a mi gusto que os apacienten con saber y acierto; entonces, cuando crezcáis y os multipliquéis en el país -oráculo del Señor-, ya no se nombrará el arca de la alianza del Señor, no se recordará ni mencionará, no se echará de menos ni se hará otra. En aquel tiempo, llamarán a Jerusalén "Trono del Señor", acudirán a ella todos los paganos, porque Jerusalén llevará el nombre del Señor, y ya no seguirán la maldad de su corazón obstinado.

Interleccional: Jeremías 31

Escuchad, pueblos, la palabra del Señor, anunciadla en las islas remotas: "El que dispersó a Israel lo reunirá, lo guardará como un pastor a su rebaño." "Porque el Señor redimió a Jacob, lo rescató de una mano más fuerte." Vendrán con aclamaciones a la altura de Sión, afluirán hacia los bienes del Señor. Entonces se alegrará la doncella en la danza, gozarán los jóvenes y los viejos; convertiré su tristeza en gozo, los alegraré y aliviaré sus penas.

Evangelio según San Mateo 13, 18-23

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: Vosotros oíd lo que significa la parábola del sembrador: Si uno escucha la palabra del reino sin entenderla, viene el Maligno y roba lo sembrado en su corazón. Esto significa lo sembrado al borde del camino.

Lo sembrado en terreno pedregoso significa el que la escucha y la acepta en seguida con alegría; pero no tiene raíces, es inconstante, y, en cuanto viene una dificultad o persecución por la palabra, sucumbe.

Lo sembrado entre zarzas significa el que escucha la palabra; pero los afanes de la vida y la seducción de las riquezas la ahogan y se queda estéril. Lo sembrado en tierra buena significa el que escucha la palabra y la entiende; ése dará fruto y producirá ciento o sesenta o treinta por uno."

miércoles, 21 de julio de 2010

Oración de agradecimiento a María

Autor : P. Joseph Tissot

Yo también soy vuestro enfermo, salvadme: “ Sálvame, porque yo te pertenezco” (Sal 119, 94).

Madre bondadosísima de Aquel que ha dicho: “No son los que están sanos los que tienen necesidad de médico” , y en otra ocasión: “Perdonad setenta veces siete” , ¿cuándo podrán nuestras caídas agotar vuestro poder y la ternura de vuestras solicitudes y cuidados?

Vais a buscar al pecador que todos han rechazado, lo abrazáis, lo reanimáis y le dais calor, y no descansáis hasta que lo habéis curado.

Yo también soy vuestro enfermo, salvadme: “ Sálvame, porque yo te pertenezco” (Sal 119, 94). Este será mi grito de esperanza todos los días que dure mi destierro. Mientras más me acuerde de mis caídas pasadas, más me acordaré de Vos, que habéis tenido el poder y la bondad de levantarme de ellas; y mayor será mi seguridad de que no me abandonaréis mientras dure mi convalecencia.

Y al fin en el Cielo, ocupando tímidamente mi sitio, entre el número de quienes os deben su salvación porque en medio de sus miserias pusieron en Vos todas sus esperanzas, seré vuestra gloria, como un enfermo es la gloria del médico que lo ha salvado de las puertas de la muerte, no una vez, sino muchísimas.

Entonces —y éste será el mejor fruto que haya producido la gracia—, mis faltas mismas serán el pedestal de vuestra glorificación y, al mismo tiempo, el trono de las divinas misericordias que quiero cantar eternamente: Misericordias Domini in aeternum cantabo (Sal 89, 2).

¡Cantaré eternamente el amor del Señor!

La Belleza y la Puesta del Sol

Redacción (Viernes, 16-07-2010, Gaudium Press) Imaginemos un hombre que al final del día contempla el sol esparciendo sus rayos de luz. Lentamente los reflejos del astro rey van desapareciendo en el horizonte, creando en el cielo una feria de colores. Y él, delante de tamaña maravilla, movido por un impulso de admiración exclama: "¡Oh! ¡Cómo es bella la puesta del sol!".

Entretanto, este mismo hombre que tan espontáneamente exaltó la belleza del sol, si preguntásemos a él lo que es la belleza, bien podríamos oír la siguiente respuesta: "Yo no sé decir, solo sé que es bello, haga esta pregunta a los
poetas".

Para leer el artículo completo haz click aquí

Cosas que no se Recuperan

Escrito por Julio Del Valle

Una muchacha estaba aguardando su vuelo en una sala de espera de un gran aeropuerto. Como debía esperar por muchas horas, decidió comprar un libro para matar el tiempo. También compró un paquete de galletas.
Se sentó en una poltrona en la sala VIP del aeropuerto para poder descansar y leer en paz. Al lado de la poltrona donde estaba la bolsa de galletas, se sentó un hombre que abrió una revista y comenzó a leer. Cuando ella tomó la primera galleta, el hombre también tomó una. .

Ella se sintió indignada, pero no dijo nada. Apenas pensó: "Pero, que descarado". "Si yo estuviese más dispuesta le daría un golpe en el ojo para que nunca más se le olvide." Cada vez que ella tomaba una galleta, el hombre también tomaba una. Aquello la dejaba tan indignada que no conseguía reaccionar. Cuando quedaba apenas una galleta, pensó: "ah... ¿qué será lo que este abusador va a hacer ahora?"

Entonces el hombre dividió la última galleta por la mitad, dejando la otra mitad para ella. ¡Ah! ¡Aquello era demasiado! ¡Se puso a bufar de la rabia!

Entonces cerró su libro y sus cosas y se dirigió al sitio de embarque.

Cuando se sentó, confortablemente, en una poltrona, ya en el interior del avión, miró dentro de la bolsa y para su sorpresa su paquete de galletas estaba allí... ¡todavía intacto, cerradito! Sintió tanta vergüenza.

Sólo entonces percibió lo equivocada que estaba ¡Había olvidado que sus galletas estaban guardadas dentro de su bolsa!

El hombre había compartido sus galletas sin sentirse indignado, nervioso, consternado o alterado, mientras que ella quedó muy trastornada, pensando que estaba compartiendo las de ella con él. Y ya no había más tiempo para explicar... ni para pedir disculpas. ¿Cuántas veces, en nuestras vidas, estamos comiendo las galletas de los demás y no estamos conscientes de ello?

¡Antes de llegar a una conclusión, observa mejor! Tal vez las cosas no sean exactamente como piensas!

No pienses lo que no sabes acerca de las personas.

"Existen" cuatro cosas en la vida que no se recuperan jamás:
- Una piedra después de haber sido lanzada.
- Una palabra, después de haber sido proferida.
- Una oportunidad, después de haberse perdido.
- El tiempo, después de haber pasado.

"La Palabra de Dios da sentido a nuestro actuar cotidiano": Benedicto XVI en Castelgandolfo

Publicado 2010/07/20
Autor : Gaudium Press


En su discurso antes de la recitación de la oración mariana del domingo pasado, Benedicto XVI habló sobre el pasaje del Evangelio de la visita de Jesús a la casa de Marta y María, estableciendo una relación, con nuestra realidad, entre trabajo y descanso

Castel Gandolfo (Martes, 20-07-2010, Gaudium Press) "Sin un significado profundo, todo nuestro actuar se reduce a un activismo estéril y desordenado", afirmó el Santo Padre este domingo, hablando sobre la importancia de la justa relación entre trabajar y descansar, así como una ocasión para meditar sobre la Biblia. Benedicto XVI evocaba el Evangelio del día, episodio de la visita de Jesús a la casa de Marta y María, cuando Marta reclama con Jesús el hecho de María no ayudarla en los quehaceres domésticos.

El Papa se encontró con los fieles para la tradicional oración del Ángelus al mediodía, desde el balcón en el patio interno del Palacio Apostólico de Castel Gandolfo, donde se encuentra en período de vacaciones por tres semanas en este mes de julio. El Ángelus es el único compromiso público del Pontífice que no fue suspendido.

Según el Papa, el mensaje del Evangelio del día es que el período de vacaciones es "un momento favorable para dar lugar a aquello que efectivamente es más importante en la vida, o sea, la escucha de la Palabra del Señor". Benedicto XVI subrayó que esta narración es significativa en el período de vacaciones porque evoca el hecho de que la persona debe trabajar, empeñarse en las ocupaciones domésticas y profesionales, pero necesita antes que nada de Dios, "que es luz interior de Amor y Verdad". Es amor que da el sentido y la alegría a la propia vida.

El Papa alentó a los presentes, así, a "escoger juntos la mejor parte", la Palabra de Dios, "que es y será siempre nuestro mayor bien".

Los encuentros para la recitación del Ángelus en Castel Gandolfo tienen un clima más estivo y relajado. El patio interno de la residencia de verano del Papa es mucho menor que la Plaza San Pedro. De esta manera, el Papa puede ser visto más de cerca por los fieles. Hoy las personas lo saludaron como la semana pasada, con un gran aplauso. Se torna casi una competencia entre ciertas naciones, como los españoles, italianos, polacos. Los latinoamericanos son siempre los más animados.

Benedicto XVI pasa sus vacaciones tranquilamente, descansa bastante y está bien, según aseguró Padre Lombardi, portavoz vaticano, que siempre acompaña al Pontífice en sus vacaciones.

Gaudium Press / Anna Artymiak

Santo del día


San Lorenzo de Brindisi


Publicado 2010/07/21
Autor : Catholic.net


Doctor de la Iglesia, Julio 21

Martirologio Romano: San Lorenzo de Brindisi, presbítero y doctor de la Iglesia, de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos, predicador incansable por varias naciones de Europa, que de caracter sencillo y humilde, cumplió fielmente todas las misiones que se le encomendaron, como la defensa de la Iglesia ante los turcos que intentaban dominar Europa, la reconciliación de príncipes enfrentados y el gobierno de su Orden religiosa. Murió en Lisboa, en Portugal, el veintidós de julio de 1619.

Etimolgía: Lorenzo = laurel, de la lengua latina.

Cesar de Rossi nació en Brindis, ciudad del reino de Nápoles, en 1559. Pertenecía a una familia veneciana de cierto renombre. A los seis años ya asombraba a todos por la facilidad de aprender de memoria páginas enteras, que declamaba en público.

Primero se educó en el convento de los franciscanos de su ciudad natal y, después, bajo la dirección de un tío suyo en el colegio de San Marcos de Venecia. Hizo rápidos progresos, tanto desde el punto de vista intelectual como espiritual y a los dieciséis años ingresó en el convento de los capuchinos de Verona. Cuando pidió ser admitido, el superior le advirtió que le iba a ser muy difícil soportar aquella vida tan dura y tan austera. El joven le preguntó: "Padre, ¿en mi celda habrá un crucifijo?." "Sí, lo habrá", respondió el superior. "Pues eso me basta. Al mirar a Cristo Crucificado tendré fuerzas para sufrir por amor a El, cualquier padecimiento". Con el hábito religioso recibió el nombre de Lorenzo.

Durante sus estudios de filosofía y teología en la Universidad de Padua, se distinguió por su extraordinario dominio de lenguas: aprendió el griego, el hebreo, el alemán, el bohemio, el francés, el español y llegó a conocer muy a fondo el texto de la Biblia.

Por su gran don de prédica, siendo diácono, le fue encomendado el predicar los 40 días de Cuaresma en la Catedral de Venecia por dos años consecutivos. La gente vibraba de emoción al oír sus sermones, y muchas eran las conversiones.

Después de su ordenación sacerdotal, predicó con gran fruto en Padua, Verona, Vicenza y otras ciudades del norte de Italia. En 1596, pasó a Roma a ejercer el cargo de definidor de su orden, y el Papa Clemente VIII le pidió que trabajase especialmente por la conversión de los judíos. Tuvo en ello gran éxito, ya que a su erudición y santidad de vida unía un profundo conocimiento del hebreo.

Un sacerdote le preguntó: "Frai Lorenzo, ¿a qué se debe su facilidad para predicar? ¿A su formidable memoria?" Y él respondió: "En buena parte se debe a mi buena memoria. En otra buena parte a que dedico muchas horas a prepararme. Pero la causa principal es que encomiendo mucho a Dios mis predicaciones, y cuando empiezo a predicar se me olvida todo el plan que tenía y empiezo a hablar como si estuviera leyendo en un libro misterioso venido del cielo".

Dormía sobre tablas. Se levantaba por la noche a rezar salmos. Ayunaba con frecuencia comiendo casi siempre pan y verduras. Huía de recibir honores, y se esforzaba por mantenerse siempre alegre y de buen humor con todos.

Cuando Lorenzo era vicario general, el emperador Rodolfo II le envió en misión diplomática a conseguir la ayuda de los príncipes alemanes contra los turcos, cuya amenaza se cernía sobre toda Hungría. El santo tuvo éxito en su misión y fue nombrado capellán general del ejército que se había formado gracias a sus esfuerzos. En algunas ocasiones, San Lorenzo fue prácticamente general en jefe del ejército; por ejemplo, antes de la batalla de Szekes-Fehervar, en 1601, los generales le consultaron, el santo les aconsejó que atacasen, arengó personalmente a las tropas y partió al frente de las fuerzas de ataque, sin más armas que un crucifijo. La aplastante derrota que sufrieron los turcos fue atribuida por todos a San Lorenzo. Se cuenta que, al volver de la campaña, se detuvo en el convento de Gorizia, donde el Señor se le apareció en el coro y le dio la comunión por su propia mano.

Los príncipes y gobernantes, por muy irreligiosos que sean, suelen apreciar los servicios de los hombres verdaderamente santos. Los principales señores de Nápoles acudían a San Lorenzo para presentarle sus quejas por la tiranía del virrey español, duque de Osuna y le pedían que fuese a la corte del rey Felipe para evitar que el pueblo se levantase en armas. El santo no era aún muy viejo, pero estaba enfermo y achacoso. Cuando llegó a Madrid, supo que el rey no estaba en la ciudad, sino en Lisboa. Así pues, prosiguió su camino a Portugal, en pleno calor del estío. Usó de toda su elocuencia y su poder de persuasión y logró que el monarca prometiese relevar del cargo de virrey al duque de Osuna.

San Lorenzo regresó entonces a su convento y ahí falleció el día de su cumpleaños, 22 de julio de 1619. Cumplía 60 años. Fue sepultado en el cementerio de las Clarisas Pobres de Villafranca.

Lo canonizó León XIII en 1881. Juan XXIII lo declaró Doctor de la Iglesia en 1959, con el título de Doctor Evangélico, por lo elevado de su inspiración evangélica.

Evangelio del día

2010-07-21 - Evangelio según San Mateo 13, 1-9

Publicado 2010/07/21
Autor : Sagrada Biblia


Aquel día, salió Jesús de casa y se sentó junto al lago. Y acudió a él tanta gente que tuvo que subirse a una barca; se sentó, y la gente se quedó de pie en la orilla.

Libro del profeta Jeremías 1, 1. 4-10

Palabras de Jeremías, hijo de Helcías, de los sacerdotes residentes en Anatot, territorio de Benjamín. Recibí esta palabra del Señor: "Antes de formarte en el vientre, te escogí; antes de que salieras del seno materno, te consagré: te nombré profeta de los gentiles."

Yo repuse: "¡Ay, Señor mío! Mira que no sé hablar, que soy un muchacho." El Señor me contestó: "No digas: "Soy un muchacho", que adonde yo te envíe, irás, y lo que yo te mande, lo dirás. No les tengas miedo, que yo estoy contigo para librarte." Oráculo del Señor.

El Señor extendió la mano y me tocó la boca; y me dijo: "Mira: yo pongo mis palabras en tu boca, hoy te establezco sobre pueblos y reyes, para arrancar y arrasar, para destruir y demoler, para edificar y plantar."

Salmo 70

A ti, Señor, me acojo: no quede yo derrotado para siempre; tú que eres justo, líbrame y ponme a salvo, inclina a mí tu oído, y sálvame. Sé tú mi roca de refugio, el alcázar donde me salve, porque mi peña y mi alcázar eres tú. Dios mío, líbrame de la mano perversa. Porque tú, Dios mío, fuiste mi esperanza y mi confianza, Señor, desde mi juventud. En el vientre materno ya me apoyaba en ti, en el seno tú me sostenías. Mi boca contará tu auxilio, y todo el día tu salvación. Dios mío, me instruiste desde mi juventud, y hasta hoy relato tus maravillas.

Evangelio según San Mateo 13, 1-9

Aquel día, salió Jesús de casa y se sentó junto al lago. Y acudió a él tanta gente que tuvo que subirse a una barca; se sentó, y la gente se quedó de pie en la orilla. Les habló mucho rato en parábolas:

Salió el sembrador a sembrar. Al sembrar, un poco cayó al borde del camino; vinieron los pájaros y se lo comieron. Otro poco cayó en terreno pedregoso, donde apenas tenía tierra, y, como la tierra no era profunda, brotó de seguida; pero, en cuanto salió el sol, se abrasó y por falta de raíz se secó. Otro poco cayó entre zarzas, que crecieron y lo ahogaron.

El resto cayó en tierra buena y dio grano: unos, ciento; otros, sesenta; otros, treinta. El que tenga oídos que oiga."