sábado, 14 de enero de 2017


La familia en las enseñanzas del Señor Jesucristo.

La familia es ordenada por Dios. El matrimonio entre el hombre y la mujer es esencial para Su plan eterno… La felicidad en la vida familiar tiene mayor probabilidad de lograrse cuando se basa en las enseñanzas del Señor Jesucristo.
“La Familia: Una Proclamación para el Mundo”

El ser parte de una familia es una gran bendición. Tu familia te puede proporcionar compañía y felicidad, ayudarte a aprender principios correctos en un ambiente de cariño y prepararte para la vida eterna.

Las familias fuertes requieren esfuerzo. Tu familia será bendecida a medida que hagas tu parte para fortalecerla. Sé alegre, servicial y considerado o considerada con los miembros de tu familia. Muchos de los problemas que surgen en el hogar ocurren cuando los miembros de la familia hablan y actúan de manera egoísta o descortés. Procura ser pacificador(a) en lugar de fastidiar, pelear o discutir. Demuestra amor por los miembros de tu familia todos los días; comparte tu testimonio con tu familia por medio de palabras y acciones. Tu buen ejemplo puede marcar la diferencia en el fortalecimiento de tu familia.

Honra a tus padres, demostrándoles amor y respeto; obedécelos a medida que te guían con rectitud. Ayuda en casa de buen grado y participa en actividades y tradiciones familiares sanas. Únete a tu familia en la oración familiar, en el estudio de las Escrituras y en las noches de hogar. Guardar esos mandamientos fortalece y unifica a las familias. Si los integrantes de tu familia no hacen esas cosas juntos, ora y estudia las Escrituras por ti mismo(a); tu ejemplo puede alentarlos a unirse a ti.

https://www.lds.org/youth/for-the-strength-of-youth/family?lang=spa

BULLYING: BURLA, ACOSO, AGRESIÓN…

Una “epidemia” muy antigua entre los hombres, hoy ultra dimensionada por el uso de los medios electrónicos de comunicación.

En tiempos idos, mismo en los cuales aún no existía la televisión – no tan lejanos, pues esta irrumpió en los hogares a inicios de la década del 50 – ya los hombres, especialmente ellos pues casi no existía entre el género femenino, sufrían la burla en las escuelas, colegios, clubes, y otros momentos del convivio social. También la agresión de los que se consideraban, y no pocas veces lo eran, más fuertes físicamente. El acoso era menos acentuado. La colocación burlesca de motes sí era común.

En nuestros días, este fenómeno está tomando una presencia alarmante, especialmente en escuelas y colegios, que son los lugares en que los niños y jóvenes pasan gran parte del día, ambiente hoy contaminado por el revolucionario mundo que vivimos. Sí, no se asuste el lector de este término, pues la crisis de valores que asistimos es tal, que seríamos ingenuos en considerar que es un fenómeno normal del convivir humano. No es así, es una revolución cultural que ha penetrado, poco a poco, y que la tenemos frente a nosotros como que dominando todo. Es allí donde la burla, el acoso, la agresión, el “bullying” – anglicismo como se lo llama por influencia norteamericana (uno de los países que más lo padece) -, hace sus estragos, ante la reacción angustiada de educadores, la indiferencia de la mayoría de los compañeros, la complicidad de otros, y la actitud agresiva, violenta, injusta, provocadora, insultante, degradante, y no sé cuántos calificativos más podríamos ponerle, a este grave pecado contra la caridad para con el prójimo, de parte de los promotores o ejecutores del “bullying”. 

En otros tiempos era la burla oral, o la agresión física lo que campeaba en escuelas o colegios. Hoy, con los modernos medios electrónicos de comunicación, se ejerce otro sistema a más de presión. De lo que era una grave situación, el “ciberbulying”, así como el corruptor sistema de “sexting” (exhibicionismo o envío de imágenes indecentes) entran en escena agudizando la situación. Ambos produciendo un maltrato psicológico, que es tanto o más grave que el físico o verbal. Y esto ocurre normalmente, en promedio, entre preadolescentes, de 12 a 15 años. 

Ante nosotros encontramos un enfrentamiento entre el “acosado”, que son niños normales, moralmente preservados, tímidos, que por alguna característica física, el color de piel o nacionalidad, sufren burla o discriminación. Del otro lado están los que califican los expertos de “acosador”. Acosador que por sentirse con poder, para aparecer y ser considerado líder, es normalmente un antisocial; procediendo, no en pocas veces, de familias en conflicto. 

Cuando el acoso es físico produce daños a su víctima u objetos personales. Es verbal por medio de humillaciones, insultos, desprecios, ofensas, etc. Otras veces, si bien que todo puede ir junto, es por medio del aislamiento, la dura situación de sentirse excluido de la vida social de un colegio o escuela. Todo esto tiene graves efectos psicológicos provocando miedos, soledades, crisis nerviosas, que llegan, en situaciones extremas de hostigamiento, al suicidio del pobre niño o niña burlado o acosado. Es el vulgarmente llamado “bullying”. 

No hay nivel social de escuela o colegio en que no ocurra esta peste de fenómeno psicológico-social invadiendo los ambientes juveniles de los días de hoy.

Los nuevos medios electrónicos de comunicación, el acceso fácil a ellos de parte de niños y pre adolescentes, han hecho que este acoso sea más constante, penetrando en la privacidad de los victimados, superando el espacio (escuela-colegio) y el tiempo (fuera del horario de clases). La defensa ante estos ataques - es el nombre que debemos ponerle - se presenta de una debilidad que asusta, y nos hace pensar en el futuro del convivio social juvenil viendo aproximarse las tristes consecuencias

No caigamos en una “alegría optimista” de algunos padres al ver la precocidad de sus hijos (a veces de apenas 7 años) utilizando las redes sociales. El saber usar estos aparatos no es sinónimo de estar en condiciones psicológicas o espirituales preparados para hacerlo. 

De los tiempos en que no había televisión (o en que había un solo aparato para toda una familia) a los tiempos en que cada niño o niña poseen un instrumento que, si bien les ayudará a comunicarse con sus familiares, a informarse de cosas necesarias, acaban teniendo en sus manos un elemento que lo podrá llevar a situaciones de ser víctima de “cyberbullying”, o de “sexting”, y caer en el desespero de traumáticas consecuencias psicológicas. 

Cometería una falta de caridad si antes de terminar este artículo no hiciese un llamado de atención, un apelo, una advertencia, a quienes, de una forma u otra, directa o indirectamente, participan de este diabólico proceder. 

Primeramente a los que son los autores principales: recapaciten, cambien de actitud. Sólo les repito las palabras de Nuestro Señor Jesucristo, “al que escandalizare a uno de estos pequeños, más le valdría…”, busquen en Lc 17, 2 las consecuencias. 
A los cómplices directos, pues normalmente, es un accionar con un líder seguido por otros que son arrastrados a este mal: les digo que son tan responsables de este pecado, como el propio burlador o agresor. 
¿Y qué decir a los que presencian con gusto y no hacen nada para parar este malvado acto?: no tienen la valentía de detenerlo y quedan asistiendo a una “crucifixión” de un hijo de Dios, de un “hermano”, sin hacer nada para impedirlo, pecan de omisión. 

Y los indiferentes: ¡qué horror ser indiferente!. Sólo pensar en sí, en sus placeres, en su vidita…, cuidado, pues Dios podrá hacerse indiferente de vosotros cuando sea vuestro juicio particular, nos responderá: “no os conozco” (Mt 25, 12).

Profesores, maestros: estén alerta a los acontecimientos. No lo permitan. Tomen medidas drásticas sobre aquellos que violan el mandamiento de la caridad, pues si dejan eso desarrollarse, serán responsables de que este cáncer llegue, como lo estamos viendo, a las entrañas de la sociedad. 

Padres de familia: cuiden, apoyen, orienten, alerten a sus hijos de los peligros que rondan en torno de ellos en esta convulsionada sociedad en la que les ha tocado nacer.

Que valga para todos nosotros el compenetrarnos de que estamos viviendo los resultados del alejamiento de Dios. Al no haber amor de Dios… poco podremos pedir de amor al prójimo. Los más importantes mandamientos: “amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón… y a tu prójimo como a ti mismo” (Mc, 30-31), quedan sustituidos por el trato brutal, sin misericordia, despreciando al débil o necesitado…

Que la Virgen Santísima, Madre de Misericordia, convierta, despierte, proteja e ilumine a unos y otros de los actores de esta “epidemia”, tan antigua, que está tomando características de pandemia…en nuestros jóvenes.

La Prensa Gráfica, 9 de enero de 2017. 

P. Fernando Gioia, EP. 
Heraldos del Evangelio. 
padrefernandogioia@heraldos.info

Niño abandonado en Catedral de EEUU fue bautizado y está a salvo

St. Paul (Lunes, 09-01-2017, Gaudium Press) El pasado 04 de enero, una canasta plástica que contenía un recién nacido envuelto en telas fue abandonado en la entrada de la Catedral de St. Paul en Minnesota, Estados Unidos. El infante fue hallado por uno de los custodios del templo después de la Eucaristía de la tarde, quien al escuchar ruidos pensó que el recipiente contenía una mascota. El niño fue llevado a sacristía, donde fue cuidado por l custodio y el Rector de la Catedral, P. John Ubel, quien lo bautizó mientras esperaba a que llegaran las autoridades.

CATEDRAL SAN PABLO MINNESOTA.jpg
Catedral de St. Paul, Minnesota, Estados Unidos. Foto: Paul Gravestock
El P. Ubel manifestó su esperanza de que el niño sea adoptado por una familia católica, ya que sus padres confiaron en que estaría seguro en el templo. La ley de Minnesota admite que una madre abandone a su hijo en un lugar seguro en los primeros siete días de vida sin que sea considerado un delito, pero los templos no están registrados como uno de estos lugares. Sin embargo, el vocero de la policía afirmó que no se investigaría el hecho como una caso delictivo.


El sacerdote intentó sin éxito visitar al niño en el hospital, pero fue informado de que es probablemente un niño nacido un poco prematuramente, registró cerca de cinco libras al nacer y mostraba señales de haber nacido muy recientemente, incluso sin haber sido limpiado tras el parto. Para el P. Ubel, es importante que la madre hubiera elegido dejar vivir a su hijo para que pudiera ser adoptado.

"El hecho de que este niño fuera dejado a un templo católico no es un detalle insignificante para mí", indicó el presbítero a Catholic News Service. "En ausencia de cualquier otra información que pueda venir, creo que es importante que este niño sea dado en adopción y que haya varias parejas católicas que estén dispuestas a acoger a este niño en su hogar". 

Nathan Leonhardt, el hombre que lo encontró, expresó su alegría por el rescate. "Eligieron un buen lugar para dejarlo", afirmó. "Amamos los niños".

Con información de Crux Now.

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/84666#ixzz4VlC1QoAD
Se autoriza su publicación desde que cite la fuente. 

Sacerdote propone escuelas católicas como solución a deserción temprana de la fe en EEUU

Washington (Sábado, 07-01-2017, Gaudium Press) El Sacerdote Peter M. J. Stravinskas, fundador de la Sociedad Sacerdotal del Beato Cardenal John Henry Newman, analizó los resultados de un preocupante estudio que señala que los niños y jóvenes pierden la fe en Estados Unidos de los 10 a los 17 años, y señaló la importancia de impartir una educación auténticamente católica para revertir esta tendencia. "No sorprende que los jóvenes católicos educados en escuelas públicas dejen la fe", afirmó en un artículo para The Catholic Educator. El sacerdote señaló varios ejemplos en los que un entorno educativo católico evita la confusión de los menores ante una cultura contraria a la fe.

EDUCACION CATOLICA GAUDIUM PRESS.jpeg
La educación católica protege la fe de los niños y aclara las dudas frente a una supuesta contradicción entre la fe y la razón. Foto: Cardinal Newman Society.
A pesar de que los resultados del estudio son alarmantes (un 63 por ciento de quienes dejan la fe lo hacen de los 10 a los 17 años y sólo un 13 por ciento admite que haya posibilidad de regresar a la Iglesia), el P. Stravinskas explicó que sólo un 19 por ciento de los encuestados estudió en una primaria católica, y sólo un 8 por ciento estudió la secundaria en una escuela católica.

 "Poniéndolo más contundente, el 81 por ciento de los jóvenes apóstatas son producto de las escuelas primarias públicas, mientras que el 92 por ciento provienen de secundarias públicas", afirmó.


El sacerdote declaró que no lo sorprenden los resultados, ya que las escuelas públicas tienen un historial de ser entornos hostiles a la fe. "No sólo la religión es ignorada, sino que cuando es discutida, en demasiados lugares es acusada de ser la causa de la ignorancia y la guerra", explicó. La solución para este problema es educar a los niños en un entorno favorable a la fe, en el cual puedan conocer que no existe contradicción entre la fe y la razón.

Ejemplos de cómo esto se practica en Estados Unidos ofrecidos incluyen clases en que al tocar el tema de la astronomía se citan las referencias bíblicas a los astros, el reconocimiento de los grandes aportes de científicos católicos (casi todos sacerdotes), la enseñanza de los diferentes métodos para conocer la verdad y su complementariedad, la explicación de la moral de la Iglesia sobre el aborto en las clases que exponen el desarrollo embrionario y fetal, entre otros. Para practicar estas propuestas, es necesario contar con escuelas católicas: "Estos escenarios no tienen lugar en ninguna escuela de gobierno en ningún momento", advirtió.

El P. Stravinskas concluyó su artículo advirtiendo a los padres de familia sobre el grave riesgo para la fe que significa elegir una escuela que no es compatible con la fe y recomendó a los creyentes apoyar activamente la educación católica, así como a los Obispos y sacerdotes continuar denunciando los peligros que los fieles corren en las escuelas públicas.

Con información de Cardinal Newman Society.

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/84647#ixzz4VlBkyDhy
Se autoriza su publicación desde que cite la fuente. 

Educación católica en EEUU lamenta muerte de P. Michael Scanlan, impulsor de Universidad de Steubenville

Steubenville (Lunes, 09-01-2017, Gaudium Press) El P. Michael Scanlan, T.O.R., quien fuera el gestor de la transformación de la Universidad Franciscana de Steubenville en uno de los principales centros católicos de educación superior en Estados Unidos, falleció el pasado 07 de enero a la edad de 85 años. El P. Scanlan fue también uno de los primeros sacerdotes en colaborar en el canal de televisión católico EWTN, donde presentó el programa televisivo de la universidad durante 18 años.

P. SCANLAN GAUDIUM PRESS.jpg
P. Michael Scanlan, T.O.R. Foto:  Universidad Franciscana de Steubenville
El sacerdote es especialmente recordado por el éxito de su gestión en la Universidad Franciscana, asumida desde 1974, momento en el cual la educación superior católica atravesaba dificultades. Durante 26 defendió la necesidad de restaurar la identidad católica de los centros educativos y la promoción de la doctrina de la Iglesia en ambientes de excelencia académica. La educación en esta universidad fue apoyada por diversas iniciativas como los "hogares de fe" que constituyen grupos de vivencia religiosa dentro del campus universitario.


Otro de los legados espirituales de este apostolado son los Congresos de Jóvenes de Steubenville, que son encuentros de oración y testimonio destinados a animar la fe de los jóvenes. La eficacia de esta actividad se hizo evidente en un estudio del Centro de Investigación Aplicada al Apostolado de Estados Unidos que determinó que un 14 por ciento de los sacerdotes ordenados en 2014 habían participado en uno de esos encuentros.

La Universidad Franciscana de Steubenville fue la primera Universidad de Estados Unidos cuya facultad de Teología hiciera públicamente un Juramento de Fidelidad a la autoridad de enseñanza de la Iglesia, ratificado anualmente por todos los nuevos miembros de la Facultad. Más de 400 graduados de la universidad son ahora sacerdotes más de 700 estudiantes ha llegado a ser presbíteros, religiosos y religiosas, e incluso algunos han llegado a ser Obispos.

Según el vocero de la Universidad Franciscana, Tom Sofio, el P. Scanlan falleció a causa de una larga enfermedad y resulta notable que, de manera coherente con su conocida devoción a la Santísima Virgen, haya muerto en un Primer Sábado, día especialmente dedicado a la Madre de Dios y objeto de varias promesas marianas.

Con información de National Catholic Register.

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/84667#ixzz4VlBT2Rlb
Se autoriza su publicación desde que cite la fuente. 

¿Qué es el Pecado? Parte 2

La moral no consiste en el cumplimiento mecánico de una serie de preceptos, sino en nuestra respuesta cordial a la llamada de Dios que se traduce en una actitud fundamental en el servicio de Dios.

La opción fundamental es la orientación permanente de la voluntad hacia un fin.

Esta actitud debe explicitarse en el fiel cumplimiento de los preceptos, no de modo rutinario, sino vivificado por el dinamismo que el Espíritu imprime en nuestros corazones.

La opción fundamental no consiste en liberarse del cumplimiento de determinadas normas o preceptos, sino muy al contrario, en hacer una llamada a la interiorización y profundización de la vida de cada cristiano.

La opción fundamental por Dios consiste en colocar a Dios en el centro de la vida.

»Concebirle como el Valor Supremo hacia el cual se orientan todas las tendencias, y en función del cual se jerarquizan las múltiples elecciones de cada día»14.

La opción fundamental es una decisión libre, que brota del núcleo central de la persona, una elección plena a favor o en contra de Dios, que condiciona los actos subsiguientes, y es de tal densidad que abarca la totalidad de la persona, dando sentido y orientación a su vida entera.

«Es claro que las actitudes determinan nuestro comportamiento moral de forma positiva o negativa»15.

Las actitudes son predisposiciones estables o formas habituales de pensar, sentir y actuar en consonancia con nuestros valores. Son, por tanto, consecuencia de nuestras convicciones o creencias más firmes y razonadas de que algo «vale» y da sentido y contenido a nuestra vida. Constituyen el sistema fundamental por el que orientamos y definimos nuestras relaciones y conductas con el medio en que vivimos.

Evidentemente que en el hombre tienen más valor las actitudes que los actos. Hay «actos que expresan más bien la periferia del ser y no el ser mismo del hombre.

»Los actos verdaderamente valiosos son los que proceden de actitudes conscientemente arraigadas.

»Se ve claramente que, aunque la actitud sea lo que define auténticamente al ser moral del hombre, los actos tienen también su importancia, porque, repetidos, conscientes y libres van camino de convertirse en actitud»16.

Incluso podemos decir que hay actos de tal trascendencia que, si se realizan responsablemente y sin atenuantes posibles, son el exponente de una actitud interna17.

No hace falta que el acto se repita para que sea considerado grave18. Por ejemplo: un adulterio o un crimen planeado a sangre fría, con advertencia plena de la responsabilidad que se contrae, buscando el modo de superar todas las dificultades, y sin detenerse ante las consecuencias con tal de conseguir su deseo, ¿qué duda cabe que compromete la actitud moral del hombre?

La opción fundamental puede ser radicalmente modificada por actos particulares»19.

No es sincera una opción fundamental por Dios, si después esto no se confirma con actos concretos. Los actos son la manifestación de nuestra opción20 .

Si la opción fundamental no va acompañada de actos singulares buenos, se ha de concluir que la tal opción se reduce a buenas intenciones21.

Es en las acciones particulares donde la opción fundamental de servir a Dios se puede vivir de verdad. (...) La ruptura de la opción fundamental no es sólo por apostasía»22.

Lo que sí parece cierto es que la actitud no cambia en un momento.

Los cambios vitales en el hombre son algo paulatino.
El pecado mortal que separa al hombre definitivamente de Dios es la consecuencia final de una temporada de laxitud moral23.

Por eso decimos que el pecado venial dispone para el mortal.

Algunos opinan que al final de la vida, Dios dará a todos la oportunidad de pedir perdón de sus pecados; pero esta posibilidad de la opción final no tiene ningún fundamento en la Biblia24. Por eso es rechazada por teólogos de categoría internacional como Ratzinger, Rahner, Pozo, Alfaro, Ruiz de la Peña, etc.

Hay, además otros pecados llamados pecados de omisión: «los pecados cometidos por los que no hicieron ningún mal..., más que el mal de no atreverse a hacer el bien, que estaba a su alcance»25.

Jesucristo condena al infierno a los que dejaron de hacer el bien: «Lo que con éstos no hicisteis»26. A veces hay obligación de hacer el bien, y el no hacerlo es pecado de omisión.

«Se equivocan los cristianos, que pretextando que no tenemos aquí ciudad permanente, pues buscamos la futura, consideran que pueden descuidar las tareas temporales, sin darse cuenta que la propia fe es un motivo que les obliga a un más perfecto cumplimiento de todas ellas, según la vocación personal de cada uno.

Pero no es menos grave el error de quienes, por el contrario, piensan que pueden entregarse totalmente a los asuntos temporales, como si éstos fueran ajenos del todo a la vida religiosa, pensando que ésta se reduce meramente a ciertos actos de culto y al cumplimiento de determinadas obligaciones morales.

El divorcio entre la fe y la vida diaria de muchos debe ser considerado como uno de los más graves errores de nuestra época»27.

«Hoy es muy usual en algunos ambientes hablar de pecado social.

»Pero el pecado, en sentido verdadero y propio, es siempre un acto de la persona.

»Una sociedad no es de suyo sujeto de actos morales.

»Lo cierto es que el pecado de cada uno repercute en cierta manera en los demás.

»Pero en el fondo de toda situación de pecado hallamos siempre personas pecadoras»28.

Las estructuras de pecado se deben a los pecados de los hombres.

«Todo pecado es un ultraje a Dios. (...) En un sentido propio y verdadero tan sólo son pecado los actos que de forma consciente y voluntaria van contra la ley de Dios. (...) Por eso, precisamente, el hombre es la única creatura que puede ser pecadora entre los seres que componen la creación visible»29.

Aunque es cierto que pecados personales generalizados crean un ambiente de pecado, «no se puede diluir la responsabilidad personal en culpabilidades colectivas anónimas»30

Hay que sentirse responsables de nuestros pecados que deterioran el ambiente. Hausherr, Profesor del Instituto Oriental de Roma, publicó un libro titulado Le Penthos en el que habla del influjo de algunos pecados en el medio ambiente espiritual del Cuerpo Místico de Cristo31.

http://es.catholic.net/op/articulos/7194/cat/385/que-es-el-pecado.html

sábado, 7 de enero de 2017

¿Qué es el Pecado? Parte 1

Es toda acción u omisión voluntaria contra la ley de Dios

Por: P. Jorge Loring | Fuente: Pa que te Salves

El Pecado es toda acción u omisión voluntaria contra la ley de Dios, que consiste en decir, hacer, pensar o desear algo contra los mandamientos de la Ley de Dios o de la Iglesia, o faltar al cumplimiento del propio deber y a las obligaciones particulares.

«En sus juicios acerca de valores morales, el hombre no puede proceder según su personal arbitrio. En lo más profundo de su conciencia descubre el hombre la existencia de una ley que él no se dicta a sí mismo, pero a la cual debe obedecer... Tiene una ley escrita por Dios en su corazón, en cuya obediencia consiste la dignidad humana y por la cual será juzgado personalmente (2).

«El pecado es un misterio, y tiene un sentido profundamente religioso. Para conocerlo necesitamos la luz de la revelación cristiana. (...) El pecado escapa a la razón. Ni la antropología, ni la historia, ni la psicología, ni la ética, ni las ciencias sociales pueden penetrar su profundidad.3Algunos dicen que Dios no es afectado por el pecado. Efectivamente, no afecta a la naturaleza divina, que es inmutable; pero sí afecta al «Corazón del Padre» que se ve rechazado por el hijo a quien Él tanto ama4.

Si el pecado no ofendiera a Dios sería porque Dios no nos quiere. Si Dios nos ama, es lógico que le «duela» mi falta de amor. Lo mismo que le agradaría mi amor, le desagrada mi desprecio: hablo de un modo antropológico.

Pero es necesario hacerlo así, para entendernos. Si Dios se quedara insensible ante mi amor o mi desprecio, sería señal de que no me ama, que le soy indiferente.

A mí no me duele el desprecio de un desconocido; pero sí, si viene de una persona a quien amo.

No es que el hombre haga daño a Dios. Pero a Dios le «duele» mi falta de amor.

El bofetón de su niñito no le hace daño a una madre, pero sí le da pena. Ella prefiere un cariñoso besín. Es cuestión de amor.

La inmutabilidad de Dios no significa indiferencia. La inmutabilidad se refiere a la esfera ontológica, pero no a la afectiva. Dios no es un peñasco: es un corazón. El Dios del Evangelio es Padre. La Filosofía no puede cambiar la Revelación.

Es un misterio cómo el pecado del hombre puede afectar a Dios. Pero el hecho de que el pecado afecta a Dios es un dato bíblico5.

La Biblia expresa la ofensa a Dios del pecado con la imagen del adulterio6.

El pecado es ante todo ofensa a Dios7.
El pecado ofende a Dios por lo que supone de rebelión.

David, arrepentido de su pecado, exclamaba: «Contra Ti pequé, Señor»8.

«El pecado es un no deliberado dado al amor redentor de Cristo, y esta negativa lastima a Cristo»9.

Hay hechos que tienen un significado importante.
Por eso Pío XI se negó a pagar al Estado Italiano una lira al año de contribución, pues eso suponía que el Estado Vaticano no era independiente10.

«La Iglesia ha condenado la opinión de quienes sostenían que puede darse un pecado puramente filosófico, que sería una falta contra la recta razón sin ser ofensa de Dios»11.

«La Iglesia ha condenado la idea de que pueda existir un pecado meramente racional o filosófico, que no mereciera castigo de Dios»12.

El pecado está en la no aceptación de la voluntad de Dios, más que en la transgresión material de la ley.

Por eso, puede haber pecado sin transgresión material de la ley si existe el NO a Dios en la intención; mientras que puede haber transgresión de la ley sin pecado, si no se ha dado el NO a Dios voluntariamente.

El pecado no es algo que nos cae inesperadamente, como un rayo en medio del campo. El pecado se va fraguando, poco a poco, dentro de nosotros mismos13.

Las repetidas infidelidades a Dios, los apegos desordenados consentidos, el irresponsable descuido de las cautelas, van preparando la caída.

http://es.catholic.net/

Construir sobre roca

P. Rafael Ibarguren EP, Consiliario de Honor de la FMOEI

A veces solemos subestimar las certezas que tenemos porque son asuntos ya conocidos, cosas evidentes. El espíritu humano, herido por el pecado, muchas veces corre caprichosamente detrás de las novedades, mientras que lo sabido le suele resultar tedioso.Pero esto no debería ser así. De hecho, lo que uno aprende y sabe es un patrimonio precioso sobre el cual deberíamos prestar mucho más atención para sacar las eventuales consecuencias que se imponen.Un ejemplo: en la oración del Credo que recitamos en la Misa dominical, se confiesan los misterios centrales de nuestra fe.

 ¡Pero no por ser sabidos de memoria esos misterios son menos importantes! Son un tesoro valioso, un depósito admirable que se trata de custodiar, profesar y trasmitir.Por eso es bueno volver siempre a las cosas esenciales de la fe, para aquilatar su verdadero valor, so pena de, a fuerza de banalizar sus contenidos, ese patrimonio se marchite y se pierda.El tema eucarístico está expuesto a un tal desgaste… y precisamente por personas que asumen sus compromisos de adorar y de comulgar.Dice el Catecismo de la Iglesia Católica: “Nuestro Salvador, en la Última Cena, la noche en que fue entregado, instituyó el Sacrificio Eucarístico de su Cuerpo y Sangre, con lo cual iba a perpetuar por los siglos, hasta su vuelta, el Sacrificio de la Cruz y a confiar a su Esposa, la Iglesia, el Memorial de su Muerte y Resurrección: sacramento de piedad, signo de unidad, vínculo de caridad, banquete pascual, en el cual se recibe a Cristo, el alma se llena de gracia y se nos da una prenda de la gloria venidera” (SC 47) (CIC, n°1323)He aquí un compendio de lo que podemos llamar una profesión de fe eucarística donde nada falta: está el origen, la substancia y la razón de ser de la Eucaristía.En efecto, se comienza ahí afirmando tres datos fundamentales: 1) la Eucaristía fue instituida por Jesús Nuestro Señor en la Última Cena, 2) ella es el sacrificio de su Cuerpo y de su Sangre que el Salvador y 3) la confió a su Iglesia para que la perpetúe (“hagan esto en memoria mía”).Luego siguen tres conceptos que suenan como una música armoniosa: “Sacramento de piedad, signo de unidad, vínculo de caridad”. Se trata de una expresión de San Agustín que sintetiza el pensamiento paulino sobre lo que es la Eucaristía como alimento de los miembros de la Iglesia: “Porque el pan es uno, somos un solo cuerpo, aun siendo muchos, pues todos participamos de ese único pan” (1 Co 10, 17).

Con propiedad el Papa Wojtyła, enseñó que “la Iglesia vive de la Eucaristía”. El Pan de Vida es el vínculo que une a los fieles que forman esa sociedad visible quees la Iglesia, rica en variedad de ritos, razas y culturas… pero una.La Eucaristía es el sacrificio del Calvario –sacrificio que por ser incruento no es menos real- que se desdobla en comida ritual, y que produce efectos maravillosos:“el alma se llena de gracia y se nos da una prenda de la gloria venidera”. Por eso podemos decir que la Eucaristía es el sumo bien, puesto que realiza el ansia de felicidad en la que fuimos constituidos por la voluntad creadora de Dios: ella nos llena de gracia en la tierra y es semilla de gloria eterna.La enseñanza del Catecismo logra además distinguir y aunar las nociones de celebración y de comunión. Porque la Misa, que es la renovación del Sacrificio de la Cruz, produce lo que será la sustancia del banquete pascual: el Cordero inmolado hecho presente a través de su Cuerpo y de su Sangre.El numeral 1323 del Catecismo de la Iglesia Católica es una preciosidad. Pone en una feliz síntesis las principales verdades eucarísticas, esas evidencias tantas veces desestimadas.Algunos “cristianos”, contestan que se adore a las especies consagradas fuera de la Misa y de la comunión, una vez que, dicen ellos, el sacramento fue instituido para ser alimento. Argumentan también que en el sagrario, el Santísimo permanece tan solo para ser llevado a los enfermos y que no tiene sentido que sea adorado ahí. Y mucho menos expuesto en la custodia.Son graves errores que niegan la Presencia Real.Es claro que cuando las Santas especies estando en el tabernáculo se descomponen, por ejemplo por efecto de la humedad o de otros factores, la presencia de Cristo cesa. También cesa después de que hemos comulgado, al cabo de algunos minutos (¿cinco, diez?), cuando la Hostia se disuelve en nuestro organismo por los efectos de la digestión natural. En un tema central de nuestra fe y tan lleno de sutilezas como es el misterio eucarístico, quien se atiene a la Palabra de Dios y al Magisterio de la Iglesia, recibe la luz de la verdad y se beneficia de ella. Los otros, ignorantes de su fe o maniáticos de novedades, se apartan del camino e irremediablemente se alejan y se pierden.Dice el Evangelio que la casa construida sobre roca perdura, mientras que la que se levante sobre arena, sucumbe.Vivamos el año 2017 que viene cargado de incógnitas, construyendo nuestra vida espiritual sobre la roca de la Eucaristía en su triple dimensión de sacrificio, presencia y banquete, distanciándonos del paganismo reinante en la sociedad.Asunción, enero de 2017.-

La Maternidad Divina: origen de todos los privilegios marianos

1.jpgRedacción - (Miércoles, 04-01-2017, Gaudium Press) Según la liturgia de la Santa Iglesia Católica, el día 1º de enero se conmemora la Solemnidad de Santa María, Madre de Dios. De esta manera, el año se inicia bajo el patrocinio de Aquella que, por el poder del Espíritu Santo, engendró en su claustro virginal al Verbo Encarnado. En efecto, la Maternidad Divina es el mayor privilegio mariano, pues es él el origen de todos los otros inefables dones con los cuales la Virgen Santísima fue profusamente agraciada por la Providencia.

Madre e Hijo: un único pensamiento
De hecho, Nuestra Señora fue destinada desde toda la Eternidad para ese noble privilegio. Afirma la Teología que el Señor, en el momento - si es que en la Eternidad se pueda hablar en momento - en que planeó la Creación del mundo, tuvo como Supremo Modelo ya el Verbo que se encarnaría. Una vez que la naturaleza humana que el Verbo recibiría sería engendrada en María y por María, no se puede separar lo que sería engendrado de Aquella que engendraría. Luego el pensamiento divino referente al Verbo Encarnado y su Madre constituyó para Dios en la Eternidad un único pensamiento, del cual procedió el plan para la creación de todos os seres restantes.

El Verbo Encarnado y su Santísima Madre, fueron la Divina Forma utilizada por el Señor para dar origen a todo lo creado.

Inmaculada, porque Madre de Dios
Antes que el Verbo se encarnase, evidentemente tendría que nacer María Santísima, y fue teniendo en vista la Divina Maternidad que Nuestra Señora fue concebida sin pecado original, a fin de que el Verbo que limpiaría el pecado del mundo fuese engendrado en un receptáculo donde nunca hubiese habido la menor sombra, el menor resquicio de ofensa a Dios, el cual no hubiese por ningún momento, por menor que fuese, sido esclavo de Satanás.

Para ser Madre de Dios, la perpetúa virginidad
Fue, también, teniendo en vista la Divina Maternidad que la Providencia quiso mantener perpetuamente la Virginidad de Nuestra Señora, inspirando en Su Inmaculado Corazón el voto de virginidad. Así, el Verbo de Dios fue engendrado en su seno sin concurso de varón, por la fuerza del Espíritu Santo. En el momento de dar a luz, tal virginidad se mantuvo milagrosamente intacta, permaneciendo ella incólume después del parto, una vez que la posterior convivencia entre María y José sería marcada por una perfecta castidad. ¿Cuál es el motivo de un tal privilegio? A fin de que Nuestra Señora, además del sublime don de la maternidad, poseyese el inefable privilegio de la virginidad. También, y sobre todo, para que ese tabernáculo utilizado por el Señor, y tornado sagrado por ello, no fuese por más ninguna criatura profanado.

Madre de Dios y Madre de los hombres
Siendo Madre de Dios, Nuestra Señora se tornó, también, Madre de los hombres. Consintiendo que fuese engendrado en sí el Redentor de la Humanidad que por su preciosísima Sangre nos engendraría para la Vida Sobrenatural, se tornó Ella la Nueva Eva, la Nueva Madre de todos los vivientes, de aquellos que viven la verdadera vida que consiste en la participación de la naturaleza divina, y para los cuales está destinado el galardón eterno de la convivencia con el propio Dios.

Madre del Redentor y Corredentora
En el Evangelio de San Juan encontramos a María y el Discípulo amado a los pies de la Cruz del Señor. Nuestra Señora estaba de pie, significando su total adhesión al sacrificio de su Hijo, su profunda comprensión de lo que estaba pasando. Incluso siendo dolorosísimo su sufrimiento, Nuestra Señora ofrecía al Padre, de un modo sacerdotal, el Fruto de su vientre, tornándose, como consecuencia de su Divina Maternidad y de un modo voluntario, la Corredentora del género humano.

Maternidad Divina y Pentecostés
Fue por la Maternidad Divina que Nuestra Señora se tornó Esposa del Divino Espíritu, con el cual de un modo castísimo engendró al Verbo Encarnado. Fue por consecuencia de tal divino desposorio que la Virgen Santísima obtuvo para los Apóstoles, en Pentecostés, después de diez días de intensa oración, el descenso del mismo Espíritu de Amor como lenguas de fuego, a fin de llenar sus corazones de entusiasmo y fuerza, además de otros extraordinarios dones, para que estuviesen aptos a cumplir su mandato de anunciar el Evangelio

Madre de Dios asunta a los Cielos, Reina y Medianera de todas las gracias
Después de haber subido a los Cielos en cuerpo y alma, Nuestra Señora fue coronada por la Santísima Trinidad como Reina de toda la Creación, tornándose de esta manera, la Medianera de todas las gracias. Convenía realmente que Aquella que engendró en su purísima carne el Verbo hecho Hombre terminase Sus días aquí en la tierra sin pasar por la corrupción de un cuerpo tan sagrado. De ahí proceden el augusto privilegio de la Asunción de María, y de su coronación como Reina del Universo, por ser verdadera Madre de Cristo, Nuestro Señor y Rey.

El Primer Día de la Nueva Creación
Arriba están enumerados los principales privilegios de Nuestra Señora y como todos ellos tienen su origen en la Maternidad Divina. El hecho de Nuestra Señora ser Madre de Dios, y todo lo demás que viene como consecuencia, no significa un conjunto de divinos beneplácitos solamente para Ella. También nosotros somos beneficiados por esto. Nuestra Señora está en el origen de nuestra salvación. Ella es nuestra verdadera Madre en el orden sobrenatural. Estando en el Cielo, es también Ella nuestra más eficaz intercesora junto a Dios, su Padre, su Hijo y su Esposo. Por eso, conviene sobremanera que la fecha reservada para conmemorar María como Madre de Dios sea el primer día del año, para recordarnos que la figura de la Santísima Virgen está profundamente relacionada con el primer día de la Nueva Creación, la cual se inició en Su purísimo claustro.

En este año 2017 que comienza, rindamos alabanzas a María, Madre de Dios y nuestra. ¡Y que se realice cuanto antes el triunfo de Su Sapiencial e Inmaculado Corazón! (JEP)

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/84592#ixzz4V5C5FN3w
Se autoriza su publicación desde que cite la fuente. 

El Señor ha transformado el barrio: La Adoración Perpetua cambia el entorno en España

Barcelona (Martes, 03-01-2017, Gaudium Press) Las Capillas de Adoración Perpetua son una realidad que crece en España, y que reporta notables beneficios a los lugares donde se habilitan. Un informe de Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo para Alfa y Omega comentó la experiencia de la capilla de Adoración Perpetua de la parroquia de San Sebastián, en Badalona. "No solo fortalece la fe de quienes se deciden a pasar una hora a la semana ante el Señor en la Eucaristía, sino que su fruto se extiende hasta los ancianos, los enfermos, los pobres..., además de renovar las estructuras parroquiales donde están implantadas", afirmó.

En el primer año y medio de apertura de la Capilla de Adoración, la comunidad parroquial retomó una participación destacable. "Hoy prácticamente todas las actividades de la parroquia se nutren de personas apuntadas a algún turno de adoración en la capilla", comentó. En palabras de la coordinadora de los turnos de adoración, Isabel Puig, se trata de "gente que no solo va a Misa, sino que está comprometida con la parroquia".

La vida de oración dio frutos en las colectas de bienes para los más necesitados, luego de que los adoradores organizaron una iniciativa llamada "La despensa de San José" y otra más en apoyo de personas sin hogar de Barcelona, quienes reciben alimentos y compañía. 

"Rezamos por ellos y con ellos también, porque no somos una ONG, nosotros queremos evangelizar", comentó Puig. "No queremos dar solamente un bocadillo y un abrazo. Hay ocasiones en las que el párroco viene con nosotros y les propone confesarse, y se confiesan".

Los adoradores organizaron la intercesión por los enfermos de cuerpo y alma, algunos son voluntarios en la visita a los enfermos. "La presencia del Señor ha transformado el barrio, y Él va haciendo su obra poco a poco", explicó Puig. "Cuando pasas un rato delante del Señor, te manda a hacer cosas. Es una gozada. Te mueve a ser más consciente de las necesidades que hay en torno a ti, y te das cuenta de que no te puedes quedar sentado. Y también te da la fuerza para todo, para salir a hacer lo que tienes que hacer y estar en paz".
Los saludables efectos de la Adoración han permeado las demás parroquias, las cuales han comenzado a destinar tiempos de adoración en sus templos. "En Badalona no se hacía adoración antes de abrir aquí la capilla de adoración perpetua. Pero ahora las parroquias de alrededor van exponiendo el Santísimo aunque sea un rato al día o a la semana", concluyó. "Tiene un efecto multiplicador".
Con información de Alfa y Omega.

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/84585#ixzz4V5BqMwS2
Se autoriza su publicación desde que cite la fuente. 

Santuario de Aparecida, Brasil, inicia las celebraciones de los 300 años del encuentro de la imagen

Aparecida - San Pablo (Miércoles, 04-01-2017, Gaudium Press) En este año 2017 se completan 300 años del encuentro de la imagen de Nuestra Señora Aparecida. En conmemoración a este evento, el Santuario Nacional realizará varias actividades especiales ya a partir de este mes de enero.

1.png

Una de las iniciativas ocurrirá todo día 12, entre los meses de enero a septiembre, cuando, después de la Misa de las 09:00 horas, ocurrirá la Ceremonia de Coronación de la imagen. Cada ceremonia de coronación seguirá una temática que contará la historia de Nuestra Señora Aparecida.

A lo largo de esta novena de coronación serán depositadas en una corona las porciones de tierra de los estados brasileños, que fueron recogidas durante las visitas jubilares. El día 11 de octubre, esa corona será colocada en la imagen original de Nuestra Señora Aparecida.
En esa misma fecha se inaugurará la Cúpula del Altar Central del Santuario. (EPC)

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/84601#ixzz4V5BcQOck
Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.