sábado, 19 de agosto de 2017

10 hábitos que harán que tu oración sea poderosa

La oración es nuestra fortaleza en todo momento y en todo lugar

Por: Fr. Ed Broom | Fuente: Fatherbroom.com // PildorasDeFe.net

La oración es la clave para la salvación. Uno de nuestros grandes Santos de la Iglesia, el famoso San Agustín de Hipona dijo algo muy impresionante sobre la oración:

"El que ora bien, vive bien; el que vive bien, muere bien; y el que muere bien, está completamente bien".

San Alfonso reitera el mismo principio:

"El que ora mucho será salvado; el que no ora será condenado; el que ora poco pone en riesgo su salvación eterna".

El mismo santo afirmó que no hay ni personas fuertes ni personas débiles en el mundo, sino aquellos que saben cómo orar y aquellos que no. En otras palabras, la oración es nuestra fortaleza en todo momento y en todo lugar.

Nos gustaría ofrecer diez palabras de ánimo para ayudarnos en la carrera hacia el cielo a través del esfuerzo de crecer en la vida de oración.

1.- Convicción o determinación

No existe una persona exitosa en este mundo en cualquier empresa que no haya sido animado por la firme determinación de alcanzar su meta.

Súper atletas, músicos exitosos, maestros expertos y escritores nunca alcanzaron la perfección solamente por un deseo, sino por la firme y tenaz convicción de alcanzar su meta - ¡pase lo que pase!

Por esa razón, la Doctora de la oración, Santa Teresa de Ávila dijo:

"Debemos tener una firme determinación para nunca dejar de orar".

Si realmente creemos desde las profundidades de nuestros corazones en los tesoros invaluables que fluyen de la oración, ¡deberíamos fijarnos como meta en esta vida el crecer constantemente en la oración!

2.- El Espíritu Santo como maestro

San Pablo dice que nosotros no sabemos en realidad orar como deberíamos, pero que es el Espíritu Santo que intercede por nosotros como Maestro Interior.

Con María, los Apóstoles pasaron nueve días y noches orando y haciendo ayuno y se vieron empapados del poder que viene de lo alto – el Espíritu Santo.

Antes de iniciar cualquier período de oración formal, ¿por qué no invocar a la Persona del Espíritu Santo para ayudarte en tus debilidades?

Durante el transcurso de tu tiempo de oración, ¿por qué no pedir la presencia del Espíritu Santo para iluminar tu mente y encender tu corazón? Él está más cerca de lo que tú estás consciente. Si estás en estado de gracia, Él habita en tu corazón.

3.- Tiempo, lugar, voluntad y silencio

Como en cualquier arte, nosotros aprendemos con la práctica. ¡Esto también aplica a la oración!

Para aprender a orar debemos tener un tiempo fijo, un buen lugar, voluntad de nuestra parte y silencio. El dicho es tan cierto para los deportes como para la oración:

"La práctica hace la perfección".

4.- Hacer penitencias

Puede suceder que nuestra oración se vuelve insípida, aburrida, sin vida, anémica y estancada por muchas razones. Una posible razón puede ser una vida de sensualidad, indulgencia, glotonería y simplemente vivir más de acuerdo a la carne que al espíritu. Como San Pablo nos recuerda, la carne y el espíritu se oponen mutuamente.

Jesús pasó cuarenta días y cuarenta noches orando y haciendo ayuno. Los apóstoles pasaron nueve días y nueve noches orando y haciendo ayuno.

Uno no puede alcanzar una vida mística seria guiada por el espíritu, si no ha pasado por la vida ascética que implica negarse a sí mismo, mortificación y penitencia.

Un ave necesita dos alas para volar; de igual manera los seguidores de Cristo. Para volar alto en la vida mística las dos alas necesarias son la oración y la penitencia.

Si no tienes experiencia en la vida penitencial, consulta a un buen director espiritual y ¡comienza con pequeños actos de penitencia para acumular la fuerza de voluntad necesaria para los actos más heroicos de penitencia!

Si nunca antes has corrido, ¡comienza con una calle y continúa hasta alcanzar un kilómetro!

5.- Dirección espiritual

Los atletas necesitan entrenadores; los estudiantes necesitan maestros; los maestros necesitan mentores para aprender el arte.

De igual forma, los guerreros de la oración deben tener una forma de guía y esto se llama dirección espiritual.

San Ignacio de Loyola insistió en ver la vida espiritual como un viaje de acompañamiento. Santa Teresa de Ávila tuvo a varios santos dirigiéndola en su largo y doloroso viaje hacia la perfección – San Juan de la Cruz, San Pedro de Alcántara y San Francisco Borgia.

Hay muchos obstáculos en el viaje espiritual, especialmente cuando uno busca una vida de oración más profunda; por esta razón tener un director espiritual con experiencia, que conozca las trampas del demonio, los riesgos que están siempre presentes, y los peligros puede ayudarnos a crecer continuamente en santidad a través de una vida de oración más profunda y auténtica.

6.- Oración y acción

Santa Teresa de Ávila indica que el auténtico crecimiento en la oración se comprueba con el crecimiento en la santidad y esto significa por medio de la práctica de la virtud.

Jesús dijo que por medio de los frutos conoceremos al árbol. De igual manera, una auténtica vida de oración florece en la práctica de virtudes: fe, esperanza, caridad, puridad, amabilidad, servicio, humildad y un constante amor por el prójimo y la salvación de su alma inmortal.

Nuestra Señora es un modelo en todo momento, pero especialmente en la conexión íntima entre la contemplación y la acción. En la Anunciación, admiramos a María absorta en oración; luego en el siguiente misterio (la Visitación) ella sigue la inspiración del Espíritu Santo de servir a su prima en una misión de amor. En verdad podemos llamar a María “Contemplativa en acción”.

7.- El estudio: leer en la oración

Santa Teresa de Ávila no permitía, en el convento de las Carmelitas, mujeres que no pudieran leer. ¿Por qué? La sencilla razón era que ella sabía lo mucho que uno puede aprender sobre diversos temas, pero especialmente sobre la oración a través de una sólida lectura espiritual.

¡Encuentra buena literatura sobre la oración y lee! ¡Cuántas ideas de gran utilidad nacen a través de una buena lectura espiritual!

Una sugerencia: lee Parte Cuatro del Catecismo de la Iglesia Católica. ¡Ésta es una obra maestra espiritual sobre la oración!

8.- Los retiros

Una forma más propicia para realmente profundizar en la oración es destinar algún tiempo para un período prolongado de oración; a esto se le llama un retiro espiritual.

Uno de los estilos de retiros más eficaces son los retiros ignacianos. Puede durar hasta un mes, u ocho días, o incluso un retiro de un fin de semana puede probar ser extremadamente valioso.

Viendo a los Apóstoles sobrecogidos con el trabajo, Jesús les exhortó: "Retírense un tiempo y descansen..." Este descanso que Jesús menciona ha sido interpretado como una llamada a un retiro espiritual.

Mira el calendario para este año y fija un tiempo aparte. ¡Más períodos extendidos de tiempo para oración permitirán una mayor profundización en la oración!

9.- Confesión y oración

A veces, la oración puede resultar extremadamente difícil debido a una consciencia sucia. Jesús dijo:

"Felices los de corazón limpio, porque verán a Dios". (Mt, 5,8)

Luego de una buena confesión, en la que la Preciosa Sangre de Jesús lava nuestras almas y limpia nuestras consciencias, el ojo interior del alma puede ver y contemplar la cara de Dios con mayor claridad.

10.- Nuestra Señora y la oración

Como hemos mencionado, es de mucha importancia el Espíritu Santo como nuestro Maestro Interior, y de igual manera deberíamos rogar a María que ore por nosotros y con nosotros cada vez que dedicamos tiempo y esfuerzo a la oración. Ella nunca nos fallará.

Como Jesús convirtió el agua en vino en Caná a través de la intercesión de María, así ella puede ayudarnos a convertir nuestra oración insípida y sin sabor en una dulce devoción. ¡María nunca te fallará! ¡Llámala!

Tercera Peregrinación Anual a la Gruta de la Virgen en el Parque Bartolomé Hidalgo

 Este fin de semana se realizó, bajo el lema “María, Madre del Encuentro” la 3ª Peregrinación Anual a la Gruta de la Virgen en Andresito.


En el corazón del Parque Bartolomé Hidalgo, situado en el km 244 de la ruta 3, entre los puentes del Arroyo Grande y el Rio Negro (conocida como zona de los lagos de Andresito) se encuentra la Gruta de la Virgen María, bajo la advocación de la Inmaculada Concepción.

Esta gruta o ermita en honra a la Santísima Virgen fue erigida por iniciativa del gobierno departamental de Flores, inspirado en las palabras del papa Francisco: “En tiempos de turbulencias, buscar el refugio debajo del manto de la Santísima Madre de Dios”. Fue inaugurada y bendecida solemnemente el 24 de marzo de 2015 por el padre Gabriel Rainusso, de la parroquia Nuestra Señora de Luján, Trinidad, departamento de Flores. En aquella ocasión  esta ceremonia contó con la presencia de autoridades departamentales, personal del parque y vecinos de pueblo Andresito distante 7 km al sur.


El encargado del parque declaró emocionado que, la iniciativa de llevar adelante este emprendimiento, también ha sido el “despertar e inculcar la fe en los niños, motivándolos sus padres y abuelos a confiar en la Virgen y volver al rezo del inolvidable Ave María que aprendimos de niños”.
La Gruta de la Virgen María se ha ido transformando paulatinamente en un lugar de devoción y fe marianas, no sólo por los vecinos sino por los miles de viajeros y paseantes de la zona.


Se desarrolla en el mes de agosto la peregrinación anual, cuyo punto de partida es la Parroquia de Nuestra Señora de Luján (Trinidad) y que concluye con la santa Misa. Los fieles se trasladan a pie, en bicicleta, a caballo, en vehículos motorizados, siendo necesario interrumpir el tránsito en su último tramo, desde Andresito, dado los numerosos peregrinos.


Fotos: DiócesisDeSanJoséDeMayo/Facebo ok

En el día de la Asunción de la Virgen al Cielo más de 50 personas se consagraron a Nuestra Madre

En el día de la Asunción de la Virgen al Cielo más de 50 personas se consagraron a Nuestra Madre después de prepararse a lo largo de todo este año. ¡Que regalo de Dios y que bendición! Un joven que se consagró me dijo: "Yo ahora soy de la Virgen"...

¡¡DESDE HONDURAS!!


¡¡DESDE HONDURAS!!: nos llegan las primeras fotografías enviadas por nuestros seguidores de la llegada de la Virgen Peregrina a la Catedral de Comayagua. La naturaleza quiso acompañar esta celebración, regalando a los fieles un halo solar durante el recorrido del anda desde la cual Imagen de María Santísima bendijo con su paso a los hondureños.

Novena a Nuestra Señora de la Asunción (Asunción, Paraguay)

El domingo 6 de Agosto comenzó la Novena a Nuestra Señora de la Asunción y, como todos los años la imagen sagrada fue trasladada del Oratorio de la Virgen y Panteón de los Héroes a la Catedral Metropolitana.

Fue acompañada y, durante todo el trayecto, alabada por la banda juvenil de los Heraldos del Evangelio. La Virgen llegó a la Catedral, llevada por la devota familia que cuida de la maravillosa imagen de nuestra Patrona.

Luego fue celebrada la Santa Misa por el Arzobispo de Asunción Mons. Edmundo Valenzuela, que, al final, saludó y animó a los jóvenes integrantes de la banda que se dedican con entusiasmo a servir a la Iglesia y honrar a Nuestra Señora.

sábado, 12 de agosto de 2017

¿Se pueden mover montañas con la oración?

Orar sin dudar

El corazón que tiene perfecta fe es el que no tiene dudas

Por: Fr. Nelson Medina, OP | Fuente: FrayNelson.com

Pregunta:

Estimado Fray Nelson: Le sigo a diario en sus explicaciones sobre las lecturas diarias de las Escrituras. Me permito solicitar su explicación sobre el capítulo 21 de San Mateo, especialmente los versículos 21 y 22. ¿Debo tomarlo al pie de la letra? Gracias anticipadas y que el Señor le guarde y le acompañe. -- Eduardo Martínez Romero.

Respuesta:

Mateo 21,21-22 dice: "Respondiendo Jesús, les dijo: En verdad os digo que si tenéis fe y no dudáis, no sólo haréis lo de la higuera, sino que aun si decís a este monte: “Quítate y échate al mar”, así sucederá. Y todo lo que pidáis en oración, creyendo, lo recibiréis."

Del texto resulta claro que lo contrario de la fe son las dudas. Lo que no es inmediatamente claro es cuáles son esas dudas y qué las produce.

Existe la tentación de pensar que la eliminación de las dudas consiste simplemente en auto-sugestionarse, algo como lo que propone el llamado "pensamiento positivo." Como si el solo hecho de repetirse uno muchas veces en la cabeza que algo va a salir bien fuera la fórmula para no dejarle espacio a la duda, y de ese modo lograr lo que no quiere... hasta trasladar montañas con la mente.

Ese enfoque "mental" sobre la oración tiene mucho que ver con la concentración, la sugestión y el cerebro pero tiene poco o nada que ver con la Biblia. En la Sagrada Escritura, la duda está relacionada fundamentalmente con la división. El que está dividido interiormente esta condenado a fracasar, según lo recuerda expresamente un dicho de Jesucristo: "Todo reino dividido contra sí mismo quedará asolado, y toda ciudad o familia dividida contra sí misma no se mantendrá en pie" (Mateo 12,25).

Cuando Pedro da unos pocos pasos sobre el agua, se da cuenta del oleaje y de la fuerza del viento, y entonces queda dividido, como si se dijera: "Dios es poderoso pero este viento también es poderoso, y entonces, ¿qué será de mí?" La división hace que dude, y la duda destruye su fe y hace que se hunda.

Cristo se apareció, ya resucitado, a sus discípulos. Nos enseña San Lucas 24, 37-39: "Ellos, aterrorizados y asustados, pensaron que veían un espíritu. Y El les dijo: ¿Por qué estáis turbados, y por qué surgen dudas en vuestro corazón? Mirad mis manos y mis pies, que soy yo mismo; palpadme y ved, porque un espíritu no tiene carne ni huesos como veis que yo tengo." Nuevamente estamos ante un caso de división interior: se puede afirmar que es Jesús pero también se puede afirmar que es un espíritu. Y la división hace que surjan dudas en el corazón.

Si la duda viene de la división, la superación de la duda viene de un corazón consolidado, o mejor: unido. "Que vuestro corazón sea todo para el Señor, nuestro Dios, como lo es hoy, para seguir sus leyes y guardar sus mandamientos," exhorta 1 Reyes 8,61. El corazón encuentra su unidad cuando se reúne y se da por completo a Dios, según el antiguo mandamiento: "Escucha, oh Israel, el Señor es nuestro Dios, el Señor uno es. Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza" (Deuteronomio 6,4-5).

Llegamos así a la conclusión: el corazón que tiene perfecta fe es el que no tiene dudas; el corazón libre de dudas es el corazón que no está dividido; el corazón sin divisiones es el que vive el primer mandamiento, es decir, el corazón que ama con plenitud de donación a Dios. O sea que el corazón que mueve montañas es el corazón que está adherido totalmente a Dios, rendido a Él, y por consiguiente, fundido en su voluntad. Así lo presenta también el apóstol Juan: "Y esta es la confianza que tenemos delante de El, que si pedimos cualquier cosa conforme a su voluntad, El nos oye" (1 Juan 5,14).

¿Se pueden mover montañas? Sí, por supuesto. Aquel que está unido al querer de Dios, y que siguiendo ese querer encuentre una montaña que obstruye su camino, sin desprenderse de Dios, a quien ama con todo su ser, ore, y por supuesto que esa, y todas las montañas, darán paso a su oración, sencillamente porque todo obedece a Dios.

Cortesía de nuestro gran amigo: Fr. Nelson Medina, OP

Recomendamos:

La meditación, paso a paso ¿Necesita ayuda para hacer su meditación diaria? Le ofrecemos aquí una guía para que pueda realizarla.

Oración, la gran palanca de la fe: Para orar, es necesario querer orar. La oración es buscar a Dios, es ponernos en contacto con Él.

Cuando Dios calla: La certeza de una Presencia. Volvemos sedientos a hablarle, a preguntarle, a suplicarle con insistencia redoblada: ¡escúchame!

¿Cómo puedo escuchar que Dios me habla en la oración?: Dios es una persona real y que está interesado –apasionadamente interesado- en nuestras vidas, nuestra amistad, nuestra cercanía

La suave voz del Espíritu Santo ¿cómo escucharlo?: Cómo filtrar las muchas voces que nos hablan, para escuchar lo que nos tiene que decir el Santo Espíritu de Dios.

Lágrimas, milagroso aviso - 6 de agosto de 1972 por Plinio Corrêa de Oliveira

En 1972, un hecho despertó el interés de los católicos del mundo entero: una imagen de Nuestra Señora de Fátima había vertido lágrimas en Nueva Orleans, Estados Unidos. Con el fin de atender a los anhelos de sus lectores a este respecto, el profesor Plinio Corrêa de Oliveira se sirvió de su tribuna semanal en la “Folha de São Paulo” para analizar el acontecimiento.

Bajo la dirección inmediata [de la Hermana Lucía], un artista esculpió dos imágenes, que corresponden tanto cuanto es posible a los trazos fisonómicos con los cuales apareció la Santísima Virgen en Fátima. Ambas imágenes, llamadas “peregrinas”, han recorrido el mundo, conducidas por sacerdotes y laicos. Una de ellas fue llevada recientemente a Nueva Orleans. Y allí vertió lágrimas.

El Padre Romagosa (1) había oído hablar de esas lacrimaciones al Padre Joseph Breault, M.A.P., a quien está confiado el cuidado de la imagen. Sin embargo, él sentía una profunda reluctancia a admitir el milagro. Por eso, le pidió a otro sacerdote que le avisase tan pronto el fenómeno se comenzase a producir.

El Padre Breault, notando alguna humedad en los ojos de la Virgen peregrina el día 17 de julio, llamó por teléfono al Padre Romagosa, quien acudió junto a la imagen a las 9:30 p.m, trayendo fotógrafos y periodistas. De hecho, todos notaron alguna humedad en los ojos de la imagen, a la cual inmediatamente le tomaron fotos. […]

A las 6:15 de la mañana siguiente, el Padre Breault llamó nuevamente por teléfono al Padre Romagosa, informándole que desde las 4 de la mañana la imagen lloraba. El Padre Romagosa llegó poco después al local, donde, dijo él, “vi una abundancia de líquido en la punta de la nariz de la misma”. Fue esa gota, tan graciosamente pendiente, que la fotografía divulgada por los periódicos le mostró a nuestro público.

El Padre Romagosa añade que había visto “un movimiento de líquido mientras surgía lentamente del párpado inferior”.

Pero él quería eliminar las dudas. […] Habiendo cesado el llanto, el Padre Romagosa retiró la corona de la cabeza de la imagen: el asta metálica estaba enteramente seca. Introdujo entonces, en el orificio respectivo, un alambre revestido de un papel especial, que absorbería forzosamente todo el líquido que allí estuviese. Pero el papel salió absolutamente seco.

No satisfecho todavía con tal experiencia, introdujo en el orificio una cierta cantidad de líquido. Sin embargo, los ojos se conservaron absolutamente secos. El Padre Romagosa giró entonces la imagen hacia el suelo: todo el líquido colocado en el orificio se escurrió normalmente. Estaba cabalmente probado que del orificio de la cabeza – único existente en la imagen – no sería posible ninguna filtración de líquido hacia los ojos. El Padre Romagosa se arrodilló. Finalmente había creído.

El misterioso llanto nos muestra a la Virgen de Fátima llorando sobre el mundo contemporáneo, como otrora Nuestro Señor lloró sobre Jerusalén. Lágrimas de afecto tiernísimo, lágrimas de profundo dolor, en la previsión del castigo que vendrá para los hombres del siglo XX si no renuncian a la impiedad y a la corrupción.

¡Todavía hay tiempo, pues, de detener el castigo, lector, lectora! Si viene, me parece lógico que en él habrá por lo menos una misericordia especial para los que, en su vida personal, hayan tomado a serio el milagroso aviso de María.

Para que mis lectoras, mis lectores se beneficien de esa misericordia, les ofrezco el presente artículo…

Padre Elmo Romagosa, autor del artículo “Las lágrimas de la imagen mojaron mi dedo”, publicado en el “Clarion Herald”, semanario de Nueva Orleans distribuido en once parroquias del Estado de Louisiana.

(Publicado por Revista Dr. Plinio No. 173, p. 5, agosto de 2012, EditoraRetornarei Ltda., São Paulo).
Extractado del periódico Folha de São Paulo”, de 6.8.1972)

San José: El Cruzado de Luz

Redacción (Jueves, 10-08-2017, Gaudium Press) En su más reciente libro, Monseñor João Clá Dias, EP, desvenda una visión inédita del esposo de María Santísima y revela la altísima misión que le cabe en la implantación del Reino de Ella. Transcribimos aquí algunos de los trechos compuestos por el fundador de los Heraldos del Evangelio para la introducción de esta obra.

1.jpg

Al enviar su Hijo al mundo, el Padre bien sabía que Él estaría cercado del odio desenfrenado y mortal de los malos, como evidenciará el sangriento episodio del martirio de los Santos Inocentes ordenado por Herodes. Entretanto, no lo hizo nacer en un inexpugnable castillo construido sobre la roca, no lo llenó de ejércitos numerosos y disciplinados, ni le concedió una compañía de guardias que lo escoltasen. ¡Las soluciones de Dios son siempre más bellas!

El pequeño Jesús ya estaba amparado por el afecto de la mejor de las madres, pero para defenderlo de tantos riesgos un solo hombre fue escogido: José, a quien el propio Padre Eterno eligió para ser, en esta tierra, el padre virginal de Jesús. Él será el brazo fuerte del Todopoderoso para custodiar y salvar de los más variados peligros al Hijo de Dios y su Madre Santísima.

Por eso, San José fue un varón dotado de altísima sabiduría, de vigor indomable y de intachable inocencia. Nadie, en toda la Historia, alió como él la más fina inteligencia a la más íntegra pureza, constituyéndose en pieza clave de la victoria del bien sobre el mal.

Alma ardiente y contemplativa, pero impregnada de cariño

El Autor, Mons. João Clá Dias, no conoce una presentación del perfil moral de San José más apropiada a introducir el lector en el estudio de la vida, las virtudes y los excepcionales dones del casto esposo de Nuestra Señora, que la descripción hecha por Plinio Corrêa de Oliveira:

Casado con Aquella que es llamada de Espejo de Justicia, padre adoptivo del León de Judá, San José debía ser un modelo de fisionomía sapiencial, de castidad y de fuerza. Un hombre firme, lleno de inteligencia y criterio, capaz de hacerse cargo del secreto de Dios. Un alma de fuego, ardiente, contemplativa, pero también impregnada de cariño.
Descendía de la más augusta dinastía que ya hubo en el mundo, esto es, la de David. [...] Como príncipe, conocía también la misión de que estaba imbuido, y la cumplió de forma magnífica, contribuyendo para la preservación, defensa y glorificación terrena de Nuestro Señor Jesucristo. ¡En sus manos confiara el Padre Eterno ese tesoro, el mayor que jamás hubo y habrá en la Historia del universo! Y tales manos solo podían ser las de un auténtico jefe y dirigente, un hombre de gran prudencia y de profundo discernimiento, así como de elevado afecto, para cercar de la ternura adoradora y veneradora necesaria al hijo de Dios humanado.

Al mismo tiempo, un hombre listo para enfrentar, con perspicacia y firmeza, cualquier dificultad que se le presentase: fuesen las de índole espiritual e interior, fuesen las originadas por las persecuciones de los adversarios de Nuestro Señor. [...]
Acostúmbrase apreciar y alabar, con justicia, la vocación de Godofredo de Bouillon, el victorioso guerrero que, en la Primera Cruzada, comandó las tropas católicas en la conquista de Jerusalén. ¡Es una linda proeza! Él es el cruzado por excelencia.
¡Sin embargo, mucho más que retomar el Santo Sepulcro es defender al propio Nuestro Señor Jesucristo! Y de eso San José fue gloriosamente encargado, tornándose el caballero-modelo en la protección del Rey de reyes y Señor de señores. 1

Misteriosa participación en el plan hipostático

En esta obra, Monseñor João desea presentar el genuino perfil del gran Patriarca de la Iglesia, a fin de fomentar, con todo énfasis, la auténtica devoción en relación a su extraordinaria figura.

San José fue un héroe insuperable, un verdadero Cruzado de la Luz; en síntesis, el hombre de confianza de la Santísima Trinidad. Su fuerza está profundamente ligada a su virginidad, pues la pureza íntegra es la única capaz de originar en el corazón humano las energías necesarias para enfrentar las dificultades con ánimo resoluto y total certeza de la victoria.
Sin duda, San José es el mayor Santo de la Historia, dotado con una vocación más alta que la de los Apóstoles y la de San Juan Bautista, como apuntan autores avalados. 2

Esta afirmación se apoya en el hecho de que el ministerio de San José está íntimamente unido a la Persona y misión redentora de Nuestro Señor Jesucristo, participando de modo misterioso, conforme será tratado en momento oportuno, del plan hipostático.

Tal proximidad con Dios hecho Hombre le permitió beneficiarse como nadie, después de Nuestra Señora, de los efectos de la Encarnación, habiendo sido santificado de forma superabundante por ese Niño Divino que lo llamaría de padre, aunque San José no haya concurrido para su generación natural.

Él todavía no mostró la fuerza de su brazo
2.jpg

Tampoco era conveniente que el escogido para ser el esposo virgen de Nuestra Señora no estuviese a la altura de la criatura más pura y más santa salida de las manos de Dios. ¿En función de eso, se puede aventar la hipótesis de que él fue santificado desde su concepción, como su Esposa?

Estas y otras consideraciones relativas al Santo Patriarca atraerán nuestra atención a lo largo de estas páginas.

De hecho, muchas verdades aún no manifestadas sobre la persona de San José deben ser proclamadas desde lo alto de los tejados, a fin de dejar patente la grandeza oculta de ese varón. Tanto más que, en esta hora de crisis y de tragedia en la cual se encuentra el mundo y la Iglesia, su figura ha de tomar un realce providencial. El casto esposo de María aparecerá en todo su esplendor, como nunca antes en la Historia, para que los fieles recurran a él como insigne defensor de los buenos.

Sí, San José ya fue proclamado Patrono de la Santa Iglesia, pero todavía no mostró a la humanidad la fuerza de su brazo. ¡Tempus faciendi! Están llegando los días en que, bajo el amparo del padre virginal de Jesús, los escogidos de Dios harán grandes proezas a fin de instaurar el Reino de Cristo sobre la tierra, Reino de paz y de pureza, Reino también, porque no decirlo, de María y de José.

(Transcrito, com pequenas adaptaciones, de: CLÁ DIAS, EP, João Scognamiglio. São José: quem o conhece? São Paulo: Lumen Sapientiæ, 2017 - in "Revista Arautos do Evangelho", agosto/2017, n. 188, p. 32 a 33)
...................................................
1- CORRÊA DE OLIVEIRA, Plinio. São José, esposo de Maria e pai adotivo de Jesus. In: Dr. Plinio. São Paulo. Ano II. N.12 (Mar., 1999); p.14-15; 17.
2- Cf. SUÁREZ, SJ, Francisco. Misterios de la vida de Cristo. Disp.VIII, sec.1- 2. In: Obras. Madrid: BAC, 1948, t.III, p.261-281.

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/89170#ixzz4pZ345FIl
Se autoriza su publicación desde que cite la fuente. 

Voluntarios con Don Bosco ya preparan su VI Asamblea General

Roma (Jueves, 10-08-2017, Gaudium Press) Los voluntarios con Don Bosco, hoy Asociación Pública de Fieles Laicos Eclesiales varones, pertenecen a la familia salesiana desde 1994. Son el grupo No. 17 de la Familia Salesiana.

Del 28 de diciembre al 5 de enero del próximo año realizarán su VI Asamblea General, que tendrá como tema "Como piedras vivas (1 Pedro 2,5)... para crecer en la comunión".

Los hermanos convocados - que representan a todo el Instituto -, más allá de reflexionar sobre la vida de comunión y el sentido de pertenencia al Instituto, realizarán cambios en las Constituciones y Reglamentos, y elegirán al Responsable Mundial y al Consejo Central que guiará el Instituto para los próximos cuatro años con la misión de "animación y gobierno".

Los Voluntarios con Don Bosco piden a todos los grupos de la Familia Salesiana, acompañar con la oración para que, por intercesión de Don Bosco, se pueden obtener abundantes frutos del Espíritu como un don del Señor.

Con información de la Agencia InfoSalesiana

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/89179#ixzz4pZ2v6MYM
Se autoriza su publicación desde que cite la fuente. 

Mensaje de Monseñor João S. Clá, EP para los participantes del Primer sábado de Agosto, en la Catedral Metropolitana de São Paulo, Brasil

Compartimos un trecho del mensaje enviado por Monseñor João S. Clá Dias, EP  para los asistentes a la celebración del Primer Sábado de agosto, que se realiza mensualmente en la Catedral Metropolitana de São Paulo (Catedral da Sé), por ser de utilidad para todos los devotos de la Santísima Virgen.

El obispo auxiliar de la arquidiócesis de São Paulo, Monseñor Sergio de Deus Borges presidió la Eucaristía, que forma parte de estas celebraciones.

El mensaje de Monseñor João Clá  fue leído por el Padre Alex Brito, EP ante una nutrida y atenta concurrencia:

“Nuestra Señora en Fátima habla de grandes acontecimientos para la Iglesia y para el Mundo, que marcarían la historia de la humanidad con amargos sufrimientos y con la esplendorosa victoria del Sapiencial e Inmaculado Corazón de María.

¿Qué debemos pensar al respecto de las profecías de Fátima?
Al contemplar en esta Catedral, repleta de personas consagradas a Ella y que a Ella se acogen a la práctica de la devoción del Primer Sábado, vemos aquí el cumplimiento perenne e inalterable de la promesa de Nuestro Señor a su Iglesia: "Las puertas del infierno no prevalecerán contra Ella".

¿Quién osaría imaginar que en el año 1917,  la realización de las profecías de la Madre de Dios en Fátima, se daría como signo sensible en el Brasil? Al término de esta ceremonia, ¿quién pudiera negar que el público que en ella participó, representa una porción muy selecta de la Iglesia de Brasil de ahora y sobretodo del futuro?

Cortejo de entrada de la imagen peregrina de Nuestra Señora de Fátima

¡Pensamientos como este son mi más grande consolación! A mí que ya estoy retirado, a fin de rezar por todos y cada uno de ustedes; pues a pesar de no poder estar físicamente presente, pido a María Santísima que conceda la gracia de estar junto al corazón de cada uno ustedes.

Tuve conocimiento de que esta ceremonia fue realizada también para homenajearme, por mi septuagésimo octavo aniversario. Agradezco a todos esta bondad, les pido que continúen rezando por mí; ya que no quiero otra cosa sino ser fiel a la Iglesia de acuerdo con lo enseñado por mi maestro y padre espiritual Plinio Corrêa de Oliveira; resistiendo sin temor y sin duda cualquier obstáculo, a fin de hacerle bien a las almas y exaltar a nuestra Madre y Reina, María Santísima.

A ustedes todos, así como a toda mi obra de los Heraldos del Evangelio que me acompañasteis a lo largo de estos años de servicio desinteresado, a Nuestro Señor Jesucristo; que comprendisteis el carisma y la espiritualidad que nos fueron concedidos por Dios, y que os dispusisteis a luchar con ardor por el advenimiento del Reino de María, presenten las más copiosas gracias para proseguir junto con nosotros en el camino que nos llevará al triunfo de Cristo y de su Madre Santísima.
¡Amén, amén y amén!”

Más fotos y  el audio: Mensaje de Monseñor João S. Clá, EP para los participantes del Primer sábado de Agosto, en la Catedral Metropolitana de São Paulo

sábado, 5 de agosto de 2017

¿Puede un ateo convertirse al Catolicismo sin mediar argumentación alguna? por Padre Fernando Gioa, EP

Impactante es el relato de la conversión súbita, no precedida por ninguna evolución intelectual, de André Frossard (1915-1995), destacado periodista de "Le Figaro" de París, en su libro best seller durante años en Francia intitulado: "Dieu existe, je l'ai rencontré", "Dios existe, yo me encontré con él".

San Buenaventura_Gaudium_Press.jpg
San Buenaventura de Bagnoregio
Cuenta cómo, a sus veinte años, encontró bruscamente la verdad cristiana, educado en un ambiente familiar de un ateísmo perfecto, donde no se pensaba de manera alguna en la existencia de Dios. Él mismo decía de sí: "no siento curiosidad alguna por temas de religión. ¡Cosas de otros tiempos!" (Frossard, 1969). Entrando en una iglesia escéptico, más aún indiferente, a su joven edad, acabó saliendo, considerándose una criatura pronta para el bautismo en la Santa Iglesia Católica.
En un apasionante relato, con su pluma de escritor y periodista, describe las circunstancias de su encuentro con Dios. Estaba acompañando a su amigo Willemin para ir a cenar, éste previamente detiene el vehículo en un lugar: "me ofreció una opción, seguirlo o esperarlo algunos instantes. Lo esperé". Confirma con sus ojos que el lugar en que entrara era una capilla y piensa: "bueno, iba a rezar o hacer otras de esas actividades que tomaban tanto tiempo a los cristianos. Razón a más para quedarme donde estaba". El tiempo corría, cansado de esperar el fin de las incomprensibles devociones que retienen a su compañero, optó por entrar a examinar más de cerca. Era la capilla de las Hermanas de la Adoración Reparadora. Encuentra frente a él un ambiente que nunca había visto. Está, fuertemente iluminada encima de un altar mayor todo vestido de blanco, rodeado de flores, candelabros y otros ornatos, "una gran cruz de metal labrado, que lleva en el centro un disco blanco opaco". Nunca había visto un ostensorio "habitado, ni mismo, pienso yo, vi una hostia, e ignoro que estoy delante del Santo Sacramento para el cual se encienden dos hileras de cirios".

Rememora a seguir, de forma que emociona, cómo mirando el Santísimo "se desencadena, bruscamente, la secuencia de prodigios cuya inexorable violencia va a desmantelar en un instante el ser absurdo que yo soy. Y hará venir a la luz del día, maravillada, el niño que hasta entonces nunca fui". Expresaba posteriormente que fue, este momento, una "emboscada divina".

​Nos recuerdan, estas expresivas afirmaciones, lo que de sí mismo relata San Agustín, de su proceso de acercamiento a Dios en su libro Confesiones: "¡Cuánto lloré con tus himnos y tus cánticos, fuertemente conmovido con las voces de tu Iglesia que dulcemente cantaba! Penetraban aquellas voces en mis oídos y tu verdad se derretía en mi corazón, con lo cual se encendía el afecto de mi piedad y corrían mis lágrimas, y me iba bien con ellas" (Confesiones. Lumen, p. 193).

André Frossard
Si consideramos también, en pocas palabras, la conversión del conocido escritor francés Paul Claudel (1878-1955), cuando asistiendo al canto del oficio de Vísperas en la Catedral de Notre-Dame, en París, queda conmocionado al oir el canto del Magníficat. En medio de un silencio religioso, en cuanto las armonías del órgano resonaban en las ojivas de la secular iglesia. Algo invadió su corazón, que fue tocado y creyó. "Desde entonces, todos los libros, todos los razonamientos, todos los acontecimientos de una vida agitada, no pudieron hacer vacilar mi fe, y a decir verdad, ni tocarla" (Claudel, 1949). Creyó con una tal fuerza de adhesión y certeza de alma, que no había lugar para duda alguna. Era una misa de Navidad. Así fue que se convirtió el autor de la famosa frase: "la juventud no fue hecha para el placer, sino para el heroísmo".

Estos y muchos otros hechos nos muestran cómo pueden, inesperadamente cualquier hombre o mujer - no sólo ilustres personajes como relatamos - ser impactados por una ceremonia religiosa llena de unción y belleza, con su música sacra, en la majestuosidad de las iglesias, con sus coloridos vitrales. Efectos que actúan como un "dardo que alcanza el alma, hiriéndola" (Ratzinger, 24-8-2002), conmoviendo los corazones. La belleza, en las celebraciones litúrgicas de la Santa Iglesia, sería un camino nuevo para adentrar a los hombres de hoy en lo religioso de la vida.

Vivimos hoy un mundo en el cual el relacionamiento con Dios se hace muy difícil, se va perdiendo la sensibilidad a la voz de Dios, ante la cual no fueron "sordos" ni Frossard, ni Claudel, menos aún San Agustín. El hombre moderno está en una "sordera espiritual", tiene el corazón embotado, "es duro de oídos, ha cerrado los ojos" (Isaías 6,9).

Ante esto, la belleza y santidad serán los remedios. Lo sagrado entrando como una irrupción desbordante en las almas abre los "ojos" del corazón al misterio. Los "ojos" de un ateo, de uno que no cree en Theos (Dios en griego), "a-Theos"; a quien sería difícil demostrarle por la inteligencia, por raciocinios, la existencia de Dios, pero que por este camino, penetra subrepticia la acción del propio Dios en su corazón y lo convierte.

Será una renovación, no sólo la conversión de uno u otro ateo, sino también de aquellos creyentes, católicos, mismo no católicos, lograda con el auxilio de la gracia de Dios. Pongamos este mundo paganizado, esta situación de crisis de fe que vivimos, en manos de Aquella que es llamada de restauradora de la vida sobrenatural en las almas (LG, 61), María Santísima.

(Publicado originalmente en La Prensa Gráfica de El Salvador, 1º de agosto de 2017).

Más sobre la mística - Cuando Dios visita el alma

Redacción (Lunes, 31-07-2017, Gaudium Press) Dijimos en anterior nota que la mística no es más que la actividad de los dones del Espíritu Santo en el hombre. Los dones mueven en el hombre el mecanismo sobrenatural al "modo divino", es decir, es Dios quien actúa, quien moviliza. Por ello se concluye que todo hombre está llamado a ser místico: todo hombre está llamado a vivir en la gracia de Dios. El estado de gracia incluye las virtudes infusas y los dones del Espíritu Santo, y sería absurdo que si Dios da estos dones, Él no actuara por medio de ellos, Él de tanto en tanto no los utilizara.

San Buenaventura_Gaudium_Press.jpg
San Buenaventura de Bagnoregio

¿Cuál es la relación entre mística y contemplación?
La contemplación infusa no es sino lo que se da cuando los dones que están actuando son los de entendimiento o sabiduría, que son dones ‘intelectivos', o de conocimiento, aunque el don de sabiduría, que es el más alto de los dones, por ser un conocimiento ‘sabroso', no sea meramente intelectivo sino también incida en la voluntad y en la sensibilidad.

La contemplación de este estilo se llama infusa porque justamente no es un mero ejercicio meditativo en el que la inteligencia discurre sobre, por ejemplo, una verdad de fe, sino que se siente que hay Alguien que a través de sus dones le enseña y da a degustar al hombre verdades altísimas. Pero puede darse, por ejemplo, a partir de una meditación.

La persona en gracia lee un pasaje de las Escrituras, y encuentra que realmente Jesús era la bondad extrema. Pero de pronto, en un momento feliz y sin procurarlo, siente que sus potencias discursivas se apagan y ceden espacio a otra "voz", que incluso tal vez no hable con palabras tan ‘claras' como las del texto sagrado, pero que su ‘lenguaje' es poderosísimo y lleno de contenido. La persona escucha estas nuevas ‘palabras' que afirman, por ejemplo, que sí, que Jesús es la bondad absoluta, pero estas palabras lo conmueven hasta lo más profundo de su ser y ‘vivencia' la bondad divina. Un tiempo después esta voz por su vez se apaga, y la persona queda con el feliz aroma de la visita, un maravilloso recuerdo, y una paz y un conocimiento que antes no tenía. Miremos una descripción de estos momentos en la pluma del doctor seráfico, San Buenaventura:
"El alma ve, oye, respira, gusta y abraza a su divino Esposo, y puede entonces cantar, como la Esposa, el Cantar de los Cantares, que fue hecho para el ejercicio de la contemplación, según este cuarto grado. - Pues en efecto, cuando haya llegado a este grado de contemplación, después de haber recobrado los sentidos interiores para ver la soberana hermosura, escuchar la inefable armonía, respirar los divinos perfumes, saborear la suprema dulzura y tocar al soberanamente deleitable, es cuando el alma está dispuesta para los amorosos transportes y los excesos mentales".

"A todas las almas verdaderamente espirituales - añade (c.7)- las invita Dios a este tránsito y a estos admirables transportes del amor divino. (...) Y para que este tránsito sea perfecto hay que dejar en reposo todas las operaciones intelectuales, hay que transportar y transformar en Dios todo el afecto de nuestro corazón. Mas éste es un don místico y secretísimo, que nadie conoce sino quien lo recibe (Apoc. 2, 17), ni lo recibe sino quien lo desea, ni lo desea sino quien es inflamado hasta lo íntimo de las entrañas por el fuego del Espíritu Santo, que Cristo vino a poner en la tierra (Lc 12, 49). Por eso dice el Apóstol que esta mística sabiduría es revelada por el Espíritu Santo (1 Cor 2, 10) - Y como en esto nada puede la naturaleza y muy poco la industria, hay que dar poco a la investigación y mucho a la unción, poco a la lengua y mucho al gozo interior, poco a la palabra y a los libros, y todo al don de Dios, es decir, al Espíritu Santo". (1)

El texto de San Buenaventura, maravilloso, puede ser interpretado por algunos como la descripción de un altísimo grado de unión espiritual con Dios, que es inaccesible al común de los mortales. No es así:
"Según la Beata Angela de Foligno, la oración mental bien hecha tiende de suyo a la contemplación sobrenatural. Y así, cuantos procuran meditar y orar como conviene, acaban por ser contemplativos. La oración -advierte- es la fuerza que atrae a Dios y el santuario donde se le halla. - Hay tres maneras de oración: la corporal, la mental y la sobrenatural. - la corporal supone el concurso de la voz y de los miembros para honrar y reverenciar con todo al Señor... No debe descuidarse, pues es camino para las otras. Pero hay que hacerla con recogimiento... Hay oración mental cuando el espíritu está tan lleno y poseído de Dios, que de ninguna otra cosa se acuerda; y así, la lengua viene a quedar enmudecida. La oración mental conduce a la sobrenatural. Hay oración sobrenatural cuando el alma, arrebatada sobre sí misma y poseída de la plenitud divina, es levantada a tal altura, que ve y comprende lo que no puede explicar... La divina Sabiduría, que en todo ama el orden, ha dado la oración corporal como apoyo de la mental, y esta como escabel de la sobrenatural". (2)

Esta oración sobrenatural es la contemplación infusa, que como hemos dicho es iniciativa de Dios, y por ello no debemos extrañar si no se alcanza siempre, pues es Dios dueño de su gracia.

Pero sobre todo, cuando Dios la envíe, tratémosla como el grandísimo tesoro que es.
Por Saúl Castiblanco
(1) San Buenaventura, Itiner. Mentis. c. 4 apud Arintero, Juan. O.P. Cuestiones místicas. BAC. Madrid. MCMLVI. p. 322
(2) Arintero, op. cit. pp. 323-324.

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/88939#ixzz4osz5kifE
Se autoriza su publicación desde que cite la fuente. 

Sevilla celebrará a la Virgen de los Reyes con la apertura de la urna de San Fernando

Sevilla (Lunes, 31-07-2017, Gaudium Press) Agosto es un mes especial para la Archidiócesis de Sevilla, puesto que durante este mes tienen lugar los actos en honor a la Virgen de los Reyes, patrona principal de la ciudad y de la diócesis. En preparación a los festejos, la venerada imagen ha sido trasladad a la Capilla del Sagrario de la Catedral para los cultos que tendrán como fecha especial el 15 de agosto, Solemnidad de la Asunción de la Virgen y fiesta de Nuestra Señora de los Reyes.

Y esta es justamente la novedad que la celebración mariana tiene este año. El traslado de los festejos a la Capilla del Sagrario, en vez de la tradicional Capilla Real de la Catedral y la Nave del Crucero, debido a las obras de restauración y mantenimiento que se vienen adelantando en la Capilla Real.

Los tributos iniciarán oficialmente el 4 de agosto con el primer besamanos a la Virgen, homenaje de los fieles que se repetirá los días 5, 20 y 21 de agosto, desde las 6:00 de la tarde hasta las 10:00 de la noche.

Miguel Ángel Osuna-Archidiócesis de Sevilla.jpg
La Virgen de los Reyes es la patrona principal de Sevilla y de la Archidiócesis / Foto: Miguel Ángel Osuna - Archidiócesis de Sevilla.
El 6 de agosto se prevé el inicio de la novena en honor a la patrona de los sevillanos, presidida cada día en la Nave del Crucero por Mons. Juan José Asenjo, Arzobispo de Sevilla y predicada por el padre Antonio Vergara, vicario episcopal de la Zona Oeste de la jurisdicción española. Habrá novena matinal a partir de las 8:00 horas, y vespertina, desde las 8:00 de la tarde con el rezo del Santo Rosario. Durante la novena, especialmente la del día 12, se hará una colecta especial por las necesidades del Seminario de Sevilla.

Ya para el 15 de agosto se espera la presencia de miles de fieles de toda la provincia, quienes a tempranas horas se irán acercando a la Catedral que abrirá sus puertas desde la madrugada para dos celebraciones Eucaristías que antecederán la procesión mariana, marcada para las 8:00 de la mañana.

Tal como anunció la Archidiócesis de Sevilla en una nota de prensa, Nuestra Señora de los Reyes lucirá para la solemne procesión de este año el manto color salmón decorado con ángeles que fue realizado por las Hermanas de la Cruz y donado por la duquesa de Osuna en 1929. Éste es uno de los cinco mantos con los que cuenta la Señora, Madre y Reina de Sevilla.

Tras el día 15 iniciará la Octava, que tendrá lugar en la Parroquia del Sagrario. Celebrándose los días 21 y 22 en la Capilla Real, cuando se de apertura a la urna de San Fernando para la veneración de los fieles.

"Será el día 22, una de las cuatro jornadas en las que se pueden contemplar los restos del rey santo a lo largo del año, entre las ocho y media y las diez y media de la mañana", expone la Archidiócesis en la nota de prensa.

Una de las "Vírgenes fernandinas"
Justamente, la Virgen de los Reyes, preciosa talla de madera de alerce del siglo XIII de autor desconocido, es una de las imágenes marianas conocidas como "Vírgenes fernandinas", traída por el Rey Fernando III "El Santo" a España.

Se dice que durante el cerco de Sevilla en la reconquista cristiana, el Rey tuvo un sueño en el que vio cómo Nuestra Señora le ayudaba a ganar la batalla. Al despertar el monarca quiso tener consigo la imagen que representase fielmente a aquella que vio en su sueño, encargándola sin éxito a varios imagineros.

Cuentan que un día se presentaron frente Fernando dos hombres de luminosa figura que lo convencieron de poder tallar la imagen de la Virgen. Lo hicieron, pero de inmediato desaparecieron. Al ver concluida la obra, el Rey no dudó en atribuirla a los ángeles.

La Virgen de los Reyes, quien también es patrona de los sastres, es la primera imagen coronada canónicamente en toda Andalucía. Fue el Papa Pío XII quien el 15 de agosto de 1946 la declara patrona de la ciudad y de la Archidiócesis.

Con información de la Archidiócesis de Sevilla.

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/88937#ixzz4osys5FDL
Se autoriza su publicación desde que cite la fuente. 

Niños pacientes de cáncer reciben Primera Comunión en hospital en Paraguay

Asunción (Sábado, 29-07-2017, Gaudium Press) La devoción al Divino Niño Jesús venerado en el barrio 20 de Julio de Bogotá, Colombia, inspiró un conmovedora celebración en el área de Oncología del Instituto de Previsión Social de Asunción, Paraguay. El pasado 20 de julio, los niños de pediatría que son tratados por la enfermedad de cáncer en el centro asistencial recibieron su Primera Comunión, mientras que otros recibieron el Sacramento de la Confirmación.

NIÑOS CANCER PRIMERA COMUNION GAUDIUM PRESS.jpg
Foto: Arzobispado de la Santísima Asunción
La celebración fue presidida por el P. Miguel Ortigoza, párroco de la Parroquia Personal San Pío de Pietrelcina de la Pastoral Salud de la Arquidiócesis de la Santísima Asunción. Para destacar la importancia de este día en los pequeños creyentes, el sacerdote y varios voluntarios organizaron una reunión que queda en la memoria de los niños y les lleva consuelo en medios de su lucha con la enfermedad. El P. Ortigoza se encargó personalmente de la preparación de los candidatos a los Sacramentos, junto a la catequista Gabriela Larré.

"La fe de los niños debe transformar nuestros corazones", indicó el sacerdote a los presentes. El P. Ortigoza comentó a El Universo que la celebración "fue una vivencia de fe bastante fuerte y gozosa para todos. Más aún viendo los ojos de los niños que llenos de luz y de amor recibían a Jesús sacramentado". La iniciativa de recibir los Sacramentos en el hospital correspondió a un "deseo de los mismos niños que pasan tiempo internados en el área oncológica, no pudiendo ellos realizar un caminar de fe en sus propias comunidades".

"Ellos se prepararon por voluntad propia", indicó la catequista Larré, "buscaban a Dios, encontrar esperanza, saber que hay alguien superior que los quiere y los espera no importa cómo estén: con pelo o sin pelo, limpios, sucios, Dios siempre está para ellos". El sacerdote recordó en la Eucaristía a los niños que se habían preparado y "que no pudieron estar por motivos ajenos a su voluntad y otros que no llegaron al día de la fiesta sacramental, ya que se han adelantado al encuentro pleno con el Señor en la gran fiesta del Cielo".

Con información de Arzobispado de la Santísima Asunción y El Universo.

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/88900#ixzz4osyXSv6v
Se autoriza su publicación desde que cite la fuente. 

martes, 1 de agosto de 2017

São Paulo (Brasil): 13º Congreso Internacional de Cooperadores de los Heraldos del Evangelio


Entre los días 28 y 30 de julio se desarrolló el 13º Congreso Internacional de Cooperadores de los Heraldos de Evangelio, en el municipio de Caieiras localizado al norte de la región metropolitana de São Paulo, Brasil.

Participaron un millar de representantes de diversos lugares tales como Brasil, España, Portugal, Estados Unidos, México, Colombia, Chile, Perú, Mozambique, Centroamérica, entre otros.

Las intensas jornadas consistieron en charlas, debates, celebraciones eucarísticas, recitación del Santo Rosario, siendo el leit motiv la figura de “San José:  Esposo Virginal de la Santísima Virgen” inspirándose en el reciente libro de Monseñor João Scognamiglio Clá Dias  “San José ¿quién lo conoce?”. (*)

En su libro, Monseñor João Clá destaca el papel fundamental de San José como Patriarca y Patrono de la Iglesia durante la historia, pues fue quien custodió y protegió al Niño Jesús y la Santísima Virgen como los miembros de la Iglesia naciente.

Protección y cuidados que otorga sin duda, en nuestros días, ante las graves vicisitudes a sus discípulos, seguidores, hijos y esclavos de amor.

Por su parte, las misas del primer y tercer día fueron celebradas por Monseñor Sergio de Deus Borges obispo auxiliar de Sao Paulo y vicario episcopal de la región Santana y Mons. Jaime Spengler OFM, arzobispo metropolitano de Porto Alegre respectivamente, en la bellísima basílica Nuestra Señora del Rosario de Fátima.

Los Cooperadores de los Heraldos del Evangelio son personas de ambos sexos, casados o solteros que, ya sea en su ámbito familiar, laboral o social desarrollan una importante actividad evangelizadora, especialmente con su ejemplo intachable de vida cristiana.

(*) Aparecerá en breve en español.