sábado, 14 de octubre de 2017

Un carisma que se extiende a las respectivas familias

por P. Antonio Guerra de Oliveira Júnior, EP

Cuando reina en la familia el verdadero amor a Dios, la alegría de ver a un hijo llamado a la vida religiosa habla más alto que las dificultades terrenas. Y todos se benefician de las mismas gracias, espiritualidad y carisma.

El estado religioso constituye, de acuerdo con Santo Tomás de Aquino, un verdadero y propio “estado de perfección”, que lleva a quien a él es llamado a consagrarse totalmente al Creador y, por así decirlo, a ofrecerse “como holocausto a Dios”.1

La vocación para la vida religiosa es, por tanto, “una gracia excepcional que supone siempre, por parte de Dios, un gran misterio de predilección hacia una determinada alma”.2 Los institutos de perfección en los que ella se desenvuelve son objeto de constante solicitud por parte de la Iglesia, que los aprueba, bendice y organiza, reconociéndolos públicamente como escuelas de santidad. Según el P. Royo Marín, “la poca estima de los mismos —aunque no llegue al desprecio formal— es señal inequívoca de mal espíritu, de egoísmo sectario y de una desorientación completa en torno a los caminos de Dios”.3

No obstante, basta recorrer rápidamente las páginas de la hagiografía católica para encontrarse con numerosos casos de almas llamadas al estado religioso que fueron incomprendidas en su entrega a la vocación, incluso hasta por sus más íntimos: los familiares.

Vivir de la savia de un mismo carisma
A guisa de ejemplo, mencionemos a San Luis Gonzaga. Cuando le comunicó a su padre, el marqués de Castiglione, su decisión de entrar en la Compañía de Jesús, recibió como respuesta una explosión de cólera e indignación. El propio Santo Tomás de Aquino, al entrar en la Orden de Predicadores, fue secuestrado por su madre y sus hermanos, que le exigían que cambiara de instituto religioso, y pasó un tiempo prisionero en la torre del castillo de la familia.

Podemos recordar también a Santa Clara de Asís, que huyó de casa la noche del Domingo de Ramos para recibir el hábito de manos de San Francisco en Santa María de la Porciúncula, pues sus parientes más cercanos nunca aceptarían dejarla vivir según el carisma franciscano al que se sentía llamada.

Si en la familia, no obstante, hay auténtico amor de Dios, la alegría de ver a un hijo llamado a una tan elevada vocación habla más alto de lo que cualquier dificultad terrena. E incluso los familiares del religioso acaban beneficiándose, de acuerdo con su propio estado, de las gracias, carisma y espiritualidad del respectivo instituto religioso.

Es lo que a menudo se verifica en el cuadro de los Heraldos del Evangelio: hijos, padres, y a veces familias enteras, pasan a vivir de la savia del mismo carisma suscitado por el Espíritu Santo. Hemos recibido y guardado con mucho aprecio incontables testimonios que demuestran este hecho, algunos de los cuales ofrecemos a nuestros lectores en la presente edición.

“Los Heraldos transformaron completamente nuestras vidas”
Confirmando esta realidad, Marcelo Liberto de Vasconcelos Arruda y Mónica Harumi Furutani Arruda, un joven matrimonio de São Paulo, narran cómo empezaron a pertenecer a la gran familia de los Heraldos del Evangelio: “Siempre hemos sido católicos, cumplidores del precepto dominical en familia, sin embargo, no frecuentábamos o participábamos en ninguna parroquia o comunidad específica. La verdad es que cada domingo íbamos a una iglesia diferente, con la esperanza de encontrarnos en nuestra religión, pues sentíamos que nos faltaba sustancia de la doctrina católica, algo que nos completara y confirmara definitivamente nuestra fe, pero no sabíamos a ciencia cierta lo que era. Fuimos a conocer la basílica de los Heraldos en la Serra da Cantareira. Nunca habíamos visto una iglesia con tanta belleza, con tanto ceremonial. A partir de entonces comenzamos a frecuentar la basílica y nunca más procuramos otra Misa, porque era aquello lo que tanto buscábamos.

Nuestra hija se encantó muchísimo con las hermanas y siempre nos pedía que quería participar en el Proyecto Futuro y Vida, de los Heraldos. Poco tiempo después empezó a participar en el proyecto, y no sólo ella, sino que nosotros también iniciamos el curso de consagración a la Virgen, por el método de San Luis María Grignion de Montfort. Hoy podemos decir que los Heraldos del Evangelio transformaron completamente nuestras vidas. Tenemos siempre cursos de formación, aprendemos el verdadero significado de amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo por amor a Dios. Sentimos en el fondo de nuestras almas la verdadera paz y felicidad que solamente puede ser alcanzada cuando nos entregamos totalmente en las manos de nuestra Madre Santísima. Tenemos la alegría de tener a nuestra única hija en la Orden II,4 y ver la belleza de su formación espiritual y su progreso cada día. Ya no podemos imaginarnos lejos de esa convivencia con nuestra familia de almas”.

La convivencia con ellos nos lleva a servir mejor a Dios
Cuando se trata de manifestar un creciente amor a las cosas de Dios, muchas veces es difícil expresar lo que se lleva en el corazón, como dice Analuiza Santos Lobo Leite de Almeida, de Campos dos Goytacazes (Río de Janeiro): “Faltan palabras para expresar todo lo que esta obra representa para el mundo y para mi familia especialmente. Fue aprobada por la Santa Sede, por Su Santidad el Papa San Juan Pablo II, el 22 de febrero de 2001, y desde entonces ¡cuántas cosas han hecho los Heraldos! Construyeron dos basílicas menores y colegios internacionales; promovieron la consagración a la Virgen, según el método de San Luis María Grignion de Montfort; sus sacerdotes son incansables, y mi familia es testigo de ello, en las actividades espirituales, a veces atendiendo hasta de madrugada; hacen visitas con la imagen peregrina de Fátima en misiones marianas a hogares, cárceles, asilos, hospitales, orfanatos; tienen el Fondo Misericordia que ayuda a instituciones de caridad, etc. En el corto espacio de algunas líneas es imposible relatar tantas actividades...

Estos Heraldos son verdaderos santos de Dios. Viven lo que predican. Mi familia tiene mucha amistad con ellos: tengo dos hijos que estudian en el colegio internacional de esta institución y el pequeño aún no tiene edad, pero frecuenta el programa de fin de semana. Siento en el fondo del alma el deseo de servir mejor a Dios y a la Virgen, y eso se debe mucho a la convivencia con los Heraldos”.

“La familia entera ahora es Heraldos del Evangelio”
Para los Heraldos del Evangelio es muy importante la integración familiar en sus actividades con los jóvenes. Padre e hijos crecen juntos en la fe y se vuelven más fervorosos. Es lo que afirma José Jackson Pereira de Araújo, de Recife (Pernambuco): “La convivencia con los Heraldos del Evangelio y el aprendizaje de la doctrina de la Iglesia cambiaron absolutamente el modo de ser de toda la familia. Con todos consagrados a la Virgen, encaminamos nuestras vidas para vivir en mayor medida conforme los preceptos dejados por nuestro Señor Jesucristo. Los cambios provocaron efectos impresionantes.

En diciembre de 2014, una de mis hijas ingresó en la rama femenina de los Heraldos, inmediatamente después de concluir el curso de Derecho, manifestando así la fuerte vocación para la vida religiosa que revelaba desde niña. En abril de 2015, la hija más pequeña tomó el mismo camino al comprender que la vida religiosa era una vía más segura para la salvación. En mayo de 2015, yo, mi esposa y nuestra hija mayor recibimos la túnica de cooperador, pasando a integrar la llamada ‘Orden III’, los ‘terciarios’. La familia entera ahora es Heraldos del Evangelio”.

Lo que une es el amor a Dios y la devoción mariana
Incluso las actividades culturales son compartidas entre padres e hijos, en un trato lleno de bienquerencia y respeto, como lo atestigua Valter de Moraes Moura, de Brusque (Santa Catarina): “Mi familia y yo somos muy agraciados con la influencia benéfica de esta institución. Por ejemplo, en la música: mi hijo mayor, de 13 años, empezó a gustarle la música y actualmente toca la trompeta, porque oyó la sugerencia de un heraldo sobre cómo los instrumentos de viento auxilian en el tratamiento de enfermedades relacionadas con el tracto respiratorio. En razón de esto, mi hijo, que tenía un cuadro de bronquitis, empezó a asistir a clase de trompeta y mejoró considerablemente de las crisis que lo afectaban, y pasó a gustar del instrumento y de la música. Con esta iniciativa, toda la familia se interesó por el mundo de la música, especialmente por la clásica. Por la práctica del hermano mayor, mi hijo pequeño también decidió aprender a tocar un instrumento y actualmente va a clases de violín, influenciado en gran parte por la convivencia con los Heraldos del Evangelio. Con esas pequeñas actitudes las notas escolares mejoraron y el raciocinio de los niños quedó más aguzado.

También somos beneficiados en la cultura, en la admiración por lo bello, en la participación en cursos, congresos y retiros espirituales, en la frecuencia de los sacramentos, en la formación de los jóvenes y en la convivencia con otras familias. Lo que une a las familias vinculadas a los Heraldos del Evangelio es el amor a Dios y la devoción mariana, y esa convivencia hace un bien astronómico a nuestras almas. El modo respetuoso y cortés con que los Heraldos se relacionan influencia sobremanera en el trato de los hijos con sus padres y viceversa. Se aprende y se aprende, en un ambiente cristiano, en que es posible desarrollar una buena conversación y sanas bromas, sin violar los mandamientos divinos, es decir, sin ofender a nuestro Señor Jesucristo”.

“Antes de conocer a los Heraldos nuestra vida era banal”
Los valores religiosos en nuestro mundo relativista y secularizado están relegados a un segundo plano en la vida familiar, incluso en aquellos que se dicen católicos, como lo reconoce Deise Adriani Willimann, de Joinville (Santa Catarina): “Antes de conocer a los Heraldos nuestra vida era banal, todo era fiesta con los amigos, diversión, todo ilusión. Ni siquiera íbamos a Misa, ni rezábamos. Sólo fuimos cuando nos casamos y bautizamos a nuestros hijos”.

Por eso los Heraldos del Evangelio se esmeran en dar una buena formación catequética y espiritual en su gran familia. Es lo que asevera también la misma señora catarinense: “Yo era una persona ignorante, porque no tenía el conocimiento que los Heraldos nos mostraron después que tuvimos la gracia de conocerlos, cuando nuestro hijo fue elegido en un sorteo del Proyecto Futuro y Vida. Entonces vimos el trabajo maravilloso que hacen con esos niños, muchos de los cuales no tienen estructura ninguna en casa. Mi marido se quedó encantado con la dedicación que tienen con nuestros hijos. Nuestra hija también empezó a frecuentar la Orden II y fue cuando sentí que nuestra vida iba a cambiar mucho, para mejor.

De hecho, nuestra vida ha cambiado por completo. Mi matrimonio se transformó, pues antes ni siquiera charlábamos, y hoy no hacemos nada sin conversar antes, hasta rezamos juntos, incluso el Rosario. Los Heraldos del Evangelio nos mostraron cuál era el verdadero amor por la Eucaristía, por la Misa. Fueron ellos los que nos mostraron realmente lo que es ser cristiano por entero”.

Una palabra que resume el testimonio: ¡gratitud!

Ser instrumento de acción de la gracia, he aquí la gran alegría para un heraldo del Evangelio. Así nos considera el matrimonio fluminense Patricia Werneck de Araújo Braga y Jounimax de Matos Braga, de Nova Friburgo (Río de Janeiro): “Hace seis años estaba mi esposo de rodillas en nuestra habitación, pidiendo la intervención divina por una situación bastante difícil que estábamos viviendo, por estar uno de nuestros hijos siendo víctima de un problema delicado en la escuela. Los Heraldos habían hecho una presentación del Proyecto Futuro y Vida en el colegio y mi hijo fue elegido en un sorteo. Como lo habíamos recién sacado de aquella escuela, la directora pidió que los Heraldos nos buscaran. Ellos nos visitaron y mi esposo fue invitado a acompañar a nuestro hijo a la sede de los Heraldos en Nova Friburgo. Para nosotros fue una respuesta, un auxilio inmediato, porque el Señor oyó nuestro clamor.

Vimos a nuestro hijo integrarse, rezar y hacernos rezar en familia, hábito que hasta entonces no cultivábamos. Pasamos a frecuentar la casa de los Heraldos en familia los fines de semana, tuvimos, y tenemos hasta hoy, catequesis, clases de canto... ¡Caramba! ¡Cuánto aprendizaje! A través de las enseñanzas allí adquiridas, empezamos a tener un amor, un respeto para con nuestro Papa, para con nuestro obispo diocesano, nuestro párroco y todo el clero. Fuimos animados a servir en nuestra comunidad, poniendo en práctica todas las enseñanzas que en los Heraldos aprendemos. Descubrimos el valor de la Adoración Eucarística, la devoción mariana, la frecuencia de los sacramentos, en fin, la esencia del verdadero catolicismo. La palabra que resume lo que hasta aquí intentamos expresar es ¡GRATITUD! ¡Muchas gracias, Heraldos del Evangelio!”.

1 SANTO TOMÁS DE AQUINO. Suma Teológica. II-II, q. 186, a. 1.
2 ROYO MARÍN, OP, Antonio. La vida religiosa. 2.ª ed. Madrid: BAC, 1968, p. 145.
3 Ídem, ibídem.
4 Con esta expresión indican su participación regular en las actividades de la rama femenina de los Heraldos del Evangelio, asociación privada internacional de fieles de derecho pontificio, y su deseo de llegar a formar parte, en un futuro, de la Sociedad de Vida Apostólica Regina Virginum.

Fuente: http://caballerosdelavirgen.or g/testimonio/un-carisma-que-se -extiende-a-las-respectivas-fa milias

miércoles, 11 de octubre de 2017

Montevideo: Concluye 2º Congreso Mariano con multitudinaria Consagración a la Virgen

En el marco natural de un luminoso día, concluyó hoy domingo el 2º Congreso Mariano de Montevideo con multitudinaria y solemne consagración a la Santísima Virgen.

La jornada de esta mañana, se inició con el rezo del Santo Rosario frente a una artística imagen de la Virgen junto a un estrado levantado en la Rambla,  frente al puertito del Buceo.

A continuación el cardenal Daniel Sturla acompañado por obispos y numerosos sacerdotes, celebró la Eucaristía y en su homilía recalcó que “el Uruguay necesita urgentemente seguir y servir a Cristo”. Finalmente el arzobispo consagró la arquidiócesis de Montevideo a la Santísima Virgen bajo la advocación de Nuestra Señora de los Treinta y Tres.

Para esta ocasión fueron traídas especialmente de Roma  las reliquias de los apóstoles Santiago y San Felipe, santos patronos de Montevideo.

sábado, 7 de octubre de 2017

Lascano: intensa actividad en la Parroquia San Francisco de Asís

En esta ciudad del departamento de Rocha, y perteneciente a la diócesis de Minas, se localiza la parroquia San Francisco de Asís, que cuenta con una intensa actividad misionera.

Actividad esta, revitalizada en el marco del Año Mariano Diocesano impulsado por Monseñor Jaime Fuentes, su obispo.

​En estos días, se realizó –entre otros-  un animado encuentro, conducido por el flamante diácono en tránsito Juan Andrés Verde, perteneciente a la arquidiócesis de Montevideo, que contó con la asistencia de participantes de todas las edades y realidades de Lascano.

​Bajo el lema “Seguimos en camino con María, anímate y ven” y en las vísperas de las celebraciones de su patrono San Francisco, este encuentro fue un motivo para planificar y concretar metas en la labor misionera de la parroquia, que fuera creada hace ya 125 años.












Fuente: Diócesis de Minas / Facebook.

viernes, 6 de octubre de 2017

sábado, 30 de septiembre de 2017

¿Por qué Dios permite el sufrimiento?

En el transcurso de una charla un joven –por lo demás, muy joven- preguntó a Monseñor João Clá Dias: (*)

- Monseñor, Dios nos llama a ser eternamente felices. ¿Por qué en esta tierra, sin embargo, Él permite sufrimientos?

- Entiendo su pregunta –dijo Monseñor João Clá. Espero darle una respuesta clara. Si no queda clara, por favor vuélvame a preguntar.

El problema colocado por el joven, que de un modo u otro, cada uno de nosotros lo levanta para sí, varias veces durante la vida. Sobre todo cuando hay un sufrimiento de por medio.

¿Cómo resondió Monseñor João Clá a esta siempre actual interrogante? En este reducido espacio de un posteo de un blog, nos parece esclarecedor una imagen usada por Monseñor para ilustrar la materia:

En estos días han llegado Heraldos delEvangelio, desde la lejana Africa del Sur y contaron como se formaban los diamantes. Según algunas teorías, los diamantes, abundantes en aquellas tierras, fueron originados por los bosques incendiados en los grandes movimientos cataclísmicos (inmensos terremotos, volcanes espantosos, convulsiones de la corteza terrestre, etc.).

​Monseñor João S. Clá Dias, EP
En estos movimientos que duraron millones de años, los restos de los bosques, ahora transformados en carbón, tuvieron los destinos más variados. Muchos de ellos cayeron en grietas de placas rocosas y fueron aplastados y triturados. Son exactamente estos antiguos carbones que,  sometidos a grandes presiones, dieron origen a los diamantes.

Luz y tinieblas
​Es sabido que ambos –carbón y diamante- tienen idéntica composición química: son carbono puro. ¿Por qué uno es negro como las tinieblas y el otro parece ser luz cristalizada? ¿Por qué Dios, hizo en seres tan semejantes en composición, apariencias tan diferentes?

El diamante pasó por presiones, tinieblas y calores de los más terribles. El simple carbón, no. ¡Se podría decir que el diamante es un carbón que en las tinieblas y bajo la presión de los sufrimientos más atroces admiró tanto la luz que se transformó en un rayo de sol!

Análogamente, lo mismo ocurre en nuestras vidas: si tuviésemos en vista la luz para la cual fuimos creados –la bienaventuranza eterna-veríamos los sufrimientos con otros ojos. Ellos servirán para unirnos cada vez más a Dios y a María Santísima.  Sea pidiéndoles fuerzas para enfrentrarlos, sea reconociendo que nos van purificando y transformándonos de meros carbones, en diamantes agradables a nuestros prójimos y sobre todo a Dios. Ese es el papel del sufrimiento en la vida.

Después de la desobediencia de nuestros primeros padres, Adán y Eva, la escalera que lleva al Cielo pasa por el sufrimiento. En las palabras de Santa Rosa de Lima “la cruz –o sea, el sufrimiento- es la única escalera que nos lleva al Cielo”.

No significa que la vida del verdadero católico, aquel que procura regir su vida por los mandamientos, sea sólo sufrimientos. No. Ella es sobre todo la esperanza, nacida de la fé y del amor de Dios que, viviendo conforme la voluntad divina llegaremos a la felicidad eterna.

Diamante rosado
​Muchos que viven lejos de la luz verdadera, cuántas veces sólo en el sufrimiento se recuerdan de Dios. Les queda evidente su flaqueza, su contingencia y recurren a Dios todo poderoso, eterno, infinitamente bueno y bello.

Si admiramos la luz, o sea, la verdad, el bien y lo bello seremos como diamantes. Nuestro Señor Jesucristo dice de sí mismo “Yo soy la luz; quien me sigue no anda en tinieblas”.

 (*) Monseñor João Scognamiglio Dias, fundador de los Heraldos del Evangelio.
Fuente: “Por qué Deus permite o sufrimento?”

El mundo angélico y la Contra-Revolución

El Dr. Plinio Corrêa de Oliveira dedicó toda su existencia al servicio de la Iglesia Católica y de su ortodoxia. Siendo la Iglesia el Cuerpo Místico de Cristo, la lucha por defenderla no podría darse solamente en el campo natural y humano, sino y más especialmente en la esfera sobrenatural. Por eso, él siempre consideró su misión, su obra y su actuación íntimamente ligadas a los ángeles, al punto de constituir una Caballería Angélica única en defensa de la Fe y de la Civilización Cristiana. Pocos meses aún antes de su partida para la eternidad 1, el Dr. Plinio recordaba a sus discípulos esa verdad tantas veces explicada por él a lo largo de su vida:

Yo entendí perfectamente que el mundo estaba siendo sacudido por una sola Revolución. Que esas revoluciones a las cuales los historiadores les dan diferentes nombres, todas ellas son aspectos de una sola Revolución, que tenía como finalidad acabar con todas las desigualdades e implantar la igualdad completa.

En último análisis, el primer revolucionario fue satanás. Él recibió la revelación de la Encarnación del Verbo, recibió probablemente la revelación de que el Verbo Encarnado nacería de la Virgen María y que Ella sería Inmaculada.

Ante esa revelación, Lucifer lanzó el primer golpe, el primer grito de revolución. Ese grito repercute hasta hoy: “Non serviam” – “¡No serviré!” – (Jr 2, 20). Es decir, “No me inclinaré, no obedeceré a esa criatura unida al Creador, que Dios quiere crear. Yo soy un ángel, soy un espíritu puro, soy el más espléndido de todos los ángeles, ¡no voy a aceptar esa propuesta!” Y cuando él gritó “¡No serviré!”, ese grito produjo una impresión enorme sobre los otros ángeles. Y se estableció en el Cielo la primera de todas las revoluciones.

Y, acto seguido, nació gloriosamente, luminosamente, la Contra-Revolución. Es San Miguel Arcángel que, aunque siendo un ángel de una jerarquía menor que la de Lucifer, obedece a Dios y levanta el estandarte de la disciplina, de la jerarquía, de la obediencia, contra el estandarte maldito de la desobediencia, de la insolencia, de la rebelión, de la negación de Dios, que satanás había levantado. Dos ejércitos se forman en los espacios celestiales y traban, dice la Escritura, una gran guerra: Et factum est proelium in cælo (Ap 12, 7). En esa batalla San Miguel Arcángel – naturalmente favorecido y protegido por Dios –, con los ángeles fieles, alcanzó la victoria. Satanás y sus ángeles fueron derribados y lanzados al Infierno para siempre.

​Esa fue la primera Revolución, modelo y causa profunda de las demás revoluciones. Comenzaba entonces la historia del mundo antes de la creación de los hombres.

¿Eso no explica toda nuestra actuación? ¿No es trabajar por la Santa Iglesia Católica? ¿No es trabajar por la jerarquía, por el buen ordenamiento de las cosas que reflejan las perfecciones de Dios adecuadamente? Todo lo contrario de eso no es sino la Revolución maldita e igualitaria.

1) Trecho de una conferencia del Dr. Plinio Corrêa de Oliveira, del 11.8.1995.

Fuente: http://caballerosdelavirgen. org/destaque/el-mundo- angelico-y-la-contrarevolucion

Arzobispo de Cuiabá bendice piedra fundamental de Centro Mariano de los Heraldos del Evangelio

Monseñor Milton Antonio dos Santos SDB, arzobispo metropolitano de Cuiabá, capital del estado de Mato Grosso, bendijo la piedra fundamental del futuro Centro Mariano de los Heraldos del Evangelio, que está siendo construido en los alrededores de esa pujante ciudad brasileña.

El principal edificio de este Centro Mariano, será una amplia capilla de estilo neo gótico, característico de la arquitectura de los Heraldos del Evangelio.

El arzobispo Dos Santos en su homilía, durante la santa Misa celebrada en los terrenos de las obras, dijo que: “¡Esto es el cumplimiento del sueño de muchos! Y que ofrecerá al buen pueblo de Dios espacios de oración, reflexión, celebraciones y confesiones diariamente. En suma será un oasis más de paz espiritual, para todos en Cuiabá”.

Hubo una numerosa asistencia de público en general, como también de autoridades civiles, entre ellos del Secretario Municipal de Medio Ambiente, Dr. Juares Silveira Samaniego y el Edil Dr. Luis Cláudio de Castro Sodré, quienes felicitaron al Sr. Arzobispo y a los Heraldos del Evangelio por la oportuna iniciativa y entregaron a Monseñor Milton, el documento que autoriza la construcción del nuevo Centro Mariano.

Al día siguiente, fue realizado un almuerzo a beneficio,  que contó con la participación de más de 500 personas.

Un coro infantil de los Heraldos del Evangelio, integrado por niños desde los 8 a los 12 años ofreció a los presentes,  músicas sacras y populares.

Fuente: http://arautoscuiaba. com/dom-milton-santos-benzeu- a-pedra-fundamental-do-futuro- centro-mariano-dos-arautos-de- evangelho/

Tras peregrinación a Manoppello, sacerdote reflexiona sobre cómo ver el rostro de Cristo

Washington (Martes, 26-09-2017, Gaudium Press) El Santuario del Sagrado Rostro en Manoppello, Italia, conserva y venera una pieza de tela que según la tradición fue dispuesto a manera de velo sobre el rostro de Cristo en su sepultura, sobre el cual se habrían puesto el Santo Sudario que se conserva en Oviedo, España, y la Sábana Santa de Turín, que cubrió el cuerpo del Mesías en su totalidad. Tras una peregrinación a este Santuario, también visitado por el hoy Papa emérito Benedicto XVI, el P. Dwight Longenecker, célebre converso estadounidense, publicó una reflexión sobre cómo encontrar el rostro de Cristo en la actualidad.

SAGRADO ROSTRO MANOPPELLO GAUDIUM PRESS.jpg
Sagrado Rostro de Manoppello, Italia. Foto: Ligon Manuel
La experiencia de contemplar la misteriosa imagen de Cristo, llegada al lugar a través de un peregrino anónimo en 1508, y visitar el museo local en el cual se conservan diversas obras de arte que retratan el rostro del Hijo de Dios, el sacerdote expuso cómo la Iglesia ofrece maneras seguras de encontrar el rostro de Cristo en medio de un tiempo en que muchas personas ofrecen visiones diversas e incluso contradictorias sobre la identidad de Jesucristo. "Con todas las diferentes versiones de Jesús, ¿cómo sabemos que estamos encontrando a Cristo y no sólo nuestra propia idea de quién es Jesús?", invitó a reflexionar el P. Longenecker.

Como guía para los fieles, el sacerdote enumeró cinco caminos "no sólo enseñados en el Catecismo de la Iglesia Católica, sino en el Evangelio mismo" a través de los cuales los creyentes obtienen un camino seguro hacia el encuentro con Jesús. El primer camino destacado por el P. Longenecker es la comunidad de creyentes misma, que participa de la comunión de la Iglesia. "Jesús afirmó: 'Donde quiera que dos o tres se unana en mi nombre, allí estaré en medio de ellos'", recordó. "De esta forma yo experimento a Cristo dentro y a través de la Iglesia. Es en mis compañeros creyentes y en nuestra Adoración conjunta que conocemos a Cristo. Mi propia experiencia subjetiva debe ser validada por la realidad corporal de Cristo en la Iglesia".

"El segundo camino es a través de las Especies Eucarísticas", agregó el sacerdote, quien recordó que Cristo mismo expuso la identificación del Sacramento con su propio Cuerpo y Sangre. "Es bastante sencillo. Conocemos a Cristo a través de la Comunión y a través de la Adoración Eucarística. En esa acción nos movemos fuera de nosotros y hacia dentro de la comunión con la realidad objetiva de Cristo en la Eucaristía". De manera conjunta de los dos caminos anteriores emerge una tercera vía: Conocemos a Cristo a través de la figura del sacerdote, elegido y enviado como Cristo fue enviado a los hombres por designio de Dios Padre. A pesar las limitaciones y defectos humanos, en virtud del envío de Cristo "vemos a Cristo cuando ese frágil y humano sacerdote está celebrando la Eucaristía, oyendo confesiones y haciendo lo que sólo los sacerdotes pueden hacer", indicó.

Un cuarto camino para encontrar a Cristo es el contacto con las Sagradas Escrituras. Siendo Jesús la Palabra hecha carne, "llegamos a conocer a Cristo a través del estudio de la Escritura y el escuchar la palabra de Dios. He aquí otro 'misterio de divinidad': Dios me habla a través de la meditación de su Palabra". Finalmente, la Iglesia enseña que el rostro de Cristo puede hallarse en los más necesitados, por lo cual los creyentes están llamados a realizar personalmente obras de caridad. "No escriba simplemente un cheque a su beneficencia favorita. Salga y encuéntrese con ellos, y se encontrará con Cristo", exhortó el P. Longenecker.

El sacerdote recordó que estas cinco vías, presentes y recomendadas por la Iglesia, son un camino seguro para buscar un encuentro directo con Cristo. Dejar de lado estas formas de contemplar al Hijo de Dios pone a los creyentes en riesgo de "confundir una pobre imitación con lo verdadero".

Con información de National Catholic Register.

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/90112#ixzz4uCm9TSsX
Se autoriza su publicación desde que cite la fuente. 

Cáritas abre en Roma casa para personas con Alzheimer

Roma (Martes, 26-09-2017, Gaudium Press) El jueves 21 de septiembre, con ocasión de la Jornada Mundial del Alzheimer, se inauguró una casa dedicada exclusivamente para las personas que padecen esta enfermedad, que ha sido promovida por la Cáritas romana con el apoyo de la Fundación Wanda, dedicada a proteger y ayudar a los ancianos frágiles. La estructura está alojada en Villa Glori de Cáritas diocesana.

Para inaugurar este centro, que se une a los otros promovidos por la entidad caritativa de la Iglesia en la Ciudad Eterna, tuvo lugar un ‘open day' con el objeto de dar a conocer no tanto el problema de la demencia senil, sino el territorio que es sensible a la enfermedad.

"No se trata sólo de la pérdida de la memoria, la fatiga impuesta por la demencia y la enfermedad del Alzheimer, sino también de las cargas sociales, burocráticas, económicas y efectivas que lleva esta patología", indican desde Cáritas Roma.

christian-langballe by Unsplash.jpg
El nuevo centro de Cáritas busca generar conciencia sobre el Alzheimer y el diagnóstico oportuno que se le puede dar / Foto: Christian Langballe por Unsplash.

Para una atención adecuada, la casa operará de acuerdo a lo que se conoce como "Modelo de Gestión Integrado", que "es hoy considerado el enfoque más indicado para mejorar la asistencia de las personas con enfermedades crónicas", explican, y agregan: "de hecho las personas con demencia necesitan un diagnóstico oportuno, tratamientos farmacológicos y psicosociales eficaces y modulados sobre diversos niveles de gravedad, pero también en la continuidad de la asistencia, información, y apoyo de los miembros de la familia en cada contexto de vida y en cada fase de la enfermedad".

La apertura de la "Casa Wanda" ocurrió a las 17:00 horas con un evento especial en el que intervinieron Mons. Enrico Feroci, Director de Cáritas Roma, y Francesca Del Bello, presidente del Municipio II.

Para Mons. Feroci la inauguración de este nuevo centro especial de Cáritas es "una prueba que la providencia existe". Mientras que Del Bello señaló que "las instituciones deben encargarse de estas situaciones para llegar a una solución operativa compartida lo antes posible".

El centro ofrecerá escucha y apoyo psicológico a la población en edad avanzada y con deterioro cognitivo, así como momentos agregativos y de rehabilitación, acompañando a las personas con demencia senil.

Parte importante también será el acompañamiento a las familias y lo que han llamado el "Laboratorio de Memoria" a través de la músico-terapia.

Cuatro son los principios que inspirarán la labor en "Casa Wanda", según destaca Cáritas Roma: la unidad de la persona, la igualdad, el reconocimiento y valor de la dignidad, y la participación.

De la redacción de Gaudium Press, con información de Cáritas Roma y RomaSette.it.

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/90109#ixzz4uCllrHkv
Se autoriza su publicación desde que cite la fuente. 

sábado, 23 de septiembre de 2017

¿Pulchrum, qué es?

Redacción (Jueves, 21-09-2017, Gaudium Press) Muchas veces se relaciona belleza con imagen. Pero estas son distinguibles, a pesar de no separables totalmente: hay conceptos bellos e imágenes feas. Se puede decir bellamente la verdad, pero esta solo termina de convencer cuando es mostrada y no apenas dicha. También se puede hacer bellamente el bien y decirlo, pero en el hacer ya lo está mostrado icónicamente. Porque es consistente y real el ser en el cual el hombre cree y su principio también es personal. 1

Y a pesar de que la filosofía kantiana redujo la belleza a un elemento puramente subjetivo, como propiedad del ser, el pulchrum está íntimamente ligado a los atributos trascendentales: a lo verdadero, porque agrada aquello que es conocido por el intelecto, y al bien porque el objeto de lo bello satisface el apetito sensible. Sin embargo, hoy en día se nota que, infelizmente, se tornó natural al hombre no degustar más el pulchrum del verum como, por ejemplo, un pensamiento lógico de un Santo Tomás, que emite una belleza que no es literaria, sino que es la belleza inherente a la idea o a la verdad que él pone en evidencia, es la belleza del pensamiento puro, del contenido relacionado a la idea. La belleza de la idea verdadera es un esplendor que refleja el lado espiritual del hombre, como un cristal que, absorbiendo la luz, crea la ilusión de que la luz que vive en él lo hace un foco de luz. Por tanto, el punto terminal del verum en plenitud, en esa consideración, es el pulchrum. Pero lo bello es, también, un tipo de amor que no puede ser destacado del bonum como elemento de este amor. Y es por eso que el pulchrum no es sino el splendor veritatis y el splendor bonitatis. 2

Este sería un título autónomo del amor que hace ver la bondad y la verdad de las cosas, o sea, el pulchrum da una facilidad especial para amar. Cuando se dice que Dios reposó contemplando sus obras, eran estas mismas volviéndose hacia Él, en un acto de religión, cuya belleza es la del efecto que se vuelve a su causa. Ese modo de ver el pulchrum es algo que penetra en el hombre - liberándolo de su egoísmo -, al cual él se rinde amorosamente, deliciosamente, como en un éxtasis. Sale de sí mismo, de su pequeñez y se entrega a la grandeza y plenitud, como un hijo que readquiere a su padre, encontrándolo en lo Absoluto. Es una contemplación estética de las más altas, pues después de hacer toda especie de analogías de la cosa y llegar a su belleza, la contempla en Dios, como la Belleza en sí. Es una emoción estética que termina substancialmente en un acto de carácter religioso y metafísico, aunque inconsciente. Es un profundo pensamiento, que a través de los esplendores naturales allí contemplados, se llega al conocimiento del amor de Dios, a una experiencia transcendental de lo Absoluto. 3

Dios, por tanto, se manifiesta como una "hoguera", luminosa e incandescente, como luz iluminadora, que es lo Bello, y como calor vivificante, que es el Bien. Él es simple y su luminosidad e incandescencia se identifican. "El Bien y lo Bello se funden en la indivisibilidad. Entonces, el placer de ver la Belleza y las alegrías que sacian de poseer el Bien se compenetran; la inteligencia y el amor se unen en la unidad del éxtasis".4 Contemplando lo Bello, el hombre se torna bueno, así como se torna bello amando el Bien.

Por la Hermana Juliane Vasconcelos Almeida Campos, EP

1) LLACH ACI, María Josefina. Otra mediación: la belleza, otro lenguaje: la imagen. Em: Revista Teología. Buenos Aires. No. 92 (Abr., 2007); p. 66.
2) CORRÊA DE OLIVEIRA, Plinio. Coletânea de conferências sobre o Pulchrum. São Paulo: s.n., 1966-1984. s.p.
3) Ibid., s.p.
4) DE BRUYNE, Edgar. L'Esthétique du Moyen Âge. Louvain: L'Institute Supérieur de Philosophie, 1947. p. 123.
"Pulchrum": o encontro com a transcendência absoluta em nossos dias. Revista Lumen Veritatis. n. 14. Jan-Mar 2011.

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/90034#ixzz4tVQE8E5g
Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.

Confesionario barroco de la Catedral de Bérgamo, Italia: Arte que evangeliza

Bérgamo (Jueves, 21-09-2017, Gaudium Press) La Catedral de San Alessandro en Bérgamo, Italia, contiene un tesoro de arte sacro que manifiesta la riqueza del patrimonio de fe y belleza de la Iglesia, un legado que se puede expresar hasta en el último detalle. En un artículo para New Liturgical Movement, su editor en jefe, Gregory DiPippo, hizo un recorrido por los diferentes aspectos de la obra, elaborada por el artista Andrea Fantoni en 1705 por encargo del Canónigo Penitenciario P. Giovan Pietro Mazza.

"El verdadero propósito del arte sacro, como el de la buena teología, no es decir algo sobre Dios, sino ser un medio a través del cual el creyente puede participar en las realidades significadas por la obra, finalmente insertarnos en la acción continua del Misterio de Cristo", expuso DiPippo. "Ante el mundo misteriosos y simbólico de los Sacramentos, el cristiano está llamado a penetrar en su sentido interior con la ayuda de la gracia y los maestros espirituales". Cristo se mantiene presente, oculto en los Sacramentos, y el trabajo de los fieles es descubrirlo allí, desde donde los convoca a la salvación.
Las ricas tallas del confesionario son coronadas por una imagen de Dios Padre que desciende entre las nubes con los brazos abiertos con la vista hacia abajo, sobre el recinto en el cual se celebra el Sacramento de la Penitencia. Inmediatamente debajo de la figura de Dios se revela un óvalo con un bajorrelieve que representa la escena de la entrega de las llaves del Cielo a San Pedro a la misma altura de cuatro figuras que representan las cuatro virtudes del confesor: Misericordia, Sabiduría, Mansedumbre y Discreción.

El recinto del sacerdote está lleno de simbolismo: La puerta está bellamente decorada con la escena de la resurrección del hijo de la viuda de Naím que representa lo que sucede en el alma del penitente, mientras que el interior muestra a Moisés haciendo salir agua de la roca - una imagen de la misericordia de Dios que fluye a través de la roca que es Cristo -. Dos paneles cubren el rostro del sacerdote mientras confiesa, uno con un ángel que representa la justicia, y otro con una figura femenina que representa la Misericordia. Sobre los reclinatorios de los fieles se muestran en uno de los costados la imagen de la Santísima Virgen Dolorosa y la de Santa María Magdalena , mientras que en el otro se muestra la Flagelación del Señor y la figura de Santa Margarita de Cortona.

"Este confesionario representa de manera atractiva el Misterio de la Penitencia. El acercamiento sobrecogedor de la Divina Misericordia es un gesto de amor ofrecido para elevar y ennoblecer la naturaleza humana, satisfacer la sed permanente de reconciliación del hombre". Las imágenes sobre los temas de la conversión, la resurrección y el descenso del Padre no hablan del pecado mortal o las condiciones requeridas para la válida administración del sacramento. En su lugar, "presenta el Misterio en sus más grandes líneas, a través de los más nobles medios de la Escritura, exquisitamente traída a la vida por la mano del artista, y el cuerpo humano, cuyas poses dramáticas llegan directamente al corazón", explicó. "Un hombre no puede sino desear altar a esta corriente, el Misterio de la Penitencia que inunda el mundo".

La obra de arte fue destacada como "un material excelente sobre el cual los educadores podrían basar un curso sobre catequesis sobre los misterios del Sacramento de la Penitencia". El arte ayuda no solo a aprender los contenidos sino a comprender cómo hacerlos parte de su vida. "Esta es la esencia de la vida cristiana, y es precisamente lo que el arte sacro intenta hacer: incitarnos a configurarnos a la Forma a través de las formas, y hacernos recipientes adecuados del Espíritu Santo".

Con información de New Liturgical Movement.

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/90041#ixzz4tVOkoZbl
Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.

Diócesis de Roma anuncia jornadas de formación sobre música y canto sacro

Roma (Jueves, 21-09-2017, Gaudium Press) Reconociendo el incalculable valor que tiene la tradición musical en la Iglesia, la Diócesis de Roma, desde la Oficina de Liturgia, promoverá varios programas formativos en música y canto litúrgico para el nuevo año pastoral.

Las propuestas son una respuesta a lo que señala la constitución conciliar 'Sacrosanctum Concilium' en su capítulo sexto: "La tradición musical de la Iglesia universal constituye un tesoro de valor inestimable, que sobresale entre las demás expresiones artísticas, principalmente porque el canto sagrado, unido a las palabras, constituye una parte necesaria o integral de la Liturgia Solemne".

El propósito es lo que indicó el Padre Giuseppe Midili, director de la Oficina de Liturgia del Vicariato de Roma, quien fue citado por RomaSette.it: "Nuestro trabajo, este año, quiere potenciar la formación litúrgica de los organistas y de los directores parroquiales".

Por eso, para los responsables de la música litúrgica en las parroquias y comunidades se está preparando una serie de jornadas que tendrán una o más veces al año. La primera ocurrirá el 27 de enero de 2018 con el tema "Los cantos de la Misa".

Cada jornada prevé una parte teórica donde se explicará el rito, la teología que expresa, su exigencia en el orden musical, las normas, entre otros; así como la parte práctica, es decir, qué música, cuáles textos, cómo se implica la asamblea, el rol del coro y del solista, etc. Todas las lecciones serán impartidas por expertos liturgistas y músicos del Vicariato de Roma y del Pontificio Instituto Litúrgico.

Esta primera jornada, que se desarrollará desde las 10:00 hasta las 19:15 horas, se dividirá en la mañana con la parte teórica profundizando sobre el canto según la ‘Sacrosanctum Concilium' y ‘Lumen Gentium', y de acuerdo con el Ordenamiento General del Misal Romano. La tarde estará marcada por la práctica abordando los cantos antiguos y modernos, la relación del texto con la melodía, y los cantos para la liturgia.

Proclamar la Palabra de Dios en la Liturgia

Además del canto y la música sacra, la Oficina de Liturgia del Vicariato de la Diócesis de Roma prepara un curso sobre Palabra que lleva por título "Proclamar la Palabra de Dios en la Liturgia", que se desarrollará a través de diversos encuentros a partir del 23 de enero hasta el 8 de mayo.

El objetivo, como subraya el Padre Midili, es el de "dar voz a la Palabra de Dios que dirige a su pueblo, a través del servicio del ministro: para una tarea tan alta es necesario la preparación específica de base y cuidada".

El programa también comprende una parte teórica para profundizar en los fundamentos teológicos de la Liturgia de la Palabra desde textos bíblicos fundamentales; en el ministerio del lector y su importancia, sobre el leccionario y sus elementos fundamentales, así como el lugar que ocupa la Liturgia de la Palabra, es decir el ambón, el evangeliario, entre otros.

También habrá una parte práctica sobre el adecuado uso de la voz, las técnicas de respiración, la pronunciación, y cómo se hace la lectura de los textos litúrgicos.

De acuerdo con el Padre Midili, estas propuestas de la Oficina de Liturgia buscan fortalecer el acompañamiento de los párrocos en "su preciosa labor de formación de los operadores parroquiales".

De la redacción de Gaudium Press, con información de RomaSette.it y ufficioliturgicoroma.it

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/90028#ixzz4tVHrh7D2
Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.

La ciudad de Dolores celebró sus fiestas patronales

Con  la tradicional procesión por las calles de la ciudad y la celebración de la santa Misa concluyeron las festividades de Nuestra Señora de los Dolores, patrona de la ciudad.

La pequeña e histórica imagen de la Virgen fue conducida  en un carro tirado por caballos, acompañada por números vecinos doloreños,  y jinetes de la caballería gaucha.

Monseñor Carlos María Collazzi  SDB, obispo de Mercedes encabezó la Eucaristía, junto al párroco Padre Gustavo Saavedra, ante una numerosa asistencia en el templo parroquial. Monseñor Collazzi durante la homilía manifestó que “es una alegría estar en este lugar donde hace 216 años se viene celebrando la fiesta con el gozo de la fundación de la ciudad con el nombre de Nuestra Señora de los Dolores”.

Historia del origen de Dolores

En una pulpería sobre el Arroyo Espinillo, su dueño Don Manuel Sarambión, devoto de la Virgen de los Dolores, consiguió una imagen y construyó un rancho destinado a oratorio. Muy pronto estancieros de la zona y montaraces fueron levantando un rancherío alrededor del oratorio para poder hospedarse cuando llegaban a rezar..., y así fue surgiendo a partir de 1754 el pueblo.

Pasan 15 años, cuando en 1799 se decide trasladar la iglesia y el pueblo a la orilla izquierda del Río San Salvador. Esta mudanza se realiza entre el 22 de setiembre y el 12 de octubre de 1801. Todo un pueblo se muda nuevamente, en carretas, a caballo y por caminos casi inexistentes, siendo esa la fundación definitiva de esa ciudad.

Cuentan que al frente de esa caravana, iba una carreta llevando la imagen de la Virgen de los Dolores, como patrona y protectora de aquel pueblo. De ahí el nombre de esa ciudad localizada en el departamento de Soriano.

sábado, 16 de septiembre de 2017

El árbol de mi vida y Jesús el jardinero

Santo Evangelio según San Lucas 6, 43-49. Sábado XXIII del tiempo ordinario

Por: H. Balam Loza, L.C. | Fuente: missionkits.org

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Cristo, Rey nuestro. ¡Venga tu Reino!

Oración preparatoria (para ponerme en presencia de Dios)

Jesús, creo firmemente en Ti y te amo con todo mi corazón. Hoy paro por un momento de todos los quehaceres y quiero, como niño, contemplar el gran amor que me tienes. Quiero gozar por un instante de tu amor. ¡Qué gracia tan maravillosa poder estar aquí, contigo!

Evangelio del día (para orientar tu meditación)

Del santo Evangelio según san Lucas 6, 43-49

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "No hay árbol bueno que produzca frutos malos, ni árbol malo que produzca frutos buenos. Cada árbol se conoce por sus frutos. No se recogen higos de las zarzas, ni se cortan uvas de los espinos.

El hombre bueno dice cosas buenas, porque el bien está en su corazón; y el hombre malo dice cosas malas, porque el mal está en su corazón, pues la boca habla de lo que está lleno el corazón.

¿Por qué me dicen "Señor, Señor", y no hacen lo que yo les digo? Les voy a decir a quién se parece el que viene a mí y escucha mis palabras y las pone en práctica. Se parece a un hombre, que al construir su casa, hizo una excavación profunda, para echar los cimientos sobre la roca. Vino la creciente y chocó el río contra aquella casa, pero no la pudo derribar, porque estaba sólidamente construida.

Pero el que no pone en práctica lo que escucha, se parece a un hombre que construyó su casa a flor de tierra, sin cimientos. Chocó el río contra ella e inmediatamente la derribó y quedó completamente destruida".

Palabra del Señor.

Medita lo que Dios te dice en el Evangelio

Jesús, hoy te quiero contar algo que me pasó hace algunos días y que leyendo el Evangelio que me presentas, me ayudan a reflexionar. He aquí que hablando con un antiguo profesor mío, en un momento le dije que yo era un niño en comparación con él. El profesor se puso muy serio y me dijo: "usted ya no es un niño pues ha crecido y madurado".

Esto me hizo pensar en la vida. Yo puedo pensar que sigo siendo el mismo de hace dos, tres, cuatro años... pero en realidad el árbol de mi vida ha crecido y se ha consolidado. Veo que mis hermanos y amigos han ido abriéndose nuevos caminos y yo, a mi tiempo, he hecho lo mismo. En fin, que como diría mi querido profesor, yo ya no soy el niño de cuando tenía diez años. Soy un hombre.

Y, justamente, las palabras que me dices hoy dan luz a estas reflexiones. Mi vida no es para mí, mi vida es para otros, es para dar fruto. Veo que si bien he crecido aún tengo mucho que crecer y mucho para dar. A veces no sé qué es lo que tengo que hacer ni cuál es la mejor vía para caminar. Te pido, Jesús, que me ilumines en cada momento para que sepa caminar siempre por el recto camino. Quiero hacer tu voluntad, quiero escuchar tu palabra y ponerla en práctica. Tú eres el jardinero que sabes cómo cultivar el árbol de mi vida.

Recibimos un nuevo modo de ser, la vida de Cristo se vuelve también la nuestra: podemos pensar como Él, actuar como Él, ver el mundo y las cosas con los ojos de Jesús. Como consecuencia, podemos amar a nuestros hermanos, a partir de los más pobres y sufridores, como él lo ha hecho, y amarlos con su corazón y llevar así al mundo frutos de bondad, de caridad y de paz. Cada uno de nosotros es un sarmiento de la única vid, y todos juntos estamos llamados a llevar los frutos de este pertenencia común a Cristo y a su Iglesia.
(Homilía de S.S. Francisco, 3 de mayo de 2015).

Diálogo con Cristo

Ésta es la parte más importante de tu oración, disponte a platicar con mucho amor con Aquel que te ama.

Propósito

Proponte uno personal. El que más amor implique en respuesta al Amado… o, si crees que es lo que Dios te pide, vive lo que se te sugiere a continuación.

Hoy, rezaré el rosario para poner en manos de María este árbol de mi vida, y para pedir por todos mis familiares, amigos y conocidos para que edifiquen su vida en los cimientos de tu palabra.

Despedida

Te damos gracias, Señor, por todos tus beneficios, a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos.
Amén.

¡Cristo, Rey nuestro!
¡Venga tu Reino!

Virgen prudentísima, María, Madre de la Iglesia.
Ruega por nosotros.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Arquidiócesis de Montevideo: ahora la santa Misa en señal de internet

El Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de Montevideo (DECOS), a través de su plataforma de multimedios, está concluyendo los preparativos para emitir la santa Misa, vía señal de internet, la cual se podrá ver también por el canal Monte Carlo Televisión.

Esta iniciativa se encuadra dentro de un programa de tornar, cada vez más actualizada y ágil la presencia de la Iglesia, en los diversos medios llegando de este modo, a un mayor número de personas, ya sea en Uruguay como en el resto del mundo.

En las fotos, la grabación de la santa Misa celebrada por el cardenal  Daniel Sturla en la capilla ubicada en el edificio del DECOS, localizado en la zona céntrica de Montevideo.

Fuente: www.ICMtv.uy


Nutrida concurrencia en la tradicional Misa de la Expo Prado 2017

El domingo 10 se realizó, como todos los años, la tradicional Misa en el predio ferial de la Asociación Rural del Uruguay (ARU), en el marco de la Expo Prado 2017.

La santa Misa fue celebrada por el Cardenal Daniel Sturla, arzobispo de Montevideo y contó con una nutrida asistencia de autoridades de la ARU, de público relacionado con la actividad agrícola y ganadera de nuestro país y fieles en general.

En esta celebración eucarística, se agradecen los insignes favores recibidos durante el año y se pide a Dios Padre, por intermedio de Nuestro Señor Jesucristo por todas las intenciones y necesidades del año siguiente.

El cardenal Sturla, durante su homilía, se refirió a la importancia del campo como la “locomotora” que impulsa la economía y al decisivo rol del mundo rural en la vida de Uruguay.

Fue significativa la presencia de una imagen de Nuestra Señora de Fátima, que llegó en 1953 a Uruguay, la cual fue colocada en un lugar de destaque durante la santa Misa para la devoción de todos

Éremo de San Benito* Escrito por Felipe Rodrigues de Souza (Vida en los Heraldos)

Como mencioné anteriormente, la mayor parte del tiempo que viví junto a los Heraldos del Evangelio fue en una casa conocida internamente como Éremo de San Benito. La historia de esa casa es especialmente bonita, y creo que será de gran utilidad, si quiero transmitir con fidelidad mi experiencia en los Heraldos, contar un poco de ella a los lectores.

Los primeros contactos que el Dr. Plinio Corrêa de Oliveira tuvo con los benedictinos fue durante el período que trabajó como abogado de la Orden de San Benito en tiempos pasados. Fue durante mucho tiempo frecuentador asiduo del Monasterio de San Benito, en el centro de la ciudad de São Paulo, donde asistía regularmente a Misa. Pero, en determinado momento conoció otra propiedad de la Orden que estaba localizada en el barrio Alto de Santana, una zona apartada de la ciudad en aquellos tiempos.

​El Dr. Plinio quedó encantadísimo con el recogimiento de los monjes, y sintió en el fondo de su alma una ligación especial con aquel ambiente. Lo que no podría imaginar, era que aquel monasterio pasaría a ser la Casa Madre de la institución que él fundaría, muchos años después.

En ese monasterio existía un observatorio astronómico, en la parte más alta de la construcción, donde el abad Dom Domingo de Silos –que da nombre a la calle actual de esa propiedad- pasaba largos momentos contemplando las estrellas. No obstante, el número de monjes benedictinos comenzó a disminuir y ellos se concentraron en el monasterio del centro de la ciudad, por lo cual el inmueble quedó deshabitado muchos años. El Dr. Plinio vio, entonces, la oportunidad de alquilarlo para reunir a los miembros de su grupo que comenzaba a tomar cuerpo y a crecer. Esto sucedió el 16 de julio de 1968, fiesta de Nuestra Señora del Carmen, cuya advocación tiene un significado muy especial para el Grupo. [1]

​La admiración y el encanto del Dr. Plinio por esa propiedad era inmensos, que sólo con mirada sobrenatural se puede comprender. “En el fondo, por su discernimiento [...], al mirar aquellas paredes y analizar el ambiente, distinguió y amó el espíritu benedictino que allí flotaba, el mismo a partir del cual otrora habían surgido los esplendores de la Edad Media, con sus estilos, costumbres e instituciones. Además, en su calidad de fundador, tal reflexión le inspiraba ideas al respecto del futuro de su obra, pues preveía que la influencia del gran San Benito tendría en ella un papel destacado”. [2]

De hecho, el fundador de una institución religiosa tiene especial auxilio divino para intuir aquello que será benéfico para aquellos que constituyen la institución y que son sus hijos espirituales. [3] Fue él mismo, mientras recorría las dependencias del edificio, quien indicara lo que debería ser cada uno de los ambientes: capilla, salas de reuniones, biblioteca, refectorio, etc.

El núcleo de la vida de la recién nacida Obra del Dr. Plinio pasó a desarrollarse en el Éremo de San Benito, nombre que recibió a partir de entonces y que aún lo sigue siendo. Algunos miembros del Grupo comenzaron a llevar allí una vida comunitaria, inspirada en el espíritu benedictino tradicional. Sin embargo, después de algunos años, por infidelidad al don que la Providencia les concediera, el relajamiento tomó cuenta de ellos. Apenas uno permaneció fiel y mantuvo solo, durante muchos años, la vida monástica: Monseñor João Clá Dias.

​Años más tarde, ya siendo sacerdote, él recordaba estos hechos y contaba, entre muchos, que innumerables veces tuvo que cantar solo el Oficio, porque ningún otro comparecía para el acto religioso.

Poco tiempo después, todos abandonaron el Éremo y volvieron a su antigua vida. Monseñor João Clá, a pesar de todo, permaneció firme, y mantuvo la vida religiosa que acababa de nacer en la institución fundada por el Dr. Plinio. Y, así durante años consecutivos, quedó en una verdadera noche oscura el Éremo de San Benito, ante  el intento frustrado de institucionalización.

Sólo en 1977, casi diez años después, nuevos miembros del Grupo ingresaron en el Éremo de San Benito y retomaron la vida religiosa que los primeros habían abandonado. Esto fue posible gracias al ofrecimiento como víctima expiatoria que hizo el Dr. Plinio, y que le costó pasar el resto de su vida en una silla de ruedas. [4]

A partir de entonces el florecimiento de la nueva comunidad fue exuberante y continuo, y terminó desembocando en la fundación de los Heraldos del Evangelio. Las fotos que aquí publicamos, podrán dar al lector una pálida idea del ambiente de sacralidad que hay dentro de estas paredes.

En esta casa de los Heraldos viví 7 años de mi vida, desde 2006 hasta 2013. Fue durante este período que estudié Filosofía y Teología. Pero, sobre todo, fue en esa época que tuve la oportunidad de conocer más de cerca y convivir con Monseñor João Clá. ¡Un hombre extraordinario, un padre, un amigo, un consejero, un verdadero santo! Él se tornó para mí,  un modelo de virtud, a seguir, y a quien rindo una gratitud sin reserva,  incondicional. Fueron los días más bendecidos que tuve dentro de los muros de la institución.

* localizado en la ciudad de São Paulo (en el Barrio Jardim de São Bento)
Fuente: Êremo de São Bento

[1] “Grupo” es el término interno utilizado para referirse a la institución iniciada por el Dr. Plinio.
[2] Extraído de la obra “O dom de sabedoria na mente vida e obra de Plinio Corrêa de Oliveira”, pág. 409, escrita por el fundador de los Heraldos delEvangelio, Mons. João S. Clá Dias, EP publicada en 2016 por la Librería Editrice Vaticana.
[3] Escaparía un poco a nuestro objetivo hacer la explicación teológica de esta idea, pero no sería difícil encontrar fundamentos en los teólogos sobre el asunto.
[4] La historia detallada de esto es lindísima,  y puede ser encontrada íntegramente en la obra mencionada más arriba “O  dom de sabedoria”, volumen IV

sábado, 9 de septiembre de 2017

La compañía de Papá Dios

Santo Evangelio según San Lucas 6, 1-5. Sábado XXII del tiempo ordinario.

Por: H. Balam Loza, L.C. | Fuente: missionkits.org

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Cristo, Rey nuestro. ¡Venga tu Reino!

Oración preparatoria (para ponerme en presencia de Dios)

Jesús, al final de esta semana vengo a tus pies para presentarte mis éxitos y fracasos, mis alegrías y tristezas. Muchas veces no recibiré la respuesta que esperaba de las personas pues ellas, como yo, llevamos nuestras propias cruces. Pero nadie puede navegar solo, pues naufragaríamos con facilidad. Pero Tú vas ahí, siempre cercano, como un Padre que en silencio ve a su hijo y está dispuesto a consolar, a compartir una pena, a celebrar o a simplemente dar ánimo en el silencio.

Evangelio del día (para orientar tu meditación)

Del santo Evangelio según san Lucas 6, 1-5

Un sábado, Jesús iba atravesando unos sembrados y sus discípulos arrancaban espigas al pasar, las restregaban entre las manos y se comían los granos. Entonces unos fariseos les dijeron: "¿Por qué hacen lo que está prohibido hacer en sábado?".

Jesús les respondió: "¿Acaso no han leído lo que hizo David una vez que tenían hambre él y sus hombres? Entró en el templo y tomando los panes sagrados, que sólo los sacerdotes podían comer, comió de ellos y les dio también a sus hombres".

Y añadió: "El Hijo del hombre también es dueño del sábado".

Palabra del Señor.

Medita lo que Dios te dice en el Evangelio

Somos hijos de Dios y Dios es nuestro Padre. A veces podemos pensar como los judíos que criticaban a Jesús. Y podemos ser perfectos observantes de los mandamientos, como ellos. Vamos a Misa los domingos, somos generosos en la limosna, ayudamos a los pobres que están fuera de la iglesia… En fin, hacemos muchas cosas, pero lo llevamos como una carga. Queremos ser santos y pensamos que tenemos que cumplir una serie de requisitos. Terminamos viviendo la fe con formalidad y perfección pero sin amor y esto, ¿por qué?

La fe no es cumplir, la fe es amar. Dios es Padre y nosotros somos sus hijos. Todo lo que nos rodea, un hermoso paisaje, un atardecer, una rica comida, la maravilla del universo… es regalo de ese Padre para que lo disfrutemos. Jesús nos enseña a ser hijos, a no vivir de fachada sino a vivir con el corazón.

Esto no quiere decir que dejemos de cumplir, que dejemos de ir a Misa los domingos o de cumplir los mandamientos. Esto quiere decir que vamos a Misa para agradecer a Dios tantos regalos; y cumplimos los mandamientos porque sabemos y confiamos, como buenos hijos, que el Padre sólo puede querer nuestro bien.

La fe no ha de ser un peso agobiante que nos amarga la vida, ha de ser una cruz que cargamos con alegría porque comprendemos el sentido que tiene y confiamos en el Padre. Lo más hermoso de ser hijo es que tu Padre no te va a quitar el resfriado que tomaste después de estar jugando en la lluvia, pero te va hacer disfrutar de cada momento. Dios no quita las dificultades sino que ayuda a dar sentido a cada momento de nuestra vida.

La palabra "hipócrita" Jesús la repite muchas veces a los rígidos, a aquellos que tienen una actitud de rigidez al cumplir la ley, que no tienen la libertad del hijo: sienten que la ley se debe hacer así y son esclavos de la ley. Pero la ley no ha sido hecha para hacernos esclavos, sino para hacernos libres, para hacernos hijo. San Pablo predicó mucho sobre esto; y Jesús, con pocas predicaciones, pero con muchas obras, nos ha hecho comprender esta realidad.
(Homilía de S.S. Francisco, 24 de octubre de 2016, en santa Marta).

Diálogo con Cristo

Ésta es la parte más importante de tu oración, disponte a platicar con mucho amor con Aquel que te ama.

Propósito

Proponte uno personal. El que más amor implique en respuesta al Amado… o, si crees que es lo que Dios te pide, vive lo que se te sugiere a continuación.

Mañana voy a ir a Misa con la mayor ilusión para agradecer a Dios Padre tantos regalos que he recibido esta semana, y para pedirle que me acompañe la próxima.

Despedida

Te damos gracias, Señor, por todos tus beneficios, a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos.
Amén.

¡Cristo, Rey nuestro!
¡Venga tu Reino!

Virgen prudentísima, María, Madre de la Iglesia.
Ruega por nosotros.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

viernes, 8 de septiembre de 2017

Bendicen la restauración de la Capilla “Nuestra Señora de la Salud” del Hospital Pereira Rossell

El cardenal Daniel Sturla SDB, arzobispo de Montevideo encabezó la eucaristía y bendición de las restauraciones de la Capilla “Nuestra Señora de la Salud” que funciona en el interior del Hospital Pereira Rossell, y que atiende espiritualmente a incontables  personas que concurren a ese importante centro de salud capitalino.

Acompañaron al cardenal Sturla en la celebración eucarística los sacerdotes Eduardo Sánchez, Genaro Lusararián, Nuble Alonso y W. Bernasconi.

En torno a esta capilla se desarrolla también una intensa la labor social en ayuda de los bebés nacidos en la maternidad del Hospital y a sus familias, canalizando los aportes en especies, de distintas parroquias y grupos católicos de Montevideo, tales como la Parroquia de los Palotinos, Nuestra Señora de Fátima, La Merced, entre otros.

La Capilla permanece abierta de lunes a viernes de 10 a 14 horas; los domingos se realiza la santa Misa a las 11:30 horas. El Diácono Permanente Miguel Zinola es quien está a cargo de la misma.

Para casos de urgencia –las 24 horas- enviar mensaje de texto al celular 098832174.

Para la Iglesia católica tanto universal, como del Uruguay es de gran importancia la Pastoral de la Salud –en la cual se encuadra la capilla del Hospital Pereira Rossell- pues por los centros de salud pasan millones de personas diariamente, muchas de las cuales solicitan asistencia espiritual.

Fotos y texto: Facebook/ Miguel Zinola

jueves, 7 de septiembre de 2017

Fiesta de la Natividad de la Virgen (8 de septiembre) por Plinio Corrêa de Oliveira *

 ¿Por qué se festeja el cumpleaños de alguien? La razón es muy simple: el aniversario de una persona representa el momento en que ésta entró en el escenario de la vida, el momento en que la sociedad humana se enriqueció con una presencia más.

Cada nacimiento constituye un favor, una gracia de Dios, porque todo hombre –por más que sea concebido en pecado original o traiga alguna deficiencia de familia- es una creatura de gran valor. Y esta creatura representa un enriquecimiento altamente ponderable para la humanidad.

Concebida sin pecado y repleta de dones sobrenaturales y naturales
En estas condiciones, la fiesta de la Natividad de la Virgen María nos lleva a preguntarnos cuál es el aporte que Ella trajo para la humanidad, y a que título especial el género humano debe festejar su aniversario.

Frente a esta perspectiva, quedamos sin saber qué decir... Pues la Santísima Virgen fue concebida sin pecado original.

Siendo Ella libre de cualquier mancha, un lirio de incomparable hermosura, su nacimiento debe alegrar no sólo al género humano, ¡sino también a todos los coros angélicos! Además de esto, Nuestra Señora poseía todos los dones naturales que una mujer pueda tener. Nuestro Señor Jesucristo le dio a Ella, según el orden de la naturaleza, una personalidad riquísima, preciosísima, valiosísima y, a este título, la presencia de Ella junto a los hombres representaba un tesoro de valor verdaderamente incalculable.

También, con su presencia, entre los hombres, ganamos los tesoros de gracias que la acompañaban y que son las mayores gracias concedidas por Dios a alguien, gracias verdaderamente inconmensurables.

Comprendemos entonces, lo que representa la llegada de Nuestra Señora al mundo. El más bello
nacer de sol es pálido, en relación a la belleza de la entrada de la Santísima Virgen en el mundo; la más solemne entrada de un rey en su reino nada es en comparación con esto.

La acción de la Santísima Virgen en los períodos de pruebas
La Natividad de Nuestra Señora nos inspira también otro pensamiento.

El mundo estaba postrado en el paganismo; los vicios imperaban; la idolatría dominaba la Tierra; el mal y el demonio vencían totalmente.

¡Pero, en el momento decretado por Dios en su misericordia, todo cambió! Nació Nuestra Señora, la raíz bendita de la cual nacería el Salvador de la humanidad. Así comenzaba el derrumbe del demonio.

¡Cuántas veces no pasa algo semejante en nuestra vida espiritual Hay ocasiones en que nuestra alma está en lucha, con problemas, atravesando y enfrentando dificultades! Ni siquiera tenemos idea de cuando vendrá el día bendito cuando una gracia extraordinaria, un gran favor acabará con nuestros tormentos, proporcionándonos un amplio progreso en la vida espiritual. Y, de repente, hay un nacimiento en el sentido especial de la palabra: Nuestra Señora aparece como una  aurora en nuestra vida espiritual.

Esto nos debe dar mucha alegría y esperanza, con la certeza que Nuestra Señora nunca nos abandona. En las ocasiones más difíciles Ella nos visita, resuelve nuestros problemas, cura nuestros dolores, nos da la combatividad y el coraje necesarios para cumplir nuestro deber hasta el final, por más arduo que sea.

Desde el nacimiento, influenciando el destino de la humanidad
Así como en la Navidad celebramos el momento bendito en que Nuestro Señor vino al mundo y comenzó a hacer parte visiblemente de la sociedad humana, la fiesta de la Natividad de la Virgen María exalta la ocasión en que Ella enriqueció la humanidad con su presencia.

Alguien dirá: “¿Qué puede aportar a una sociedad,  un bebé, sin uso de razón?”
Ahora bien, siendo concebida sin pecado original y poseyendo el uso de la razón desde el primer instante de su ser, desde el vientre materno Nuestra Señora tenía pensamientos elevadísimos y sublimes.

Si San Juan Bautista, el cual no fue exento de la culpa original, pero liberado de ella antes de nacer, al oír la voz de María saludando a Santa Isabel se estremeció en el seno materno, ¿no podría la Madre del Redentor ya en su infancia, tener conocimiento de todo lo que pasaba?

Nuestra Señora, desde el claustro materno, debido a la altísima ciencia que le fue concedida por la gracia de Dios, pedía por la venida del Mesías y por la derrota del pecado. De esta forma Ella influenciaba los destinos de la humanidad.

Nos dice el Evangelio que desde la túnica de Nuestro Señor Jesucristo salía una virtud  capaz de curar. Si así lo era, también su Madre, el Vaso de Elección, debería ser una fuente de gracias a derramarse para todos aquellos que a Ella se aproximan. ¡Todo esto desde su tierna infancia! Aunque Ella fuese apenas una niñita, ya en su nacimiento, gracias enormes comenzaron a despuntar para la humanidad. Desde el primer momento constituyó el aplastamiento del demonio.

Se comprende entonces, como la venida de Nuestra Señora a la Tierra fue una gracia para todos los hombres. [...]

​¿Qué debemos pedir en esta fiesta de la Natividad de la Santísima Virgen?
Siendo hijos de Nuestra Señora –no por méritos, pero por la voluntad de Dios-, al festejar su nacimiento podemos pedir a Ella una gracia especial. Pidamos que la Santísima Virgen establezca con cada uno de nosotros una alianza especial, un vínculo de filiación todo especial en nuestro relacionamiento con Ella, de manera que nos tome bajo su amparo de modo particular.
(*) Extraído de conferencia de 8/9/1963.

lunes, 4 de septiembre de 2017

¡Dale hoy la oportunidad a Cristo!

El evangelio meditado 

Santo Evangelio según San Lucas 4,16-30. Lunes XXII de Tiempo Ordinario.

Por: H. Javier Castellanos, L.C. | Fuente: missionkits.org

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Cristo, Rey nuestro. ¡Venga tu Reino!

Oración preparatoria (para ponerme en presencia de Dios)

"A Ti, Señor, me acojo: no quede yo nunca defraudado.

Tú, que eres justo, ponme a salvo, inclina tu oído hacia mí;

Ven aprisa a librarme, sé la roca de mi refugio, un baluarte donde me salve,

Tú que eres mi roca y mi baluarte; por Tu nombre dirígeme y guíame.

A tus manos encomiendo mi espíritu: Tú, el Dios leal, me librarás." (Salmo 30)

Evangelio del día (para orientar tu meditación)

Del santo Evangelio según san Lucas 4,16-30

Reportar anuncios inapropiados |

En aquel tiempo, fue Jesús a Nazaret, donde se había criado, entró en la sinagoga, como era su costumbre los sábados, y se levantó para hacer la lectura. Le entregaron el libro del profeta Isaías y, desarrollándolo, y encontró el pasaje donde estaba escrito:

El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido. Me ha enviado para llevar a los pobres la buena nueva, para anunciar la liberación a los cautivos y la curación a los ciegos, para dar libertad a los oprimidos y proclamar el año de gracia del Señor.

Enrolló el volumen, lo devolvió al encargado y se sentó. Los ojos de todos los asistentes a la sinagoga estaban fijos en él. Entonces comenzó a hablar, diciendo: "Hoy mismo se ha cumplido este pasaje de la Escritura, que ustedes acaban de oír".

Todos le daban su aprobación y admiraban la sabiduría de las palabras que salían de sus labios, y se preguntaban: "¿No es éste el hijo de José?".

Jesús les dijo: "Seguramente me dirán aquel refrán: 'Médico, cúrate a ti mismo, y haz aquí, en tu propia tierra, todos esos prodigios que hemos oído que has hecho en Cafarnaúm' ".

Y añadió: "Yo les aseguro que nadie es profeta en su tierra. Había ciertamente en Israel muchas viudas en los tiempos de Elías, cuando faltó la lluvia durante tres años y medio, y hubo un hambre terrible en todo el país; sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una viuda que vivía en Sarepta, ciudad de Sidón. Había muchos leprosos en Israel, en tiempos del profeta Eliseo; sin embargo, ninguno de ellos fue curado sino Naamán, que era de Siria".

Al oír esto, todos los que estaban en la sinagoga se llenaron de ira, y levantándose, lo sacaron de la ciudad y lo llevaron hasta un precipicio de la montaña, sobre el que estaba construida la ciudad, para despeñarlo. Pero él, pasando por en medio de ellos, se alejó de allí.

Palabra del Señor.

Medita lo que Dios te dice en el Evangelio

Hoy se cumple la Escritura. Realmente. Cristo quiere cumplir todas estas profecías en mi propia vida. Él está aquí, frente a mí, ungido con el Espíritu que renueva todas las cosas. Él quiere tocar mi vida y transformarla, traer la redención precisamente en ese lugar de mi alma que necesita la gracia de Dios.

Él quiere llenar la pobreza del mundo con el tesoro del Evangelio. Él quiere devolver la vista a quien se siente a oscuras. Él quiere poner en libertad a todos los oprimidos y cautivos por el error y el pecado. A todos nos cuesta reconocernos limitados e imperfectos, pero podemos tener plena confianza delante del mejor Amigo. Abramos nuestro corazón a Él y compartamos con Cristo cuáles son nuestras pobrezas, nuestros puntos de oscuridad y confusión, aquello que nos oprime o esclaviza, impidiéndonos ser libres para amar a Dios y a nuestros hermanos. Si Él quiere y puede salvarnos, ¿por qué no darle la oportunidad de hacerlo?

Tal vez no nos cuesta tanto abrir nuestro corazón. Y entonces, sin querer, podemos poner un segundo obstáculo: refugiarnos en la rutina. Cuando decimos que ya conocemos a Jesús demasiado bien, que ya sabemos qué podemos esperar de Él, entonces nos hemos hecho un Jesús a nuestra medida, y no es ya el verdadero Jesús. Porque Jesús es un amigo impredecible. Le gusta romper esquemas y preparar sorpresas. Le gusta sacar la bendición ahí donde abundaban problemas, hacer de la cruz la fuente de la vida, convertir en gozo lo que era oscuridad y dolor. Pero para esto hay que confiar incondicionalmente, que significa firmarle el cheque en blanco. Significa no huir de la oscuridad, la cruz o los problemas, sino afrontarlos con la esperanza puesta en su amor y su gracia. Hay que actuar en esas situaciones poniendo lo mejor de nosotros mismos, pero sabiendo que Él también pondrá lo mejor de su parte. Para el hombre y mujer que confía, Él cumple todas sus promesas de redención.

La Buena Noticia puede parecer una expresión más, entre otras, para decir "Evangelio": como buena nueva o feliz anuncio. Sin embargo, contiene algo que cohesiona en sí todo lo demás: la alegría del Evangelio. Cohesiona todo porque es alegre en sí mismo. La Buena Noticia es la perla preciosa del Evangelio. No es un objeto, es una misión. Lo sabe el que experimenta "la dulce y confortadora alegría de anunciar".
(Homilía de S.S. Francisco, 13 de abril de 2017).

Diálogo con Cristo

Ésta es la parte más importante de tu oración, disponte a platicar con mucho amor con Aquel que te ama.

Propósito

Proponte uno personal. El que más amor implique en respuesta al Amado… o, si crees que es lo que Dios te pide, vive lo que se te sugiere a continuación.

Hoy buscaré acercarme a algún compañero o compañera de trabajo que vea alejado o excluido para trasmitirle la Buena Noticia del Evangelio.

Despedida

Te damos gracias, Señor, por todos tus beneficios, a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos.
Amén.

¡Cristo, Rey nuestro!
¡Venga tu Reino!

Virgen prudentísima, María, Madre de la Iglesia.
Ruega por nosotros.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.