miércoles, 28 de diciembre de 2011

Perderlo todo

Buscando el bien de nuestros semejantes,
encontramos el nuestro.

Platón



El único superviviente de un naufragio llegó a la playa de una isla deshabitada y perdida en el océano. Durante meses, rezaba fervientemente a Dios pidiendo ser rescatado. Cada día, escudriñaba el horizonte suspirando por vislumbrar un barco que pasara por aquel lugar tan apartado de las rutas habituales, pero pasaba el tiempo y parecía que jamás llegaría nadie.

Cansado, finalmente optó por construir una cabaña de madera con la que protegerse de los rigores del invierno y resguardar también sus escasas y modestas pertenencias. Le costó muchas semanas de trabajo agotador. Un día, a media tarde, después de hacer una ronda por la isla en busca de alimento, encontró a su vuelta la cabaña envuelta en llamas, con el humo ascendiendo hasta el cielo. El rescoldo, que durante tanto tiempo había procurado conservar de modo permanente, había desprendido una chispa y su casa se había incendiado. Lo peor había ocurrido. Lo había perdido todo. Se quedó lleno de tristeza y de rabia. "¡Dios, cómo pudiste hacerme esto a mí! ¿No era suficiente con lo que tenía?", se lamentó. Quedó dormido, tendido en la playa. A las pocas horas, le despertó el sonido de un barco que se acercaba a la isla. Habían venido a rescatarlo. "¿Como supieron que estaba aquí?", preguntó el hombre a sus salvadores. "Vimos su señal de humo y acudimos enseguida", contestaron ellos.

A veces, en nuestra vida, hemos puesto mucho empeño en conseguir algunos logros, probablemente bastante modestos si se miran desde la distancia, y un buen día nos encontramos con que los hemos perdido, o los vamos a perder, y nos parece algo realmente duro. Sin embargo, cuando perdemos todo por entregarlo a Dios, nos sucede como a aquel náufrago, que precisamente al perder todas sus modestas posesiones se encontró con algo mucho más grande.

-Eso es verdad, pero cuando nos planteamos algo serio y nos falta valor para acometerlo, se nos ocurren siempre muchos motivos para esperar.

Sí, en esos casos nos vienen muchos motivos razonables, e incluso ingeniosos, para no lanzarnos. El ingenio siempre acude en ayuda de la pereza, y nos habla de moderación, de sensatez, de realismo, de que no están los tiempos para heroísmos.

Para leer el artículo completo haz click aquí

Alfonso Aguiló, "Hacer el bien es siempre algo grande", Hacer Familia nº 215, 1.I.12

Un hombre pasea tranquilamente por la playa a primera hora de la mañana y, a lo lejos, ve caminar a un niño.

Según se acerca a él, ve que de vez en cuando el niño se agacha, recoge algo entre la arena y lo lanza con fuerza al mar. Cuando ya está más cerca, ve que lo que recoge son estrellas de mar, atrapadas en la orilla al bajar la marea y condenadas a ahogarse al sol, y el chico las devuelve al agua para que puedan seguir con vida.

Cuando el hombre llega a la altura del niño, le pregunta: “¿Pero…, para qué haces eso? ¿No ves lo inmensamente grande que es el mar, con todas las playas que tiene, y los millones de estrellas que morirán a diario al bajar la marea? ¿No te das cuenta que lo que haces no cambia nada?”.

El niño le mira fijamente, con asombro, con perplejidad, duda un momento pero luego se agacha de nuevo, recoge otra estrella y la lanza al mar. Se gira hacia el hombre y le dice, mientras señala hacia el agua: “¿Usted cree? Por lo menos, para esta estrella sí que ha cambiado algo.”

Hay muchas ocasiones en que los grandes razonamientos pueden hacernos perder el sentido y la grandeza de lo que es hacer el bien, por pequeño que sea. Toda buena acción tiene sus buenas consecuencias, aunque quizá sean minúsculas, o se vean muy poco, o parezca que no cambian casi nada. Entre otras cosas porque hacer el bien es siempre algo grande.

Es verdad que la mayoría de las cosas que hacemos no cambiarán el mundo. Y es cierto que apenas aportan nada si se contemplan en términos de grandes estrategias globales. Pero también es cierto que cada pequeña acción buena es un bien para alguien, y quizá para esa persona, en su caso particular, ese bien no sea tan pequeño. No va a resolverle su vida, ni va a aliviar apenas su sufrimiento, ni evitará quizá que vuelva a pasar por esa misma necesidad al poco tiempo, pero es indudable que cada pequeño detalle de preocupación y cercanía con otra persona hace el mundo un poco mejor, más llevadero, menos difícil, más humano. Muchas veces, esos pequeños detalles que supuestamente no resuelven nada, son precisamente los que dan sentido a nuevos esfuerzos, los que nos hacen mejores a nosotros mismos, los que proporcionan a otros la energía y las ganas de vivir, los que invitan a no abandonar esa dinámica de preocuparnos unos por otros sin ampararnos en razonamientos que enfrían el corazón y narcotizan nuestros mejores sentimientos.

Si cada uno devuelve al mar cada día unas cuantas estrellas que encuentra en su camino, si cada día, cuando vemos algo que queremos cambiar dejamos de pensar en que esa tarea es inútil, en que somos pocos los que nos planteamos hacerlo, o que es una tarea que nos queda grande, que nos excede, si la gente tiene el pragmatismo de no ser tan pragmáticos, entonces haremos entre todos un mundo cada día un poco mejor. Y si los demás no lo hacen, lo hacemos nosotros y al menos así a nuestro alrededor lo lograremos un poco. Aunque sea cierto que lo que hacemos es como una gota en el océano, también es cierto que la realización de una buena acción genera en quien la realiza y su entorno una satisfacción y una inercia que nadie puede suplir, la alegría de hacer el bien, que siempre genera una cadena de buenas acciones, porque quien se sorprende ante los pequeños buenos detalles de los demás se siente impulsado, casi obligado, a hacer lo mismo con los demás.

Evangelio del día

2011-12-28 - Evangelio según San Mateo 2,13-18
Publicado 2011/12/28
Autor : Sagrada Biblia

Cuando se marcharon los magos, el ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: "Levántate, coge al niño y a su madre y huye a Egipto; quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo."

Primera carta de San Juan 1,5-2,2

Queridos hermanos: Os anunciamos el mensaje que hemos oído a Jesucristo: Dios es luz sin tiniebla alguna. Si decimos que estamos unidos a él, mientras vivimos en las tinieblas, mentimos con palabras y obras. Pero, si vivimos en la luz, lo mismo que él está en la luz, entonces estamos unidos unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesús nos limpia los pecados.

Si decimos que no hemos pecado, nos engañamos y no somos sinceros. Pero, si confesamos nuestros pecados, él, que es fiel y justo, nos perdonará los pecados y nos limpiará de toda injusticia. Si decimos que no hemos pecado, lo hacemos mentiroso y no poseemos su palabra.

Hijos míos, os escribo esto para que no pequéis. Pero, si alguno peca, tenemos a uno que abogue ante el Padre: a Jesucristo, el Justo. Él es víctima de propiciación por nuestros pecados, no sólo por los nuestros, sino también por los del mundo entero.

Salmo 123

Si el Señor no hubiera estado de nuestra parte, cuando nos asaltaban los hombres, nos habrían tragado vivos: tanto ardía su ira contra nosotros.

Nos habrían arrollado las aguas, llegándonos el torrente hasta el cuello; nos habrían llegado hasta el cuello las aguas espumantes.

La trampa se rompió, y escapamos. Nuestro auxilio es el nombre del Señor, que hizo el cielo y la tierra.

Evangelio según San Mateo 2,13-18

Cuando se marcharon los magos, el ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: "Levántate, coge al niño y a su madre y huye a Egipto; quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo."

José se levantó, cogió al niño y a su madre, de noche, se fue a Egipto y se quedó hasta la muerte de Herodes. Así se cumplió lo que dijo el Señor por el profeta: "Llamé a mi hijo, para que saliera de Egipto." Al verse burlado por los magos, Herodes montó en cólera y mandó matar a todos los niños de dos años para abajo, en Belén y sus alrededores, calculando el tiempo por lo que había averiguado de los magos.

Entonces se cumplió el oráculo del profeta Jeremías: "Un grito se oye en Ramá, llanto y lamentos grandes; es Raquel que llora por sus hijos, y rehúsa el consuelo, porque ya no viven".

Frase del día

Como el niño que sabe que alguien vela su sueño de inocencia y esperanza, así descansará mi alma segura sabiendo que eres tú quien me cuida.

jueves, 22 de diciembre de 2011

Costa Rica: Graduación en la Universidad Católica

El pasado 15 de diciembre, el coro de los Heraldos del Evangelio fue invitado a la Graduación de la Universidad Católica de Costa Rica, para interpretar varios villancicos populares, como acto cultural de dicho evento.

El acto contó con la presencia de Mons. Vittorino Girardi, Obispo de la Diócesis de Tilarán, quien ostenta el título de Rector Magnífico, y del Pbro Fernado Muñoz Rector de dicha Universidad.

De esta forma, recibieron el ansiado diploma los graduandos tanto de la Sede Central de la UCA, como de las sedes de las provincias de Puntarenas, Guanacaste y la Zona Sur.

Cuentos para niños

El primer 'árbol de Navidad'
Publicado 2011/12/20
Autor : Hna. Tammie Laura Bonyun, EP

Al verlo, el Niño Jesús sonrió de modo encantador y alargó sus adorables manitas para coger aquellas luces tan centelleantes. El abeto no cabía en sí de gozo...

La temporada navideña siempre despunta con una euforia de colores y alegría; las casas y calles se engalanan para celebrar el acontecimiento más grande de la humanidad: el nacimiento del Salvador.

Se cantan sublimes y armoniosos villancicos para arrullar al Niño Dios. Los abetos, siempre verdes, son ataviados con hermosos y vistosos adornos, con luces, con chocolatinas, con dulces.

¿Quién no habrá disfrutado, desde su infancia, montando un árbol de Navidad en su casa? Sin embargo, muchos niños se preguntarán: ¿quién tuvo la idea de decorar el primer árbol la víspera de Navidad? Recordemos el origen legendario de esta bonita costumbre navideña.

* * *

Era de noche. La naturaleza dormía bajo un manto blanco, suave y gélido en las lejanas tierras de Oriente. Las estrellas centelleaban en las alturas y la luna parecía competir en blancura y brillo con la nieve. Los árboles lloraban, despojados de hojas y flores, y sus lágrimas congeladas colgaban de las ramas, semejando diamantes relucientes a la luz de la clara luna. No obstante, un árbol se conservaba verde y exuberante: era el abeto, que a pesar del hielo y del frío invernal nunca perdía su follaje y parecía reinar en aquella soledad.

Pero, ¿todo dormía? No. En una pobre y fría gruta de los alrededores una joven virgen, de ex traordinaria belleza, velaba junto con su casto esposo. En pocos minutos sería Madre.

Medianoche. De forma milagrosa —porque no era un niño cualquiera— nacía el Bebé. Era al mismo tiempo Dios y hombre, criatura frágil y tierna, sin embargo, era el Ser eterno y todopoderoso, el Salvador de la humanidad prometido a los profetas y anunciado por ellos: ¡Jesús, el Hijo de Dios y de María!

En ese momento se oye una melodía desconocida. En un instante el cielo se llena de luces, colores y sonidos extraordinarios, y aparece una multitud de ángeles que anuncian el nacimiento del Redentor cantando: “Gloria a Dios en las alturas y paz en la Tierra a los hombres de buena voluntad”.

La naturaleza, hasta entonces seca y congelada, de repente empezó a tomar vigor como si fuese primavera.

Los árboles renovaron sus hojas y sus flores quedando más bonitos que antes. Todo se volvía colorido y perfumado. Los más variados animales, pequeños y grandes, salieron de sus refugios para jugar felizmente en la nieve, cubierta ya de vida.

Los pájaros abandonaron sus nidos para cantar las más bellas armonías a su Creador hecho hombre. También entre los árboles la alegría era generalizada, pues todos querían alabar este maravilloso nacimiento y todos tenían algo que ofrecer al Niño Dios, que acababa de nacer.

Sólo uno, entre los árboles, está triste y cabizbajo: el abeto. Era el único que permanecía verde en medio del invierno. Con todo, ahora, es el único que no tenía flores, ni frutos con los que ofrendar a Jesús. Sus ramas estaban cubiertas de hojas, es verdad, pero pinchaban y parecían espinas, y no le permitían acercarse al recién nacido, pues herirían su suave y delicada piel.

Los demás árboles se compadecían de su desventura, pero no podían hacer nada. Y el abeto gemía en voz baja, sin que hubiera nadie a quien recurrir... ¿De verdad que no habría nadie que pudiera remediar su tristeza?

Las estrellas, desde lo alto, resplandecían con más fulgor y de esta manera también alababan al Niño Jesús. Y al iluminarlo todo, se dieron cuenta de que en la Tierra había alguien que no participaba de la misma felicidad de todos. Era el pobre abeto que se sentía inútil y avergonzado.

Entonces se miraron unas a otras con pena y la más grande y más brillante propone:

— ¿Vamos a ayudarle? Tenemos tanta luz y somos tantas que bien podríamos prestarle un poco de nuestra luminosidad, pues de este modo él tendría algo que ofrecerle al Niño Dios.

Todas aceptaron la propuesta y, con la rapidez del relámpago, se lanzaron sobre el abeto, que se quedó asustadísimo, pensando que se incendiaría. Pero el susto pasó enseguida y, en un instante, se vio todo cubierto de brillantes estrellas de todos los colores. ¡Qué alegría!

Ahora sí que era digno de presentarse ante el Divino Infante para alabarle con ese maravilloso titilar.

Al verlo, el Niño Jesús sonrió de modo encantador y alargó sus adorables manitas para coger aquellas luces tan centelleantes.

El abeto no cabía en sí de gozo... Por fin, después de tanta tristeza, tenía un obsequio que hacía sonreír a su Creador.

Desde entonces en todos los cumpleaños del Niño Jesús las estrellas, sin faltar una sola vez, se desprendían del firmamento para posarse en las ramas de todos los abetos de la Tierra y se entregaban, estrellas y abetos, como regalos al Niño Dios.

Cuando Jesús subió a los Cielos, las estrellas ya no bajaban más a la Tierra para adornar a los abetos.

Subían más alto aún de lo que ya estaban para quedarse más cerca de Dios Humanado y, de alguna forma, embellecer aún más aquella fiesta eterna. No obstante, en la Tierra, para recordar tal prodigio, los niños empezaron a decorar los abetos en tiempo de Navidad, con bolitas coloridas, estrellas relucientes y todo tipo de adornos y golosinas, como ofrenda de sus inocentes corazones para alegrar el Corazón del pequeño Salvador.

Sepamos nosotros también, en esta Navidad, ofrecer lo que tenemos de mejor a ese Dios hecho Niño para que nos abra las puertas del Paraíso perdido por el pecado, a la espera del momento en que podamos participar con Él, su Santísima Madre y San José, del gran banquete de la vida celestial.

Evangelio del día

2011-12-22 - Evangelio según San Lucas 1,46-56
Publicado 2011/12/22
Autor : Sagrada Biblia

Él hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos.

Primer libro de Samuel 1,24-28

En aquellos días, cuando Ana hubo destetado a Samuel, subió con él al templo del Señor, de Siló, llevando un novillo de tres años, una fanega de harina y un odre de vino. El niño era aún muy pequeño. Cuando mataron el novillo, Ana presentó el niño a Elí, diciendo: "Señor, por tu vida, yo soy la mujer que estuvo aquí junto a ti, rezando al Señor. Este niño es lo que yo pedía; el Señor me ha concedido mi petición. Por eso se lo cedo al Señor de por vida, para que sea suyo." Después se postraron ante el Señor.

Interleccional: 1Samuel 2,1-8

Mi corazón se regocija por el Señor, mi poder se exalta por Dios; mi boca se ríe de mis enemigos, porque gozo con tu salvación.

Se rompen los arcos de los valientes, mientras los cobardes se ciñen de valor; los hartos se contratan por el pan, mientras los hambrientos engordan; la mujer estéril da a luz siete hijos, mientras la madre de muchos queda baldía.

El Señor da la muerte y la vida, hunde en el abismo y levanta; da la pobreza y la riqueza, humilla y enaltece.

Él levanta del polvo al desvalido, alza de la basura al pobre, para hacer que se siente entre príncipes y que herede un trono de gloria.

Evangelio según San Lucas 1,46-56

En aquel tiempo, María dijo: "Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

Él hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos. Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia -como lo había prometido a nuestros padres- en favor de Abrahán y su descendencia por siempre." María se quedó con Isabel unos tres meses y después volvió a su casa.

El Papa invita a los hombres contemporáneos a meditar sobre el misterio de la Navidad

Publicado 2011/12/21
Autor : Gaudium Press

En la última audiencia general antes de Navidad, Benedicto XVI desea que todos los fieles vivan “una Navidad verdaderamente cristiana”

Ciudad del Vaticano (Miércoles, 21-12-2011, Gaudium Press) En la última audiencia general antes de la Navidad, el Santo Padre dedicó la catequesis al misterio del nacimiento de Cristo. "El hombre contemporáneo, hombre de lo ‘sensible', de lo experimentable empíricamente, tiene cada vez más dificultad de abrir los horizontes y entrar al mundo de Dios", afirmó el Pontífice, al recordar que la Navidad "no es un simple aniversario del nacimiento de Jesús".

Benedicto XVI inició la audiencia con los votos de Navidad para las 5 mil personas presentes hoy en la Sala Pablo VI y después los hizo en 6 lenguas diversas. A todos pidió que continúen esta tradición cristiana sin perder el profundo valor religioso. Pidió también que "la fiesta no sea absorbida por los aspectos exteriores", también importantes que forman parte de la celebración.

"Ciertamente -explicó el Papa- las señales externas son bellas e importantes, siempre que no desvíen, sino ayuden a vivir la Navidad en su sentido más verdadero, el sagrado y cristiano, de modo que también nuestra alegría no sea superficial, sino profunda". Así, el Santo Padre recordó la dimensión espiritual de la Navidad cuyo significado "es celebrar un Misterio que marcó y continuó marcando la historia del hombre".

El Misterio de la Navidad

Aquel "Misterio" nosotros cotidianamente lo "vivimos concretamente en las celebraciones litúrgicas, en particular en la Santa Misa", porque "en la Liturgia tal acontecimiento sobrepasa los límites del espacio y el tiempo y se torna actual, presente". Es un Misterio que "el hombre contemporáneo, hombre de lo ‘sensible', de lo experimentable empíricamente, tiene cada vez más dificultad de abrir los horizontes y entrar al mundo de Dios". Otro elemento significativo recordado por el Papa fue la ligación entre el misterio de Navidad y aquel Pascual que juntos son "la única obra redentora de Cristo".

El Papa hoy hizo votos a los presentes para que vivan "este evento maravilloso: el Hijo de Dios nace aún "hoy", Dios está realmente cerca de cada uno de nosotros y quiere encontrarnos, quiere llevarnos hasta Él". En español invitó a los cristianos a "celebrar una Navidad auténticamente cristiana, con la alegría de saber que el Señor vino al mundo para salvarnos".

"Él quiere recorrer - continuó en español - a nuestro lado el camino de la vida. Al Niño Dios pediré por todos, especialmente por quienes pasan por duras pruebas. Que en estos días santos, la caridad cristiana se muestre singularmente activa con los más necesitados. Para los pobres no puede haber dilación. Feliz Navidad".

También en portugués el Santo Padre hizo votos de "una Navidad verdaderamente cristiana". Una Navidad "de tal modo que los votos de "Felices Fiestas", que iréis intercambiar unos con otros, sean expresión de la alegría que sentís por saber que Dios está en medio de nosotros y desea recorrer con nosotros el camino de la vida. ¡Para todos, una santa Navidad y un buen Año Nuevo, repleto de bendiciones del Dios Niño!"

Frase del día

Hacedlo todo sin murmuraciones ni discusiones, a fin de que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha, en medio del mundo.

lunes, 19 de diciembre de 2011

La Iglesia en Uruguay tiene un nuevo Obispo


El Papa Benedicto XVI designó el sábado 10 de diciembre al sacerdote salesiano P. Daniel Fernando Sturla Berhouet SDB, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Montevideo.

El Padre Sturla es oriundo de Montevideo y tiene 52 años de edad. Desde el año 2008 se desempeña como Inspector Salesiano en Uruguay.

El nuevo Obispo fue ordenado sacerdote el 21 de noviembre de 1987 y desde muy joven presta servicios de responsabilidad dentro de la Congregación Salesiana. Hace dos años fue elegido Presidente de la Conferencia de Religiosos del Uruguay (CONFRU).

El nombramiento del P. Sturla como Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Montevideo, asignándole la sede titular de Felbes, fue hecho público hoy por la Santa Sede, a las 12 hs de Roma (9 hs de Uruguay).

Con este nombramiento, el episcopado uruguayo pasará a estar conformado por 10 obispos residenciales, 3 obispos auxiliares ( 2 en Montevideo y 1 en Canelones) y 5 obispos eméritos, dos de los cuales no residen en el país .

Curriculum Vitae

El P. Daniel Fernando Sturla Berhouet SDB, nació en Montevideo el 4 de julio de 1959, y fue ordenado sacerdote el 21 de noviembre de 1987.

Realizó sus estudios escolares y liceales (hasta 4° año) en el Colegio San Juan Bautista, de los Hermanos de la Sagrada Familia. Obtuvo el Bachillerato en Derecho Civil en el Instituto Juan XXIII, y realizó sus estudios de Filosofía y Ciencias de la Educación en el Instituto Miguel Rúa, de los Salesianos, en Montevideo.

Cumplió su tirocinio práctico en los Talleres Don Bosco (1982-1983). Estudió la Teología en el entonces Instituto Teológico del Uruguay, Mons. Mariano Soler (1984-1987), obteniendo allí el Bachillerato en Teología. Posteriormente, en 2006, accedió a la Licenciatura en la Facultad de Teología del Uruguay, Mons. Mariano Soler.

El P. Sturla desempeñó diversos ministerios pastorales, de los que a continuación se detallan los más importantes:

1988-1990 Consejero de estudios en Talleres Don Bosco.
1991-1993 Vicario del Noviciado y Posnoviciado Salesiano.
1994-1996 Director del Aspirantado Salesiano.
1997-2002 Director y Maestro de Novicios.
2003-2008 Director del Instituto Preuniversitario Juan XXIII
2007-2008 Profesor de Historia de la Iglesia en América y Uruguay, en la Facultad de Teología del Uruguay.

El 28 de octubre de 2008 fue elegido Inspector Salesiano en Uruguay.

Desde el 27 de mayo de 2009 es Presidente de la Conferencia de Religiosos del Uruguay (CONFRU).

Ha publicado:
"1916-1917: Separacin de la Iglesia y el Estado en el Uruguay", Instituto Teológico del Uruguay Mariano Soler, Libro Anual, 1993
"¿Santa o de Turismo? Calendario y secularización en el Uruguay", Instituto Superior Salesiano, colección Proyecto Educativo, 2010

El 10 de diciembre de 2011 fue nombrado Obispo Auxiliar de Montevideo.

sábado, 17 de diciembre de 2011

Frase

Que la palabra de Cristo habite entre vosotros en toda su riqueza; enseñaos unos a otros con sabiduría. Cantad a Dios y dadle gracias.

Vaticano confirma fecha de visita de Benedicto XVI a Río de Janeiro

Río de Janeiro (Jueves, 15-12-2011 - Gaudium Press) El Vaticano confirmó la fecha de la visita del Papa Benedicto XVI a Río de Janeiro, por ocasión de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) Río-2013. Deberá ser entre los días 23 y 28 de julio de 2013, cuando en la "ciudad maravillosa" estarán reunidos jóvenes de todo el mundo.

La fecha oficial fue decidida durante la reunión entre el Pontificio Consejo para los Laicos (PCL), que es el Comité Organizador Central de la Jornada, y la comisión del Comité Organizador Local (COL) de Río, que se encuentra en Roma.

En Roma están siendo tratadas cuestiones como la elección de la logomarca (logotipo) de la JMJ Río 2013. Un concurso fue realizado para la elección del símbolo oficial y movilizó a personas de todo el Brasil y de otros países que enviaron sus trabajos al COL. Los mejores diseños fueron seleccionados y llevados por la Comisión al PCL, que escogió el logo finalista. Según Mons. Orani João Tempesta, arzobispo de Río de Janeiro, en breve será anunciada la fecha para presentación oficial del logo.

Participan del COL el presidente de la comisión y arzobispo de Río, Mons. Orani João Tempesta, los dos obispos auxiliares que acompañan más directamente la preparación de la JMJ-2013, Mons. Antônio Augusto Dias Duarte y Mons. Paulo Cezar Costa. También forman parte del COL de la Jornada monseñor Joel Portella Amado, de la coordinación general, y los padres Márcio Queiroz, responsable por la Comunicación, y Renato Martins, responsable por los Actos Centrales. La comisión retorna a Río hoy.

Con informaciones de la Arquidiócesis de Río de Janeiro.

Presiones políticas quieren desviar investigación de asesinato de niña mártir pakistaní

Faisalabad (Jueves, 15-12-2011, Gaudium Press) El drama de Mariah Manisha, de 18 años, asesinada el pasado 27 de noviembre por un musulmán que quería abusar de ella, casarse y convertirla forzosamente al islamismo, no termina incluso después de su muerte. Según informa la agencia Fides, presiones políticas y falsos testigos se confabulan ahora para desviar las investigaciones que se están realizando. Entretanto, el prestigio de Mariah como mártir sigue aumentando, y no son pocos quienes ya la llaman la "María Goretti" de Pakistán.

El Padre Khalid Rashid Asi, vicario general de la diócesis de Faisalabad, ha dicho a Fides que "altas personalidades políticas se están moviendo para liberar al asesino de Mariah. Tenemos miedo de que la investigación pueda terminar en nada. Por eso, como Iglesia local, estamos acompañando el caso y lo hemos puesto en la atención de la Comisión "Justicia y Paz" de la Conferencia episcopal [de Pakistán]".

Igualmente, la Comisión de "Justicia y paz" de la diócesis de Faisalabad informó que "la investigación continua, pero en la aldea de Samundari, donde hay pocos cristianos, algunos testigos cristianos están listos para declarar que la joven se suicidó, y así liberar al real culpable", cuando es sabido que el asesino, apasionado por Mariah, la perseguía y amenazaba de tiempo atrás, pues ella lo recusaba.

"Vamos a pedir oficialmente que las investigaciones sobre el caso sean confiadas a un equipo de procuradores federales, para evitar problemas de corrupción y contaminación locales", dijo el vicario de la diócesis P. Asi, anunciando así cuál será el contenido de una declaración que el obispo de Faisalabad, Mons. Joseph Coutts, emitirá en los próximos días.

Asimismo, según afirma el P. Asi, la Iglesia está esperando que se concluya oficialmente el episodio, "para valorar el caso desde un punto de vista estrictamente espiritual y examinar la posibilidad de señalarlo como un caso de martirio". Recientemente la comunidad católica de Pakistán ha tenido "diversos casos similares, en que los fieles, pobres y humildes, preferían morir antes que abandonar su fe bajo amenaza".

Santo del día

San Lázaro
Publicado 2011/12/17
Autor : Catholic.net

Amigo de Jesús, 17 de diciembre

La primera y principal fuente de información que tenemos de Lázaro es el Evangelio. Vive en Betania a corta distancia de Jerusalén, en lo que a mí me gusta llamar una zona residencial. Su casa es también la casa de Marta y de María sus hermanas. Y hasta da la sensación por el relato evangélico que no es él quien lleva la voz cantante en la mansión. Parece que es Marta la que maneja el cotarro diario. Alguien ha atribuido a la mala salud de Lázaro este hecho ciertamente poco frecuente en una sociedad en la que la mujer pintaba poco o, al menos, no tenía mucho que decir. Tampoco quiero afirmar que esta suposición esté avalada por el relato, ya que bien podría suceder que la diferencia de edades entre ellos fuera un dato a favor de la preeminencia de Marta que quizá debió hacerse cargo de la casa a la muerte de sus padres de quienes, por otra parte, no tenemos ni la más mínima referencia.

El caso es que Jesucristo visitaba con frecuencia esa casa bien cuando pasaba de un lado a otro en sus andanzas apostólicas o cuando necesitaba un refugio de reposo para dar descanso a su cuerpo cansado. Allí se encontraba a gusto. Era una familia encantadora. Con ellos no había secretos. Esperaban la llegada de la Salvación que Dios había prometido desde antiguo y que sospechaban inminente. Reinaba la confianza y lo mismo que abrigaban a Jesús peregrino se hacían merecedores de la entrega de Jesús.

Un día enfermó Lázaro, no hubo remedio entre los que suelen aplicarse que solucionara su mal y murió. Por más que enviaron recado a Jesús, Él llegó a Betania cuando ya llevaba cuatro días enterrado. Acompañado de las hermanas, rodeado de sus discípulos, contemplado por los apesadumbrados amigos que acompañaban a las hermanas aliviando su dolor, ante el sepulcro sucede un hecho espectacular: Jesús se emociona profundamente y llora sin tapujos por el amigo muerto. Reza y da una voz imperiosa "¡Lázaro, sal fuera!", y el muerto de cuatro días que ya estaba hediondo sale del sepulcro; así, vive.

Luego suceden las cosas con rapidez. Los jefes del pueblo que ya tenían entre ojos a Jesús, al comprobar que es imposible ocultar lo evidente, que la gente —entre curiosa y asombrada— se desplaza a Betania para ver vivo al que habían enterrado bien muerto días atrás, que las voces son un continuo transmisor imparable del hecho y que les dejan solos, deciden acelerar la muerte de Jesús e incluyen a Lázaro en sus planes de exterminio.

Hasta aquí llega la referencia histórica sobre Lázaro.

A partir de esta maravilla grandiosa, la asombrada capacidad humana deja rienda suelta a la imaginación que se recrea poniendo al anfitrión del relato en el punto de mira de las posibilidades y comienza a generarse la fábula. Unos lo hacen coincidir con el Lázaro de la parábola de Epulón y terminan señalándolo como protector de lazaretos, leproserías y ulcerados; los más osados hablarán de él como discípulo de Jesús que llega a obispo (así lo cataloga increíblemente el santoral) y termina muriendo mártir de Cristo. Otros lo hacen navegante hasta tierras galas y predicador infatigable del Evangelio en Marsella...

Fuera de estos apéndices que a la postre no sirven para mucho, me queda un pensamiento a modo de pregunta que en verdad es atractivo por lo que de misterio encierra: ¿Cómo sería Lázaro para haber suscitado en Jesucristo tanto cariño que lleguen a conmoverse hasta el llanto los sentimientos más nobles de su Santísima Humanidad?

Alfonso Aguiló, "Desarrollar el talento", Hacer Familia nº 212, 1.X.11

Transcurre el año 1935 en una pequeña localidad de California. Frank Capra está muy enfermo. Había logrado alcanzar un cierto éxito como director de cine con una productora por entonces modesta, la Columbia Pictures. Pero con el éxito vino la enfermedad. Parecía tuberculosis, pero tampoco estaba claro. El caso es que estuvo bastante cerca de la muerte. Y en esa situación recibió la visita de un curioso personaje. Nunca supo su nombre, solamente que era conocido de un matrimonio amigo, los Winslow, pero de lo que estuvo siempre seguro es de que aquella visita cambió su vida.

El hombrecillo se plantó frente a su cama y le dijo: "Es usted un cobarde. ¿Oye a ese hombre?" (se refería a Hitler, que hablaba por la radio) "¿A cuántos habla? ¿A quince, a veinte millones? ¿Y cuánto tiempo? ¿Veinte minutos? Usted puede hablar a cientos de millones, durante dos horas. Y en la oscuridad. Sus talentos, señor Capra, no son suyos por derecho propio. Dios se los ha dado. Cuando no los usa, defrauda a Dios y a la humanidad. Que tenga un buen día".

Aquel tipo se fue, y Capra tomó conciencia de su responsabilidad como cineasta y como persona. Aquellas palabras le llevaron incluso a acercarse al confesionario de una iglesia. Y le devolvieron, además, las ganas de vivir.

De vuelta al trabajo, tenía una idea clara: lo más importante no era el dinero, o ganar un Oscar: quería hacer buenas películas, que llegaran a la gente, y que dijeran algo. Dirigió entonces “El secreto de vivir” donde retrata cómo el egoísmo devora a las personas y cómo un hombre corriente se hunde pero logra sobreponerse a los obstáculos.

El cine de Capra tenía algo especial. Supo reflejar con maestría la solidaridad y los buenos sentimientos en una pantalla de cine. Muchos decían, como ahora, que el cine simplemente refleja lo que existe ya en la realidad. Pero también es cierto que se puede presentar la realidad con un tono más optimista y esperanzador, y eso sin caer en simplezas ni en moralinas. Capra dio un sentido de misión a su vida. No una mentalidad mesiánica, propia de quien se considera libre de errores y poseedor de todas las clarividencias, sino una visión de más alcance, que nace de la conciencia de poseer unos talentos y de comprender la responsabilidad de hacerlos rendir. No es mirar a los demás con desdén o con suficiencia, como considerándose por encima de ellos, sino sentirse servidor de los demás, llamado a prestarles toda la ayuda que esté en nuestra mano. Esa actitud nace de la humildad personal, porque la humildad es la verdad, pero es una humildad unida a tener claro que cada uno tenemos una tarea que desempeñar en la vida y hay que llevarla a cabo. Esa tarea es la más digna y más necesaria para nosotros, con independencia de que la sociedad considere que es elevada o sencilla.

Además, si uno no decide pronto lo que quiere hacer con su vida, otros lo decidirán por él. Es preciso “ponerle un titular” a la propia vida, saber hacia dónde nos movemos y por qué. Necesitamos que todo lo que hacemos tenga un sentido, un sentido que siempre será personal e intransferible, por muy compartido que esté con otras personas. Debe haber una razón por la que moverse y motivarse cada día, una clave para poner entusiasmo y energía en las cosas.

No se trata de sobrevalorar las propias capacidades, ni de erigirse en protectores de todo el mundo, ni ser de esos organizadores de lo ajeno que muchas veces encubren con eso un deseo de figuración y de poder. Se trata de despertar la conciencia propia y la de los demás, para que cada uno busquemos nuestro camino, sin ansia de recompensa ni de reconocimiento a corto plazo: ya vendrá, cuando tenga que venir y si tiene que venir, porque la recompensa y el reconocimiento más valiosos son los que se obtienen ante la propia conciencia.

Evangelio del día

2011-12-17 - Evangelio según San Mateo 1,1-17
Publicado 2011/12/17
Autor : Sagrada Biblia

Judá es un león agazapado, has vuelto de hacer presa, hijo mío; se agacha y se tumba como león o como leona, ¿quién se atreve a desafiarlo?

Libro del Génesis 49,2.8-10

En aquellos días, Jacob llamó a sus hijos y les dijo: "Reuníos, que os voy a contar lo que os va a suceder en el futuro; agrupaos y escuchadme, hijos de Jacob, oíd a vuestro padre Israel: A ti, Judá, te alabarán tus hermanos, pondrás la mano sobre la cerviz de tus enemigos, se postrarán ante ti los hijos de tu padre.

Judá es un león agazapado, has vuelto de hacer presa, hijo mío; se agacha y se tumba como león o como leona, ¿quién se atreve a desafiarlo? No se apartará de Judá el cetro, ni el bastón de mando de entre sus rodillas, hasta que venga aquel a quien está reservado, y le rindan homenaje los pueblos."

Salmo 71

Dios mío, confía tu juicio al rey, tú justicia al hijo de reyes, para que rija a tu pueblo con justicia, a tus humildes con rectitud.

Que los montes traigan paz, y los collados justicia; que él defienda a los humildes del pueblo, socorra a los hijos del pobre.

Que en sus días florezca la justicia y la paz hasta que falte la luna; que domine de mar a mar, del Gran Río al confín de la tierra.

Que su nombre sea eterno, y su fama dure como el sol; que él sea la bendición de todos los pueblos, y lo proclamen dichoso todas las razas de la tierra.

Evangelio según San Mateo 1,1-17

Genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abrahán. Abrahán engendró a Isaac, Isaac a Jacob, Jacob a Judá y a sus hermanos. Judá engendró, de Tamar, a Farés y a Zará, Farés a Esrón, Esrón a Aram, Aram a Aminadab, Aminadab a Naasón, Naasón a Salmón, Salmón engendró, de Rahab, a Booz; Booz engendró, de Rut, a Obed; Obed a Jesé, Jesé engendró a David, el rey.

David, de la mujer de Urías, engendró a Salomón, Salomón a Roboam, Roboam a Abías, Abías a Asaf, Asaf a Josafat, Josafat a Joram, Joram a Ozías, Ozías a Joatán, Joatán a Acaz, Acaz a Ezequías, Ezequías engendró a Manasés, Manasés a Amós, Amós a Josías; Josías engendró a Jeconías y a sus hermanos, cuando el destierro de Babilonia.

Después del destierro de Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel, Salatiel a Zorobabel, Zorobabel a Abiud, Abiud a Eliaquín, Eliaquín a Azor, Azor a Sadoc, Sadoc a Aquim, Aquim a Eliud, Eliud a Eleazar, Eleazar a Matán, Matán a Jacob; y Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo.

Así, las generaciones desde Abrahán a David fueron en total catorce; desde David hasta la deportación a Babilonia, catorce; y desde la deportación a Babilonia hasta el Mesías, catorce.

jueves, 15 de diciembre de 2011

¿Existió Papá Noel?

Redacción (Miércoles, 14-12-2011, Gaudium Press) ¿Existió Papá Noel? Más temprano o más tarde, todo niño hace esta pregunta. Y los padres pueden responder fácilmente a sus hijos contandoles la bella historia de la vida de San Nicolás.

En los centros comerciales frecuentemente, se ve un personaje con traje de colores vivos, despertando la curiosidad general y en los niños, la alegre expectativa de los regalos y las golosinas.

Es Papá Noel. ¿Cómo nació esta tradición? En realidad, existió una persona mucho más importante que el legendario Papá Noel. Fue San Nicolás, quien falleció como Obispo de Mira, Turquía, en el año 324.

Este gran santo que va de casa en casa, llevando regalos -especialmente a los niños piadosos y que se han portado bien. Narrando a los hijos la vida de este gran Santo, los padres despiertan en las almas infantiles el sentido de lo maravilloso y estimulan la práctica de la virtud. Con la gran ventaja de que, en este caso, la realidad supera la leyenda.

Pocos santos gozan de tanta popularidad, y a muy pocos son atribuidos tantos milagros. De él San Juan Damasceno hace el siguiente elogio "Todo el universo tiene en ti, un rápido auxilio en las aflicciones, un estimulante en las tristezas, un consuelo en las calamidades, un defensor en las tentaciones, un remedio en las enfermedades".

Nicolás era bastante joven cuando perdió a sus padres, heredando de ellos una gran fortuna, que le hizo posible practicar la caridad en gran escala.

Un día, conoció a tres jóvenes, que por ser pobres, no encontraban pretendiente para casarse y el padre quería encaminarlas hacia una mala vida. Entonces, Nicolás fue por la noche y tiró hacia adentro del cuarto del hombre, una bolsa con monedas de oro. Pocos días después, se casaba la hija mayor. Repitió Nicolás el gesto, y poco después se casaba la segunda hija. En el momento, en que se preparaba para hacerlo por tercera vez, fue descubierto. Saliendo de las sombras donde estaba escondido, el padre se lanzó a los pies de su benefactor, llorando de arrepentimiento y gratitud. Desde entonces, no se cansó de pregonar por todas partes los favores recibidos.

En otra ocasión, al embarcarse en un navío, informó al comandante que tendrían una violenta tormenta por el camino. El viejo lobo de mar, recibió con irónica sonrisa esa previsión de un simple pasajero. Sin embargo, la tormenta no tardó... Era tan terrible el temporal, que todos creyeron que había llegado su fin. Sabiendo que un pasajero había previsto lo que estaba ocurriendo, corrieron hacia él pidiéndo ayuda.

Nicolás imploró a Dios y luego cesó la tormenta, se calmó el mar y el sol apareció resplandeciente... Se convirtió así en el patrono de los marineros, que lo invocan en los momentos de peligro.

San Buenaventura narra que en una posada, el dueño había asesinado a dos estudiantes, que se habían apoderado de su dinero. Horrorizado por ese vil crimen, San Nicolás, resucitó a los jóvenes y convirtió al asesino.

El día en que fue consagrado Obispo de Mira, recién acabada la ceremonia, una mujer se lanzó a sus pies, con un niño en sus brazos, suplicando "¡Dale la vida a mi hijito! Él había caido al fuego y había tenido una muerte horrible. ¡Ten piedad de mí, dale la vida!", gritaba la madre. Emocionado y compadecido de los dolores de aquella, hizo la señal de la cruz sobre el niño, que resucitó en presencia de todos los fieles presentes en la ceremonia de la consagración.

En algunos países de Europa, es costumbre que algunas personas intercambien regalos el día de su fiesta, el 6 de Diciembre. A nosotros, también San Nicolás, no dejará de ayudarnos, en nuestras necesidades.

Pidámosle, pues, no sólo bienes materiales, sino sobre todo grandes dones espirituales. Que él obtenga de la Santísima Virgen y de San José la gracia de que en esta próxima Navidad, haga nacer en nuestras almas al Niño Jesús -el mayor regalo dado a los hombres-, con el fin de llevarnos a la Patria celestial, para la cual fuimos creados.

Una de las 50 mujeres más ricas de Inglaterra es cocinera… y es católica firme

Londres (Martes, 13-12-2011, Gaudium Press) Es una de las 50 mujeres más ricas de Inglaterra, de las más influyentes, de las más reconocidas, y además... es católica convencida y militante. Se llama Delia Smith.

No lo fue de nacimiento. Su fe y el amor a Dios llegaron por medio del amor humano. Cuando tenía 19 años y era una joven peluquera, comenzó a salir con un joven de gustos culinarios refinados, hijo de médico, que además era un católico de profundas convicciones y práctica. Parece que con deseo de ser atendido también en su fino paladar, Louis -que así se llamaba el pretendiente- presumía picarescamente junto a Delia de lo buena cocinera que era su anterior novia...

Pero Louis no se quedaba en esos delicados reparos: también la llevaba a comer a sitios de culinaria exquisita, no necesariamente costosos sino de excelente elaboración. Y así, Delia, punzada por el recuerdo de las buenas artes de la antigua novia de Louis, y sobre todo interesada por las delicias que iba experimentando durante sus incursiones noviazgo-gastronómicas, se fue interesando por lo que sería el camino de la fama en su vida.

Entretanto, el amor humano de Louis se fue apagando: en un instante decisivo, le comunicó a Delia que había tomado la resolución de ingresar a la sociedad misionera de los Padres de Mill Hill, para allí hacerse sacerdote. Sin embargo, el amor divino de Delia -su recientemente adquirida fe católica- permanecería, firme, por toda su vida. Cuenta ella que mucho la habían impresionado las bellas liturgias a las que había asistido; decía ella que había sentido en su interior que aquello "era auténtico". Louis, después de tres años, saldría del seminario y contraería matrimonio con otra dama: hoy es padre de cinco hijas, y con su esposa, dedicaría su vida a servir a los demás en la terapia matrimonial y familiar.

Mientras tanto, el camino de la católica Delia no fue fácil. Interesada hasta la médula por la cocina, en 1962 ingresó como lavadora en un restaurante con un curioso nombre: ‘The Singing Chef' (El chef que canta), y realmente Ken Toye, su propietario, melodiaba orgulloso sus canciones, además de preparar un exquisito ‘omelette', soufflée y flamblée, la especialidad de la casa que encantaba a nuestra protagonista.

Poco después Delia ingresó como asistente a un programa culinario de Tv; ya no solo sabía lavar platos, sino que había aprendido el oficio del gustar del paladar. Un día cualquiera, que pintaba trágico en el set, una tarta cayó al piso poco antes de comenzar la emisión. "Yo puedo hacerlo", se dijo a sí misma; "yo puedo hacerlo" dijo hacia afuera; y lo hizo, salvando el día. La voz comenzó a correrse... había alguien especial.

En 1969, ella se reunió con Deborah Owen, a quien le dio consejos sobre cómo cocinar un rico huevo escalfado para su marido, un futuro político. Fue a través de Deborah que Delia consiguió un trabajo en el periódico Daily Mirror. Desde ahí su ascensión fue incontenible. Hace más de 25 años que vendió su libro 2.000.000.

"Cómo cocinar: Libro 2", uno de sus más reconocidos ‘best-seller', fue justamente lanzado por estos días natalinos. Es uno de sus varios libros con especiales para Navidad. "[Delia Smith] está estacionalmente relacionada a nuestros paladares, como una vez Dickens lo estuvo a nuestras almas: No sería Navidad sin Delia", declaraba hace unos años The Independent en su sección de perfiles. Tanto así han calado en la mentalidad inglesa las artes de esta mujer.

Su vida de fe

Hasta hace poco, Delia era muy reservada junto a los micrófonos con relación a su vida privada y de fe. Eso está cambiando. En el 2009, animó desde la web de la entidad benefactora católica ‘Cafod' a dedicar 20 minutos al día a la oración, y a leer la Biblia por el periodo de Cuaresma.

"A medida que me hago mayor, me doy más cuenta de la simplicidad de nuestra fe", escribía. "Si Jesús dijo que sólo hay una cosa importante [la oración], no podemos crecer como cristianos sin incorporar esa cosa en nuestra vida diaria y sin tomar sus palabras con seriedad".

Con el tiempo y la práctica, su fe se va fortaleciendo. Es ella la principal benefactora de la Catedral de San Juan Bautista de Norwich, donde comúnmente asiste a la misa diaria y a una hora también diaria de adoración. Ya escribió un libro específicamente sobre la oración "Journey into God" (Un viaje hacia Dios).

El año pasado, durante el segundo capítulo de su nueva serie de cocina en la BBC, Delia empleó 5 minutos de 30 a hablar de su fe católica. Abrió a las cámaras su hogar para mostrar sus crucifijos, las cajas rojas en las que los ingleses católicos van depositando ofrendas para las misiones. Quiso también ser filmada en misa, con su misal, y durante la comunión.

En esa ocasión el párroco contó a los ingleses un secreto. A veces Delia lleva algunas de sus ‘obras' a la parroquia. Cuando penitencia penitencia, pero cuando perdices, son perdices... dice el Padre.

Gaudium Press / S. C.

Con información de Camineo.info

Evangelio del día

2011-12-15 - Evangelio según San Lucas 7,24-30
Publicado 2011/12/15
Autor : Sagrada Biblia

Escucha, Señor, y ten piedad de mí, Señor, socórreme. Cambiaste mi luto en danzas; Señor, Dios mío, te daré gracias por siempre.

Libro del profeta Isaías 54,1-10

Alégrate, la estéril, que no dabas a luz, rompe a cantar de júbilo, la que no tenías dolores: porque la abandonada tendrá más hijos que la casada -dice el Señor-. Ensancha el espacio de tu tienda, despliega sin miedo tus lonas, alarga tus cuerdas, hinca bien tus estacas, porque te extenderás a derecha e izquierda.

Tu estirpe heredará las naciones y poblará ciudades desiertas. No temas, no tendrás que avergonzarte, no te sonrojes, que no te afrentarán. Olvidarás la vergüenza de tu soltería, ya no recordarás la afrenta de tu viudez. El que te hizo te tomará por esposa: su nombre es Señor de los ejércitos. Tu redentor es el Santo de Israel, se llama Dios de toda la tierra.

Como a mujer abandonada y abatida te vuelve a llamar el Señor; como a esposa de juventud, repudiada -dice tu Dios-. Por un instante te abandoné, pero con gran cariño te reuniré. En un arrebato de ira te escondí un instante mi rostro, pero con misericordia eterna te quiero -dice el Señor, tu redentor-.

Me sucede como en tiempo de Noé: juré que las aguas del diluvio no volverían a cubrir la tierra; así juro no airarme contra ti ni amenazarte. Aunque se retiren los montes y vacilen las colinas, no se retirará de ti mi misericordia, ni mi alianza de paz vacilará -dice el Señor que te quiere-.

Salmo 29

Te ensalzaré, Señor, porque me has librado y no has dejado que mis enemigos se rían de mí. Señor, sacaste mi vida del abismo, me hiciste revivir cuando bajaba a la fosa.

Tañed para el Señor, fieles suyos, dad gracias a su nombre santo; su cólera dura un instante; su bondad, de por vida; al atardecer nos visita el llanto; por la mañana, el júbilo.

Escucha, Señor, y ten piedad de mí, Señor, socórreme. Cambiaste mi luto en danzas; Señor, Dios mío, te daré gracias por siempre.

Evangelio según San Lucas 7,24-30

Cuando se marcharon los mensajeros de Juan, Jesús se puso a hablar a la gente acerca de Juan: "¿Qué salisteis a contemplar en el desierto? ¿Una caña sacudida por el viento? ¿O qué salisteis a ver? ¿Un hombre vestido con lujo? Los que se visten fastuosamente y viven entre placeres están en los palacios. Entonces, ¿qué salisteis a ver? ¿Un profeta?

Sí, os digo, y más que profeta. Él es de quien está escrito: "Yo envío mi mensajero delante de ti para que prepare el camino ante ti." Os digo que entre los nacidos de mujer nadie es más grande que Juan. Aunque el más pequeño en el reino de Dios es más grande que él."

Al oírlo, toda la gente, incluso los publicanos, que habían recibido el bautismo de Juan, bendijeron a Dios. Pero los fariseos y los maestros de la ley, que no habían aceptado su bautismo, frustraron el designio de Dios para con ellos.

Frase

Has de conocer hoy y recordar que el Señor es Dios, en lo alto del cielo y debajo de la tierra, y que no hay otro. Guarda sus mandatos hoy.

domingo, 11 de diciembre de 2011

¿Qué es el Magisterio de la Iglesia?

Redacción (Lunes, 05-12-2011, Gaudium Press) Sentado en una barca se encontraba el Divino Maestro enseñando a la multitud que, a las márgenes del lago, escuchaba la serena y encantadora tonalidad de la voz de Dios. Allí enseñaba Él por medio de muchas parábolas, entre ellas la del sembrador. "Dijo Él: Un sembrador salió a sembrar. Y, sembrando, parte de la semilla cayó a lo largo del camino; los pájaros vinieron y la comieron. Otra parte cayó en suelo pedregoso, donde no había mucha tierra, y nació en seguida, porque la tierra era poco profunda. Luego, sin embargo, cuando el sol nació, se quemó, por falta de raíces. Otras semillas cayeron entre las espinas: las espinas crecieron y las sofocaron. Otras, en fin, cayeron en tierra buena: dieron frutos, el ciento por uno, sesenta por uno, treinta por uno" (Mt 13, 4-8). ¿Qué simboliza esta semilla? La Palabra de Dios (cf. Mt 13, 19), sea ella contenida en la Sagrada Escritura o en la Sagrada Tradición.



Para leer el artículo completo haz click aquí

sábado, 10 de diciembre de 2011

La decisión está en tus manos

Aproximadamente al principio del siglo I de nuestra era, existían dos escuelas de enseñanza, dirigidas por dos sabios de renombre: Hilel y Shamai. Cada escuela se dedicaba al estudio de la Torá y los alumnos eran el gran potencial de la misma. El gran problema que había entre ambas escuelas era que los alumnos no se llevaban bien entre sí, y a cada oportunidad que se presentaba hacían todo lo posible por desprestigiar a la otra escuela. Un día los alumnos de Shamal entendieron que la mejor manera de desacreditar a los de la otra escuela era humillar a Hilel el sabio e idearon una estratagema. Pensaron en cazar una mariposa y llevarla viva en la mano de uno de ellos y al llegar a la casa del sabio preguntarle: -Maestro Hilel, esta mariposa que tengo en mis manos, ¿está viva o muerta? Si Hilel respondía que estaba viva, entonces apretarían el puño y le demostrarían que estaba muerta. Si la respuesta era que la mariposa estaba muerta abrirían el puño y la dejarían escapar, demostrando así que estaba viva. El plan era infalible, y decidieron llevarlo a cabo. Cazaron la mariposa y uno de los alumnos de Shamal la tomó en sus manos, se acercaron a la casa de Hilel golpearon a su puerta y el sabio les preguntó: -¿Que les trae por aquí? Los alumnos respondieron: -Queremos saber cuán sabio eres. Hilel les dijo: -¿Y cómo lo comprobarán? -Le haremos una pregunta. -Adelante. -Esta mariposa que tengo en mis manos, ¿está viva o muerta? Hilel les miró despacio y respondió: -La decisión está en tus manos.

Cuentos para niños - El rosario del canciller

La tristeza se había apoderado de aquel lejano reino... Había muerto el conde Eustaquio, canciller del rey Edmundo. Las banderas del palacio estaban a media asta y la catedral se encontraba repleta de gente para oír la Misa en sufragio de esa noble alma, tan llena de sabiduría.

Concluidas las exequias y pasados los días del luto oficial, el soberano convocó a todos sus consejeros con el objeto de escoger entre ellos a un nuevo canciller. No obstante, un dilema le angustiaba: ¿cuál de ellos tendría los bellos atributos de alma del conde Eustaquio? ¿Quién como él sería piadoso, honesto, desinteresado, prudente, sabio y audaz?

Después de haber conversado bastante con cada uno de sus ministros dio por terminada la reunión sin decidir nada. Andaba cabizbajo, porque sabía que la prosperidad de su pueblo dependía de esa elección.

Al ver a su padre tan poco comunicativo, la princesa Sofía se acercó a él y le preguntó con voz dulce:

— Papá, ¿qué te aflige? Te veo abatido...Ya no conversas conmigo o con mamá, no paras de andar de aquí para allá...

— Mi princesita, aún eres muy joven para comprender los problemas de un rey.

— ¡Pero papá! Puedo ser pequeña y no entender esas grandes preocupaciones, pero te ayudaré con mis oraciones, porque la Virgen nunca deja de oír los pedidos que le hacen con fe, aunque provengan de una niña.

El soberano era muy poco dado a la oración. Sin embargo, se conmovió con las palabras de su hija y le dijo:

— Bien. Entonces reza para que tu padre consiga nombrar a un buen canciller.

— Eso es muy fácil, papá. Se aproxima tu cumpleaños. Entre los nobles consejeros escoge al que te dé el regalo más sabio.

El rey se quedó boquiabierto, y pensó: “Por eso dijo Jesús: ‘dejad que los niños se acerquen a mí'.

¡Qué respuesta tan llena de sentido común me da esta hija mía!”.

Llegado el día de la fiesta, los príncipes de los reinos vecinos, los nobles de la corte e incluso los humildes comerciantes, artesanos y campesinos, venidos desde las regiones más recónditas, se acercaron a rendirle homenaje al rey.

En el momento de los saludos, un heraldo anunciaba el nombre de cada invitado, y éste se acercaba a su majestad llevando algún obsequio preparado con el mayor esmero: sedas, las más delicadas, cestas llenas de frutas dulces y suculentas, sillas de montar de cuero fino para los caballos de caza y otros muchos objetos de los más variados orígenes.

El conde Federico, el duque Ricardo y el marqués Eduardo fueron los últimos de la ceremonia por ser los consejeros más antiguos.

El primero se iba aproximando al soberano haciendo tres pomposas reverencias y le regaló una pluma de oro, con incrustaciones de piedras preciosas, con la que podría escribir bellos poemas y firmar los documentos más importantes del reino.

El duque, de forma no menos solemne, le ofreció un robusto mueble de ébano y bronce con cajones y divisiones que contenía las hierbas medicinales más eficaces, perfectamente clasificadas por enfermedades. Su deseo era que conservase la salud para que reinara muchos años.

Por último, el marqués Eduardo le obsequió con una cajita de marfil, delicadamente tallada, que guardaba un rosario de preciosas perlas. De una manera sencilla y respetuosa le explicó que las oraciones que hace un monarca a Dios, por intercesión de la Virgen María, son el mejor medio de atraer bendiciones para su reino. Y le invitó a que rezara el Rosario con devoción, sobre todo en los momentos de gran peligro.

Cuando terminó la fiesta el rey aún continuaba indeciso, aunque se inclinaba por escoger como canciller al conde, que supo reconocer con tanta gentileza el valor de las poesías compuestas por el soberano...

No, quizá fuera mejor el duque, siempre preocupado por la salud y bienestar del monarca...

Días más tarde, un acontecimiento inesperado vino a decidir la elección.

El rey se encontraba cazando en una tarde soleada y calurosa y de un cielo intensamente azul cuando sus perros le guiaron hacia el interior de un bosque apartado.

El lugar era totalmente desconocido para él, pero confiado en la intuición de la jauría se adentró solo en la ignota floresta.

En determinado momento su caballo se detuvo y se negó a seguir, mientras que los perros continuaban ladrando, como si señalaran la proximidad de alguna presa de un valor fuera de lo común. El monarca se bajó de su cabalgadura y continuó a pie.

El tiempo iba pasando y la codiciada caza no aparecía. Los perros con el rabo entre las patas mostraron su fracaso. La noche caía y una densa penumbra se adueñaba del bosque. ¡Se habían perdido en medio de la floresta!

El rey se sentó en una piedra y buscó en su morral algo que le pudiera ser útil en aquella circunstancia y se encontró con la linda cajita de marfil que le regaló el marqués Eduardo. ¿Cómo había ido a parar allí? Sólo podía haberla puesto su hija Sofía...

“Esta niña siempre anda ingeniándoselas para que yo rece”, pensó. “Pero, en este caso, la ocurrencia es muy oportuna, porque aquí la única solución es el Rosario”. Y se puso a rezarlo, prometiéndole a la Santísima Virgen que sería más piadoso si Ella lo ayudase a salir del enredo en el que se había metido.

Cuando terminó ya había oscurecido completamente. A lo lejos se oía el aullido de los lobos y el rugido de los osos, mientras que los perros se movían inquietos y gañían con nerviosismo. El soberano, que era de un temperamento para nada cobarde, empezó a sentir miedo.

Sin embargo, no tardó mucho en oír voces amigas. Se trataba de un nutrido grupo de campesinos, provistos con palos, antorchas y machetes.

Habían descubierto de casualidad el caballo del rey cerca del bosque y pensaron que necesitaría ayuda. Se organizaron sin tardanza y se internaron en la espesa floresta para buscarlo.

Reconociendo la eficacia y el poder del Rosario, el rey Edmundo no sólo se reafirmó en la promesa hecha a la Virgen, sino que encontró la respuesta a su dilema: el mejor entre sus consejeros, sin duda, era el que le había regalado aquel rosario e invitado a rezarlo en los momentos de peligro y dificultad.

Agradecido por la bondad de Nuestra Señora, el monarca consagró su reino a María, Trono de la Sabiduría. En adelante sería Ella la que lo guiaría... con la ayuda de su nuevo canciller, el sabio y devoto marqués Eduardo.

Evangelio del día

2011-12-10 - Evangelio según San Mateo 17,10-13
Publicado 2011/12/10
Autor : Sagrada Biblia

Dios de los ejércitos, vuélvete: mira desde el cielo, fíjate, ven a visitar tu viña, la cepa que tu diestra plantó, y que tú hiciste vigorosa.

Libro del Eclesiástico 48,1-4.9-11

Surgió Elías, un profeta como un fuego, cuyas palabras eran horno encendido. Les quitó el sustento del pan, con su celo los diezmó; con el oráculo divino sujetó el cielo e hizo bajar tres veces el fuego. ¡Qué terrible eras, Elías!; ¿quién se te compara en gloria? Un torbellino te arrebató a la altura; tropeles de fuego, hacia el cielo. Está escrito que te reservan para el momento de aplacar la ira antes de que estalle, para reconciliar a padres con hijos, para restablecer las tribus de Israel. Dichoso quien te vea antes de morir, y más dichoso tú que vives.

Salmo 79

Pastor de Israel, escucha, tú que te sientas sobre querubines, resplandece; despierta tu poder y ven a salvarnos.

Dios de los ejércitos, vuélvete: mira desde el cielo, fíjate, ven a visitar tu viña, la cepa que tu diestra plantó, y que tú hiciste vigorosa.

Que tu mano proteja a tu escogido, al hombre que tú fortaleciste. No nos alejaremos de ti: danos vida, para que invoquemos tu nombre.

Evangelio según San Mateo 17,10-13

Cuando bajaban de la montaña, los discípulos preguntaron a Jesús:

"¿Por qué dicen los escribas que primero tiene que venir Elías?" Él les contestó: "Elías vendrá y lo renovará todo. Pero os digo que Elías ya ha venido, y no lo reconocieron, sino que lo trataron a su antojo. Así también el Hijo del hombre va a padecer a manos de ellos." Entonces entendieron los discípulos que se refería a Juan, el Bautista.

viernes, 9 de diciembre de 2011

Heraldos de Evangelio visitan con ayuda humanitaria sectores pobres de Bogotá

Bogotá (Lunes, 05-02-2011, Gaudium Press) Desde el pasado sábado 26 de noviembre y
durante los sábados sucesivos hasta navidad, terciarios de los Heraldos del Evangelio visitan sectores pobres de la zona de Ciudad Bolívar, en el sur Bogotá, para llevar alimentos, juguetes y ropa a las familias. En su trabajo apostólico-humanitario van acompañados por una imagen peregrina del Inmaculad
o Corazón de María.
En la visita realizada el pasado 26 de noviembre, en los sectores de Caracolí y La Isla de ‘Ciudad Bolívar', estuvieron acompañados por el P. Julián Gómez, quien ejerce su ministerio en la zona. Era el propio padre Gómez quien personalmente obsequiaba los donativos, y daba su bendición a los beneficiarios.

La jornada de ayuda, en la que participaron 20 terciarios y aspirantes a terciarios de los Heraldos del Evangelio, era también evangelizadora. En las casas entraba un grupo de la comitiva con la Imagen Peregrina del Inmaculado Corazón, rezaban algunas oraciones, la anfitriona coronaba la imagen, y el predicador de turno incentivaba a la oración, a la práctica de los sacramentos y a frecuentar la parroquia correspondiente.

Una señora lloraba de la emoción y exclamaba: "Qué sorpresa Mamita María, tú nunca nos abandonas". Otra comentaba: "Yo soy católica y nunca cambiaré mi fe, y moriré católica".

Una niña que estaba recibiendo una muñeca de regalo expresaba: "En el pueblo en que nací siempre el 8 de Diciembre sacaban banderas en honra de La Inmaculada y cuando llegué a Ciudad Bolívar- Caracolí nadie lo hacía. Entonces le dije a mi abuelita, ‘mira, los vecinos no son católicos porque no sacan la bandera'. Claro, después me explicaron bien".




Los frutos de la visita del Papa Benedicto XVI a Inglaterra

Tras la visita del Papa a Inglaterra, la asistencia a misa en la catedral de Westminster pasó de 155.800 a 158.574Londres (Lunes, 05-12-2011, Gaudium Press) La visita del Papa Benedicto XVI a Inglaterra en septiembre de 2010, está revelando una nueva realidad a la Iglesia Particular de Inglaterra. Según un balance realizado por el anuario "Westminster Year Book" que presenta todos los datos relativos a la Diócesis de Inglaterra y Gales, la frecuencia de fieles católicos a la misa ha aumentado en país.

La pesquisa es realizada en el mes de octubre de cada año y en 2010 fue completada poco después de la visita del Papa Benedicto XVI.

Fueron 158.574 las asistencias a misa en 2010 contra 155.800 de 2009, en la Catedral de Westminster. Las estadísticas hechas en las parroquias de la Diócesis inglesa confirman, también, un aumento en el número de bautizados y de los matrimonios religiosos.

El anuario revela que las cinco parroquias más frecuentadas son: Nuestra Señora Madre de la Iglesia, Catedral de Westminster, Parroquia Greenford, Parroquia del Oratorio y Parroquia de Stanford Hill. En la presentación del anuario, el Arzobispo Metropolitano de Westminster, Mons. Vincent Nichols afirma que "en una hora de grandes cambios económicos y sociales, la práctica de la oración es todavía de vital importancia y que en 2012, en las parroquias y las escuelas buscaremos profundizar todos nuestra vida de oración".

Mons. Vincent comenta además sobre el 50º Congreso Eucarístico Internacional que ocurrirá en julio de 2012 en Dublín y exalta a los fieles a participar de este importante evento para la Iglesia de Londres. "La finalidad de todo congreso eucarístico es la de profundizar la comprensión de la Eucaristía y la devoción a la Hostia sagrada".

Corrientes, en Argentina, fue declarada oficialmente provincia Pro-Vida

Corrientes (Martes, 06-12-2011, Gaudium Press) En un acto que contó con la presencia del arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik, los obispos Ricardo Faifer, de Goya, y Hugo Santiago, de Santo Tomé, el gobernador correntino Ricardo Colombi, el vicegobernador Pedro Braillard Poccard, se declaró a esa provincia del norte de Argentina como "Provincia Pro-Vida".

Durante el encuentro se dio a conocer el decreto del Poder Ejecutivo Provincial Nº 2870 con fecha del 2 de diciembre de 2011, el cuál declara a "Corrientes como Provincia Pro-Vida, estableciéndose como política de Estado la defensa de la vida desde el momento de la concepción y de la familia".

Esta medida considera que "el derecho a la vida es inherente a toda persona humana, de carácter universal, absoluto, inalienable, esencial e indisponible, sin que sea menguado por circunstancia alguna; como la vejez, disminución de ciertas facultades o falta de autonomía".

Igualmente expresa el decreto que "la tutela efectiva del derecho a la vida desde su concepción es un deber primordial del Estado, por lo tanto, el niño por nacer goza plenamente de ese derecho y de su consecuente protección", y que "a efectos de asegurar la protección del derecho a la vida y a la familia; es necesario declarar como política de Estado la defensa de la vida desde la concepción, brindando las condiciones indispensables para el pleno y digno desarrollo de cada uno de los habitantes de esta provincia".

Por su parte Monseñor Stanovnik invitó a los obispos de Goya y de Santo Tomé a realizar una invocación a Dios, para que "ilumine a los legisladores", como así también para bendecir a las madres y mujeres embarazadas de la provincia. Previamente, sostuvo que "una mujer embarazada no es una vida por proteger, sino, son dos vidas por proteger".

A su turno, el gobernador Ricardo Colombi sostuvo que "todos los hombres y mujeres están llamados a ser parte de esta lucha", y explicó que tanto el Poder Ejecutivo como el Legislativo, declararon a "Corrientes a favor de la vida, por nuestra educación, padres, escuela, historia y valores".

Con información de Aica

sábado, 3 de diciembre de 2011

Un elefante atado

Un día un niño vio como un elefante del circo, después de la función, era amarrado con una cadena a una pequeña estaca clavada en el suelo. Se asombró de que tan corpulento animal no fuera capaz de liberarse de aquella pequeña estaca, y que de hecho no hiciera el mas mínimo esfuerzo por conseguirlo. Decidió preguntarle al hombre del circo, que le respondió: "Es muy sencillo, desde pequeño ha estado amarrado a una estaca como esa, y como entonces no era capaz de liberarse, ahora no sabe que esa estaca es muy poca cosa para él. Lo único que recuerda es que no podía escaparse y por eso ni siquiera lo intenta". Esto nos sucede a todos en algunos temas, en los que tenemos topes o barreras con las que chocamos porque siempre las hemos visto como insuperables, aunque ya hayamos crecido lo suficiente para vencerlas, y no lo hacemos solo por un porque en algún momento nos detuvieron.

El hombre de hoy vive como si fuese el único dueño de la propia vida y el mundo, dice el Papa

Publicado 2011/11/28
Autor : Gaudium Press

Ayer la Iglesia católica inició un nuevo año litúrgico con el tiempo del Adviento, un “tiempo maravilloso donde se despierta en los corazones la espera del retorno de Cristo y la memoria de su primera venida"

Ciudad del Vaticano (Lunes, 28-11-2011, Gaudium Press) En el mundo post-moderno de hoy, "las ciudades donde la vida se torna anónima y horizontal, donde Dios parece ausente y el hombre el único dueño, como si fuese él el artífice y el director de todo: las construcciones, el trabajo, la economía, los transportes, las ciencias, la técnica, todo parece depender solamente del hombre". Ayer, al inicio del Adviento -primer período del año litúrgico y período en el cual los fieles se preparan para la Navidad- el Santo Padre en el Ángelus afirmó que "el verdadero ‘dueño' del mundo no es el hombre, sino Dios".

El Adviento es el "tiempo maravilloso en que se despierta en los corazones la espera del retorno de Cristo y la memoria de su primera venida, cuando se despojó de su gloria divina para asumir nuestra carne mortal". El tiempo que recuerda "no solamente a sus discípulos, sino a todos" que "la vida no tiene solo la dimensión terrenal, sino es proyectada en dirección a un ‘más allá' ".

El hombre es como una "plantita que piensa" dotada de libertad y responsabilidad. Por esto, dijo el Papa, "cada uno de nosotros será llamado a prestar cuentas de cómo vivió, de cómo utilizó las propias capacidades: si las conservó para sí o si las hizo fructificar también para el bien de los hermanos". Por eso, el tiempo de Adviento, que inicia el año litúrgico, quiere recordar a los creyentes que "la justa orientación" es "la figura de Dios", una figura no de un "patrón", sino de "un Padre y un Amigo".

También en los saludos en español y portugués el Santo Padre se refirió al verdadero significado del Adviento. "El tiempo de Adviento", dijo el Papa en español, "nos dispone a celebrar la venida del Señor a nuestra tierra, y aviva también nuestra esperanza en su venida gloriosa. Este misterio nos invita a ser administradores vigilantes de la casa de Dios, que es el mundo", y también, "nos invita a hacer nuestra la primera venida del Hijo de Dios a fin de prepararnos para su regreso glorioso. En este sentido, tomad por modelo e intercesora a la Virgen María", agregó en portugués.

Benedicto XVI al final del Ángelus lanzó un apelo a los participantes de los trabajos de la Convención de la ONU sobre los cambios climáticos y del Protocolo de Kyoto, que sucederán mañana en Durban, Sudáfrica, para dar "una respuesta responsable, creíble y solidaria a este preocupante y complejo fenómeno" de los cambios climáticos "llevando en consideración las exigencias de las poblaciones más pobres y de las generaciones futuras".

Santo del día

San Francisco Javier
Publicado 2011/12/03
Autor : Catholic.net

Sacerdote misionero Jesuita, Diciembre 3

Martirologio Romano: Memoria de san Francisco Javier, presbítero de la Compañía de Jesús, evangelizador de la India, el cual, nacido en Navarra, fue uno de los primeros compañeros de san Ignacio que, movido por el ardor de dilatar el Evangelio, anunció diligentemente a Cristo a innumerables pueblos en la India, en las Molucas y otras islas, y después en el Japón, convirtiendo a muchos a la fe. Murió en la isla de San Xon, en China, consumido por la enfermedad y los trabajos (1552).

Etimología: Francisco = "el abanderado", es de origen germano.

Javier = "aquel que vive en casa nueva", es de origen eusquera (lengua autóctona hablada en el País Vasco).

Francisco de Jasu y Xavier (nacido en el castillo de Xavier, en España, en 1506), correspondiendo a las esperanzas de sus padres, se graduó en la famosa universidad de París. En estos años tuvo la fortuna de vivir codo a codo, compartiendo inclusive la habitación de la pensión, con Pedro Fabro, que será como él jesuita y luego beato, y con un extraño estudiante, ya bastante entrado en años para sentarse en los bancos de escuela, llamado Ignacio de Loyola.

Ignacio comprendió muy bien esa alma: “Un corazón tan grande y un alma tan noble” -le dijo- “no pueden contentarse con los efímeros honores terrenos. Tu ambición debe ser la gloria que brilla eternamente”. El día de la Asunción de 1534, en la cripta de la iglesia de Montmartre, Francisco Javier, Ignacio de Loyola y otros cinco compañeros se consagraron a Dios haciendo voto de absoluta pobreza, y resolvieron ir a Tierra Santa para comenzar desde allí su obra misionera, poniéndose a la total dependencia del Papa.

Ordenados sacerdotes en Venecia y abandonada la perspectiva de la Tierra Santa, emprendieron camino hacia Roma, en donde Francisco colaboró con Ignacio en la redacción de las Constituciones de la Compañía de Jesús. Sin embargo, fue a los 35 años de edad cuando comenzó su gran aventura misionera. Por invitación del rey de Portugal, fue escogido como misionero y delegado pontificio para las colonias portuguesas en las Indias Orientales. Goa fue el centro de su intensísima actividad misionera, que se irradió por un área tan vasta que hoy sería excepcional aun con los actuales medios de comunicación social: en diez años recorrió India, Malasia, las Molucas y las islas en estado todavía salvaje. “Si no encuentro una barca, iré nadando” decía Francisco, y luego comentaba: “Si en esas islas hubiera minas de oro, los cristianos se precipitarían allá. Pero no hay sino almas para salvar”.

Después de cuatro años de actividad misionera en estas islas, separado del mundo civilizado, se embarcó en una rústica barca hacia el Japón, en donde, entre dificultades inmensas, formó el primer centro de cristianos. Su celo no conocía descansos: desde Japón ya miraba hacia China. Se embarcó nuevamente, llegó a Singapur y estuvo a 150 kilómetros de Cantón, el gran puerto chino. En la isla de Shangchuan, en espera de una embarcación que lo llevara a China, cayó gravemente enfermo. Murió a orillas del mar el 3 de diciembre de 1552, a los 46 años de edad.

Fue canonizado el 12 de marzo de 1622 junto con Ignacio de Loyola, Felipe Neri,Teresa de Jesús y el santo de Madrid, Isidro. ¡Buen grupo formado por cuarteto español y solista italiano!

Es patrono de las misiones en Oriente y comparte el patronato universal de las misiones católicas con Teresa de Lisieux.

Evangelio del día

2011-12-03 - Evangelio según San Mateo 9,35-10,1.6-8
Publicado 2011/12/03
Autor : Sagrada Biblia

Entonces dijo a sus discípulos: "La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos; rogad, pues, al Señor de la mies que mande trabajadores a su mies."

Libro del profeta Isaías 30,19-21.23-26

Así dice el Señor, el Santo de Israel: "Pueblo de Sión, que habitas en Jerusalén, no tendrás que llorar, porque se apiadará a la voz de tu gemido: apenas te oiga, te responderá. Aunque el Señor te dé el pan medido y el agua tasada, ya no se esconderá tu Maestro, tus ojos verán a tu Maestro. Si te desvías a la derecha o a la izquierda, tus oídos oirán una palabra a la espalda: "Éste es el camino, camina por él."

Te dará lluvia para la semilla que siembras en el campo, y el grano de la cosecha del campo será rico y sustancioso; aquel día, tus ganados pastarán en anchas praderas; los bueyes y asnos que trabajan en el campo comerán forraje fermentado, aventado con bieldo y horquilla. En todo monte elevado, en toda colina alta, habrá ríos y cauces de agua el día de la gran matanza, cuando caigan las torres.

La luz de la Cándida será como la luz del Ardiente, y la luz del Ardiente será siete veces mayor, cuando el Señor vende la herida de su pueblo y cure la llaga de su golpe."

Salmo 146

Alabad al Señor, que la música es buena; nuestro Dios merece una alabanza armoniosa. El Señor reconstruye Jerusalén, reúne a los deportados de Israel.

Él sana los corazones destrozados, venda sus heridas. Cuenta el número de las estrellas, a cada una la llama por su nombre.

Nuestro Señor es grande y poderoso, su sabiduría no tiene medida. El Señor sostiene a los humildes, humilla hasta el polvo a los malvados.

Evangelio según San Mateo 9,35-10,1.6-8

En aquel tiempo, Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, anunciando el Evangelio del reino y curando todas las enfermedades y todas las dolencias. Al ver a las gentes, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y abandonadas, como ovejas que no tienen pastor.

Entonces dijo a sus discípulos: "La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos; rogad, pues, al Señor de la mies que mande trabajadores a su mies." Y llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad para expulsar espíritus inmundos y curar toda enfermedad y dolencia.

A estos doce los envió con estas instrucciones: "Id a las ovejas descarriadas de Israel. Id y proclamad que el reino de los cielos está cerca. Curad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, echad demonios. Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis."

Frase

Madre del redentor, virgen pura, puerta del cielo siempre abierta, estrella del mar, ven a librar al hijo que tropieza y se quiere levantar.

jueves, 1 de diciembre de 2011

Presentación Musical


Haz click sobre la imagen para ampliar.


Frase

El deseo de Dios está inscrito en el corazón del hombre, porque el hombre ha sido creado por Dios y para Dios

Una excesiva timidez

La vida misma:
Natalia tiene 14 años y es muy tímida. Sus padres no saben bien por qué, pero desde muy pequeña es así. Tienen la impresión de que no han conseguido acertar en este punto en su educación, y que incluso ellos mismos han debido tener bastante culpa, pues al verla tan tímida han tendido siempre a protegerla más de lo debido

Se lo han planteado varias veces en los últimos años, y han probado diversos sistemas que pensaban que podían ser útiles, pero todos han tenido poco éxito. Primero quisieron que hablara e hiciera demostraciones de naturalidad delante de otras personas, o forzarla un poco a hablar en público, pero sólo conseguían pasar todos un mal rato. Luego pensaron en hablar directamente con ella sobre el asunto de su timidez, pero no consiguieron arrancarle ni una palabra en claro. Finalmente, se empeñaron en apuntarla en el grupo de teatro del colegio, para que se soltara un poco, pero ella se negó rotundamente.

Los padres de Natalia tuvieron ocasión de comentar sus preocupaciones con un matrimonio amigo con el que coincidieron en la boda de un pariente. Eran unos antiguos conocidos, muy abiertos y con una demostrada experiencia en educación. La conversación fue muy animada, y salieron de allí con algunas ideas prácticas. Primero, no obsesionarse con el asunto. Segundo, descubrir puntos fuertes en su hija y fomentarlos, pero sin hacer cosas raras, pues si ella se sentía observada o tratada como un "caso preocupante", sólo lograrían potenciar su timidez. Y tercero, ganar en confianza con su hija, pues "el hecho de que Natalia hable poco —les había dicho su amiga—, no quiere decir que tenga pocas cosas que decir, sino que ella no encuentra suficiente confianza para decirlas."

"Es verdad —comentaba la madre de vuelta a casa—, ahora lo veo todo bastante claro. El hecho de que Natalia hable poco no quiere decir que tenga la mente en blanco, sino que para expresarse requiere un marco de confianza mayor que el que han necesitado sus hermanos. La solución no está ni en protegerla más ni en hacerle pasar vergüenza, sino en ganarse más su confianza y hacer que se sienta más segura."

Interrogantes:
— ¿Cómo ayudarle a superar la timidez excesiva?
— ¿Es posible aumentar la seguridad personal y una adecuada autoestima?
— ¿Qué medios son los adecuados para lograr que se sienta en confianza?
— ¿Cómo lograr que potencie sus propias cualidades?

Así es la vida:
Procuraron poner en práctica lo que habían quedado. Pensaron que era necesario escuchar más a su hija, pero de forma natural, aprovechando las ocasiones normales de la vida diaria. Se dieron cuenta de que bastaba con poner más interés en lo poco que Natalia solía decir, y hacer preguntas sencillas sobre lo que intuían que ella sabía. Pronto encontraron amplios temas que eran de interés para su hija, y vieron que hablaba de ellos con sorprendente soltura. Descubrieron, por ejemplo, que Natalia sabía mucho de música y de literatura, y sus padres tuvieron el buen sentido de interesarse más por esos temas y pronto empezaron a surgir conversaciones con ella de una duración hasta entonces impensable.

También se dieron cuenta de que Natalia se crecía cuando se le preguntaba ante otras personas sobre esos temas que dominaba bien. Comprendieron algo bastante elemental, pero muy importante y no siempre evidente: para superar la timidez la solución no es exponer a esa persona a que se sienta en ridículo ante los demás —como habían hecho antes algunas veces—, sino más bien facilitar que se sienta segura en presencia de otros, pues así es como se va soltando.

La mejor sorpresa la recibieron unos meses después, cuando Natalia les dijo que quería apuntarse a un nuevo grupo de teatro que se había formado en el colegio. La idea de apuntarse fue una iniciativa suya, en la que se mezclaba su interés por la literatura y su deseo de lanzarse a actuar y hablar en público. Cuando se lo habían propuesto sus padres, la vez anterior, le producía pánico sólo pensar en esa posibilidad, pero ahora lo veía asequible.

Alfonso Aguiló, "Momentos de oro de la amistad", Hacer Familia nº 209-210, 1.VII.11

«En lo íntimo de su corazón, se siente poca cosa ante los demás. A veces se pregunta qué pinta él allí, entre los mejores. Tiene suerte, sin mérito alguno, de encontrarse en semejante compañía; especialmente cuando todo el grupo está reunido, y él toma lo mejor, lo más inteligente o lo más divertido que hay en todos los demás.

»Ésas son las sesiones de oro: cuando cuatro o cinco de nosotros, después de un día de duro caminar, llegamos a nuestra posada, cuando nos hemos puesto las zapatillas, y tenemos los pies extendidos hacia el fuego y el vaso al alcance de la mano, cuando el mundo entero, y algo más allá del mundo, se abre a nuestra mente mientras hablamos, y nadie tiene ninguna discordia ni reticencia frente al otro, sino que todos somos libres e iguales, como si nos hubiéramos conocido hace apenas una hora, mientras al mismo tiempo nos envuelve un afecto que ha madurado con los años. La vida, la vida natural, no tiene don mejor que ofrecer. ¿Quién puede decir que lo ha merecido?».

C.S. Lewis narra en uno de sus libros esta entrañable escena, que a todos nos hace rememorar tantos momentos en los que quizá hemos sentido algo parecido. Nos vemos rodeados de personas que valen más que nosotros, que son mejores que nosotros, que tienen mejor corazón que nosotros. Quizá esas mismas personas piensan algo parecido de los demás, y probablemente esa sea la clave del buen ambiente que se respira. Cada uno ha cultivado su capacidad de admiración, ha sabido ver a los otros con esos ojos que saben descubrir el afecto y que se agrandan con él. A lo mejor hay algo de ingenuidad y de candidez en esos análisis, pero también sabemos que todos necesitamos que nos vean con cierta ingenuidad, porque cuando se observan con rigor nuestros defectos todos salimos malparados y, en cambio, cuando se miran más benignamente, esa mirada nos ayuda a superarnos.

Cuando una persona piensa que no merece estar entre gente tan buena, o que no merece ser tan querido y valorado por quienes le rodean, demuestra con ello una humildad de corazón que facilita mucho las cosas. Demuestra que valora a los demás, que es consciente de haber recibido mucho, seguramente más de lo que merecemos, y esa gratitud nos hace más humildes y nos llena de afecto y de deseos de mejorar.

Cuando se crea una atmósfera de comprensión ante los defectos de los otros, y cada uno se esfuerza en pasar por alto esas pequeñas cosas que podrían perturbar el buen ambiente, y procura atemperar el propio egoísmo y la vanidad, y amortiguar el afán de figurar, y contener el deseo de imponer sus opiniones o sus caprichos, todo eso crea un clima de consideración entre unos y otros que es fundamento firme sobre el que construir el ambiente propio de una familia, de un equipo de trabajo o de una reunión de amigos.

Decía Thomas Carlyle que un gran hombre demuestra su grandeza por el modo en que trata a los que son o tienen menos que él. Un gran hombre sabe conducirse entre los demás con sencillez, buscando siempre cómo aprender de ellos, aunque sean mucho más jóvenes (o precisamente porque lo son), o aunque sean menos expertos o instruidos, porque sabe que siempre se puede y se debe aprender de todos. No funcionan como si su tiempo no mereciera malgastarse con la gente que les rodea, ni se están fijando siempre en los aspectos negativos de cada uno, o en sus errores pasados, ni se dedican a hablar mal del ausente. Los grandes hombres (o mujeres) saben crear un clima estimulante a su alrededor, en el que se generan esos procesos de admiración mutua (que casi nunca conviene hacer explícitos, para evitar halagos y autocomplacencias inútiles), y que permiten descubrir en lo ya conocido una novedad ilusionadora, una visión que se sorprende ante cosas muy familiares que cada día se le manifiestan como nuevas.

Evangelio del día

2011-12-01 - Evangelio según San Mateo 7,21.24-27

Publicado 2011/12/01
Autor : Sagrada Biblia

Señor, danos la salvación; Señor, danos prosperidad. Bendito el que viene en nombre del Señor, os bendecimos desde la casa del Señor; el Señor es Dios, él nos ilumina.

Libro del profeta Isaías 26,1-6

Aquel día, se cantará este canto en el país de Judá: "Tenemos una ciudad fuerte, ha puesto para salvarla murallas y baluartes: Abrid las puertas para que entre un pueblo justo, que observa la lealtad; su ánimo está firme y mantiene la paz, porque confía en ti. Confiad siempre en el Señor, porque el Señor es la Roca perpetua: doblegó a los habitantes de la altura y a la ciudad elevada; la humilló, la humilló hasta el suelo, la arrojó al polvo, y la pisan los pies, los pies del humilde, las pisadas de los pobres."

Salmo 117

Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia. Mejor es refugiarse en el Señor que fiarse de los hombres, mejor es refugiarse en el Señor que fiarse de los jefes.

Abridme las puertas del triunfo, y entraré para dar gracias al Señor. Ésta es la puerta del Señor: los vencedores entrarán por ella. Te doy gracias porque me escuchaste y fuiste mi salvación.

Señor, danos la salvación; Señor, danos prosperidad. Bendito el que viene en nombre del Señor, os bendecimos desde la casa del Señor; el Señor es Dios, él nos ilumina.

Evangelio según San Mateo 7,21.24-27

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "No todo el que me dice "Señor, Señor" entrará en el reino de los cielos, sino el que cumple la voluntad de mi Padre que está en el cielo.

El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica se parece a aquel hombre prudente que edificó su casa sobre roca. Cayó la lluvia, se salieron los ríos, soplaron los vientos y descargaron contra la casa; pero no se hundió, porque estaba cimentada sobre roca.

El que escucha estas palabras mías y no las pone en práctica se parece a aquel hombre necio que edificó su casa sobre arena. Cayó la lluvia, se salieron los ríos, soplaron los vientos y rompieron contra la casa, y se hundió totalmente."